Blan­ca Sán­chez Pe­rio­dis­ta

Lue­go de per­ma­ne­cer fue­ra de la ca­pi­tal atlan­ti­cen­se por 12 años, es­ta barranquillera vol­vió a la ciu­dad pa­ra ma­te­ria­li­zar dos gran­des sue­ños: ver cre­cer a su hi­jo en la Are­no­sa y em­pren­der un nue­vo pro­yec­to pe­rio­dís­ti­co.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FOTOS Orlando Ama­dor Ro­sa­les

Blan­ca Sán­chez Ur­qui­jo es pre­sen­ta­do­ra, re­por­te­ra, es­po­sa y ma­má. Sus días co­mien­zan a las 3:50 de la ma­ña­na, cuan­do se le­van­ta pa­ra re­vi­sar los prin­ci­pa­les por­ta­les di­gi­ta­les de la ciu­dad y del país. A las cin­co de la ma­ña­na ya se en­cuen­tra en el pro­ce­so de ma­qui­lla­je y pei­na­do en las ins­ta­la­cio­nes del In­for­ma­ti­vo CTV Barranquilla, no­ti­cie­ro al que se en­cuen­tra vin­cu­la­da des­de ha­ce tres me­ses y en el cual se desem­pe­ña co­mo pre­sen­ta­do­ra y coor­di­na­do­ra eje­cu­ti­va. Sa­le del ai­re a las ocho de la ma­ña­na y se po­ne a la ta­rea de pla­near la con­ti­nui­dad del in­for­ma­ti­vo del me­dio­día.

Pe­se a que a las dos de la tar­de se aca­ba su día la­bo­ral, Blan­ca re­co­no­ce que to­da­vía tie­ne “una larga jor­na­da por cum­plir”. Se po­ne en “mo­do ma­má” y de­di­ca el res­to de su tar­de a ju­gar y com­par­tir tiem­po con An­drés, su hi­jo de 11 me­ses, y su es­po­so, An­drés Ba­rre­ro.

Aun­que Blan­ca se dis­tin­gue por ser una mu­jer con una am­plia tra­yec­to­ria en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ase­gu­ra que nun­ca lo bus­có.

“Yo es­tu­dié Psi­co­lo­gía y Pe­da­go­gía en la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca Na­cio­nal, pe­ro el pe­rio­dis­mo lle­gó a mi vi­da es­tan­do en Barranquilla, a mis 18 años. In­gre­sé co­mo lo­cu­to­ra en un pro­gra­ma ju­ve­nil de RCN Ra­dio y des­de ese en­ton­ces no he pa­ra­do. El pe­rio­dis­mo se con­vir­tió en mi pa­sión y des­de ese en­ton­ces soy una pe­rio­dis­ta que tra­ba­ja por con­vic­ción”, aña­dió.

Los ga­jes del ofi­cio la lle­va­ron a vi­vir en va­rias ciu­da­des del país, cu­brien­do las pro­ble­má­ti­cas de dis­tin­tas co­mu­ni­da­des y los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes de Co­lom­bia. A pe­sar del éxi­to que es­ta­ba vi­vien­do por aque­lla épo­ca en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, un día sin­tió que de­bía ha­cer una pau­sa.

“Lle­ga un mo­men­to don­de uno eva­lúa to­do el ca­mino la­bo­ral re­co­rri­do y uno em­pie­za a prio­ri­zar. Es­to me ocu­rrió una tar­de en el Pa­la­cio de Na­ri­ño, cuan­do me desem­pe­ña­ba co­mo pe­rio­dis­ta po­lí­ti­ca de RCN Te­le­vi­sión.

Ese día lle­gó a mi men­te que era la ho­ra de dar­le un es­pa­cio im­por­tan­te al co­ra­zón y a la formación de una fa­mi­lia”, con­tó.

A su es­po­so, el ba­rran­qui­lle­ro An­drés Ba­rre­ro, ya lo ha­bía co­no­ci­do 17 años atrás. Sin em­bar­go, el des­tino los vol­vió a unir en un gru­po de ora­ción que se or­ga­ni­zó en aquel en­ton­ces en Barranquilla.

“Lo vol­ví a ver des­pués de mu­cho tiem­po. No ha­bla­ba con él ha­ce 17 años, por lo que to­do em­pe­zó co­mo una muy bo­ni­ta re­la­ción de amis­tad que des­pués ter­mi­nó en un prós­pe­ro ma­tri­mo­nio. Nos ca­sa­mos en Mia­mi, don­de tam­bién na­ció An­drés, nues­tro hi­jo”, afir­mó.

“De­ci­di­mos vol­ver a Barranquilla por­que uno de nues­tros de­seos siem­pre fue que nues­tro hi­jo cre­cie­ra ro­dea­do de la ca­li­dez de la fa­mi­lia y de las ma­ra­vi­llas de la Are­no­sa, que no­so­tros tu­vi­mos en nues­tra in­fan­cia. Ade­más, se me pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de ha­cer par­te de es­te pro­yec­to la­bo­ral tan bo­ni­to, el cual no du­dé en acep­tar”, agre­gó.

Blan­ca con­fie­sa que ha si­do su fe en Dios y el amor de su fa­mi­lia y sus ami­gas más cer­ca­nas los ele­men­tos que la han ayu­da­do a con­quis­tar ca­da uno de sus re­tos pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les.

“Hoy en día es­toy con­cen­tra­da en asu­mir es­te rol pe­rio­dís­ti­co con gus­to y con la me­jor dis­po­si­ción pa­ra apren­der nue­vas co­sas. En un fu­tu­ro es pro­ba­ble que re­gre­se­mos a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro por aho­ra quie­ro dis­fru­tar de es­ta ex­pe­rien­cia jun­to a mi fa­mi­lia”, com­par­tió Blan­ca. GC

LA VI­DA... “Lle­ga un mo­men­to don­de uno eva­lúa to­do el ca­mino la­bo­ral re­co­rri­do y em­pie­za a prio­ri­zar”.

VOL­VER A LA CIU­DAD... “Uno de nues­tros de­seos siem­pre fue que nues­tro hi­jo cre­cie­ra con la ca­li­dez de la fa­mi­lia y las ma­ra­vi­llas de la Are­no­sa”.

Blan­ca se con­si­de­ra una per­so­na muy es­pi­ri­tual, “siem­pre en la búsqueda de nue­vos re­tos”.

Blan­ca Sán­chez y An­drés Ba­rre­ro com­par­tien­do con su hi­jo de 11 me­ses, An­drés.

Pa­ra Blan­ca, el bie­nes­tar de su fa­mi­lia siem­pre se­rá una prio­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.