Nos es­tá fal­tan­do Dios

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Es­toy con­ven­ci­do de que sin la po­si­bi­li­dad de tras­cen­der, el ser hu­mano se hun­de en un pro­ce­so de au­to­des­truc­ción. Creo que los fa­na­tis­mos, las bar­ba­ries, las ma­ni­fes­ta­cio­nes más per­ver­sas de vio­len­cia son con­se­cuen­cia de la in­ca­pa­ci­dad hu­ma­na de ir más allá de lo ma­te­rial, de lo útil, de lo eco­nó­mi­ca­men­te va­lio­so. Son con­se­cuen­cia de ha­ber per­di­do la ha­bi­li­dad de en­con­trar lo su­bli­me y vi­vir des­de ello. Una so­cie­dad que ha­ce del di­ne­ro lo único va­lio­so, y que lo ab­so­lu­ti­za, tie­ne que ter­mi­nar en la au­to­des­truc­ción. Si lo único que mue­ve al ser hu­mano es co­di­ciar, re­te­ner y aca­pa­rar, lo que que­da es eli­mi­nar al otro por­que es un com­pe­ti­dor pa­ra quien ex­pe­ri­men­ta el ava­ro de­seo de te­ner­lo to­do; es­te pue­de así man­dar y ser fa­mo­so.

Te­ne­mos que vol­ver a va­lo­rar lo que no pe­sa, lo que no bri­lla, lo que no tie­ne una uti­li­dad prag­má­ti­ca pe­ro da sen­ti­do a la vi­da. Ne­ce­si­ta­mos con ur­gen­cia que la vi­da es­té más lle­na de ex­pe­rien­cias va­lio­sas que no se pue­dan com­prar en los su­per­mer­ca­dos ni en los al­ma­ce­nes de ca­de­na. Hay que vol­ver a apos­tar por las ex­pe­rien­cias su­bli­mes, que no ha­cen cre­cer nues­tra cuen­ta ban­ca­ria, pe­ro nos dan la sa­tis­fac­ción in­te­rior de ser hu­ma­nos. Be­sos, son­ri­sas, res­pe­to por el otro, es­ti­ma de la pa­la­bra da­da, tiem­pos y es­pa­cios de un com­par­tir con ca­li­dad, con­ver­sa­cio­nes por el sim­ple pla­cer de es­cu­char­nos y com­pren­der­nos, re­la­cio­nes de amis­tad ba­sa­das en el go­ce de des­cu­brir lo di­fe­ren­te que es el otro. Son ex­pe­rien­cias que lle­nan nues­tra vi­da y nos ha­cen dis­fru­tar el exis­tir.

Cuan­do to­do que­da apos­ta­do a lo eco­nó­mi­co, a po­der man­dar y do­ble­gar al otro, a ser fa­mo­so, a creer que úni­ca­men­te hay que vi­vir en el pre­sen­te y que so­ñar es una pér­di­da de tiem­po, se pier­de el sen­ti­do de la vi­da y to­do va­le po­co o na­da. Da lo mis­mo ma­tar, sui­ci­dar­se, ser co­rrup­to, etc. Una so­cie­dad sin va­lo­res su­bli­mes es un in­fierno. No nos ex­tra­ñen las no­ti­cias de es­te mun­do: ellas son fru­to de una so­cie­dad que cree que el sen­ti­do úl­ti­mo de la exis­ten­cia es­tá en sí mis­mo y se nie­ga a tras­cen­der ha­cia el otro, ha­cia el gran otro: Dios.

Mi abue­la Cleo­til­de lo de­cía con sus pa­la­bras un­ta­das de sa­li­tre cie­na­gue­ro, así: “Se ha per­di­do el sen­ti­do de Dios y por eso pa­san to­das esas vai­nas tan feas”. Sí, he­mos per­di­do a Dios, lo he­mos ex­pul­sa­do de la vi­da, lo he­mos con­mi­na­do al os­tra­cis­mo, lo he­mos exi­lia­do del co­ra­zón y lo he­mos de­cre­ta­do inú­til, im­pro­duc­ti­vo, ri­dícu­lo y has­ta es­tú­pi­do, y con su mar­gi­na­ción he­mos mar­gi­na­do el sen­ti­do de lo sa­gra­do, el sen­ti­do de la tras­cen­den­cia. He­mos ol­vi­da­do que el ser hu­mano, sim­ple­men­te por ser y es­tar, es sa­gra­do y me­re­ce nues­tro res­pe­to; he­mos ol­vi­da­do que “la ca­sa co­mún”, el pla­ne­ta tie­rra es sa­gra­do y lo te­ne­mos que cui­dar. En una frase, he­mos ol­vi­da­do que no so­mos los due­ños de la vi­da sino ad­mi­nis­tra­do­res.

El Pa­pa Fran­cis­co en Co­lom­bia nos ani­mó a “ir a lo esen­cia, a lo pro­fun­do, lo que cuen­ta y tie­ne va­lor pa­ra la vi­da”. Ha­bló de que “en la esen­cia de lo hu­mano es­tá la ne­ce­si­dad de ser sos­te­ni­dos por Dios” y pi­dió que reali­ce­mos la cul­tu­ra del en­cuen­tro, cen­tra­da en la per­so­na hu­ma­na y el bien co­mún.

Te in­vi­to a cul­ti­var una bue­na y sen­sa­ta ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual. Es ne­ce­sa­rio ha­cer más si­len­cio y via­jar ha­cia den­tro de nues­tro ser pa­ra co­no­cer­nos me­jor. Apues­ta por lo su­bli­me, que se­gu­ro no te ha­ce más ri­co, pe­ro te lle­na de fe­li­ci­dad. Res­pe­ta al otro en sus pen­sa­mien­tos y de­ci­sio­nes. Cons­tru­ye re­la­cio­nes más fra­ter­nas don­de el otro no val­ga por lo que tie­ne ni por su es­tra­to so­cial, sino por­que su co­ra­zón la­te igual que el tu­yo. Apos­te­mos por lo es­pi­ri­tual pa­ra po­der en­ten­der que el sen­ti­do de la vi­da es­tá en Dios. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.