Ga­brie­lla Se­nior

Chef

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

“Ya to­do vol­vió a la nor­ma­li­dad”, ex­pre­sa Ga­brie­lla Se­nior Pé­rez, re­fi­rién­do­se al cur­so que ha to­ma­do su vi­da des­pués de su par­ti­ci­pa­ción en el reality Mas­ter­chef Ju­nior.

Dos años des­pués de ha­ber es­ta­do fren­te a las cá­ma­ras y lle­van­do su sa­zón a los ho­ga­res de to­da Co­lom­bia, la ba­rran­qui­lle­ra si­gue co­ci­nan­do, aho­ra con la re­cien­te no­ti­cia de que su abue­la ma­ter­na fa­lle­ció.

Fue de ella de quien apren­dió va­rias re­ce­tas, y una de las tan­tas per­so­nas que la in­du­jo a co­ci­nar. “Quie­ro se­guir con el le­ga­do que me ha de­ja­do por la co­ci­na, se­guir to­das sus re­ce­tas. Ella era muy re­co­no­ci­da por las ce­nas na­vi­de­ñas que ha­cía, los pas­te­les y san­co­chos”, com­par­te Gaby.

Con voz un po­co tí­mi­da, pe­ro con una son­ri­sa que ilu­mi­na el lu­gar don­de es­té, es­ta ni­ña de 13 años cuen­ta a qué se ha de­di­ca­do des­de que se dio a co­no­cer en te­le­vi­sión. Jun­to con su ma­dre, Ma­ría Jo­se­fi­na Pé­rez, que no le qui­ta el ojo ni un so­lo mi­nu­to, la pe­que­ña co­ci­ne­ra re­ve­la que su sa­bor ca­ri­be­ño no

sa­le úni­ca­men­te fren­te a un fo­gón.

“To­do lo ha­ce bien, a mí es a la que tie­ne co­rrien­do pa­ra lle­var­la a to­dos la­dos”, ad­mi­te con gra­cia su ma­má.

Ga­brie­lla bai­la, se ejer­ci­ta, jue­ga te­nis y fút­bol y prac­ti­ca bo­xeo. No du­den que tam­bién es ex­ce­len­te alum­na. ¿Có­mo lo ha­ce? Or­ga­ni­zan­do su tiem­po.

Lu­nes y miér­co­les prac­ti­ca la co­reo­gra­fía de la que se­rá par­te en un In­ter­co­le­gial de Bai­le con su equi­po del co­le­gio Mary­mount, en pro de ayu­dar a la fun­da­ción Fun­de­ma­bu. Es­te se­rá el 18 de no­viem­bre en Uni­nor­te.

Pe­ro cuan­do cul­mi­ne no quie­re de­cir que ten­drá más tiem­po li­bre. Ya sa­be en qué ocu­par ese es­pa­cio de sus tar­des: en los en­sa­yos de la com­par­sa del Country Club. De he­cho, sue­ña con ser ca­pi­ta­na del re­cin­to so­cial, por eso no de­ja de asis­tir a cla­ses de dan­za, don­de la sal­sa el re­gue­tón, la cham­pe­ta y el ma­pa­lé los bai­la has­ta el can­san­cio.

Los días mar­tes y jue­ves jue­ga fut­bol en el co­le­gio, de­por­te por el que se in­cli­nó cuan­do sus­pen­dió el bo­xeo, aun­que es­te úl­ti­mo le si­gue gus­tan­do.

Por eso es­co­ger una ac­ti­vi­dad en­tre to­das en las que se desen­vuel­ve “es muy di­fí­cil”. Pa­ra ella, to­das las ha­ce con pa­sión.

Eso sí, su vo­ca­ción gas­tro­nó­mi­ca nun­ca duer­me. Y ca­si to­do los días ella mis­ma se co­ci­na, aun­que tam­bién lo ha­ce pa­ra otros. “Cuan­do mi ma­má tie­ne even­tos con sus ami­gas yo le co­cino. Tam­bién les ha­go co­mi­da a mis ami­gas, que siem­pre quie­ren pro­bar mis re­ce­tas. Y a mi pa­pá le pre­pa­ró el de­sa­yuno to­dos los do­min­gos”.

Op­ta por pre­pa­rar pla­ti­llos con ma­ris­cos, co­mo ca­la­ma­res, ha­cer tar­tar de atún (el pla­to fa­vo­ri­to de sus más cer­ca­nos), tra­ta de no co­mer car­nes, aun­que ha­ce una pas­ta en sal­sa de cho­ri­zo ex­qui­si­ta e in­cur­sio­na con ali­men­tos sa­lu­da­bles de los que ve re­ce­tas en Youtu­be, pa­ra lue­go re­crear­las. Se­gún ella, “es lo que es­tá de mo­da”.

“Siem­pre me lla­mó mu­cho la aten­ción to­do lo fit, por eso aho­ra es­toy co­ci­nan­do más sa­lu­da­ble, no con tan­tas gra­sas, y así de­mos­trar­les a las per­so­nas que no es tan abu­rri­do co­mo se ve. Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año de­jé de co­mer car­nes por­que me caían mal, me in­fla­ma- ban un po­co, por eso co­mo más pes­ca­do y de vez en cuan­do po­llo”, con­fie­sa.

So­bre lo que in­gie­re en el co­le­gio, di­ce que las fru­tas son muy im­por­tan­tes, y sus snacks son ba­jos en ca­lo­rías. “Me lle­vo mis me­rien­das des­de la ca­sa. Sue­lo lle­var fru­tas co­mo man­za­na, pi­ña, pa­ti­lla, me­lón, ade­más de chi­tos y ros­qui­tas in­te­gra­les”, ad­mi­te Se­nior.

Su ex­qui­si­to pa­la­dar la ha lle­va­do a in­ge­niar­se re­ce­tas di­ver­ti­das, pa­ra que ni­ños de su mis­ma edad des­cu­bran nue­vos sa­bo­res. “Ha­go co­sas gour­met, con ma­ris­cos, y me in­ven­to re­ce­tas con co­sas ex­tra­va­gan­tes, co­mo la tru­fa, que no a to­do el mun­do le gus­ta por­que es muy fuer­te, o un sal­món con man­te­qui­lla de al­ca­pa­rra y li­món”, ma­ni­fies­ta la jo­ven co­ci­ne­ra.

Des­de que te­nía 7 años Ga­brie­lla Se­nior co­ci­na. Esa pa­sión por es­ta pro­fe­sión no ha cam­bia­do des­de en­ton­ces. En sus ra­tos li­bres ve ca­na­les co­mo The Food Net­work y no se pier­de las re­ce­tas del re­co­no­ci­do chef in­ter­na­cio­nal Bobby Flay.

A es­ta es­tu­dian­te de sép­ti­mo gra­do del co­le­gio Mary­mount aún le que­dan re­ce­tas y téc­ni­cas por apren­der. Tie­ne cla­ro que es­tu­dia­rá Gas­tro­no­mía, pa­ra se­guir­les los pa­sos a los co­ci­ne­ros que ad­mi­ra, en­tre los que se en­cuen­tran Juan Ca­mi­lo Be­ne­det­ti, Jorge Rausch y Harry Sas­son.

Mien­tras tan­to, Gaby si­gue bai­lan­do, ju­gan­do y en­can­tan­do con su sa­zón, un sa­bor oriun­do del Ca­ri­be que lle­va den­tro y fue­ra de las co­ci­nas de Ba­rran­qui­lla. Lea el ar­tícu­lo com­ple­to en re­vis­tas.el­he­ral­do.co. GC

LO QUE LE GUS­TA CO­MER... “Ten­go un pa­la­dar ra­ro por­que yo co­mo y co­cino co­sas que de pron­to un ni­ño a mi edad no co­me”.

SU SUE­ÑO... “Quie­ro te­ner mi pro­pio res­tau­ran­te y que su es­pe­cia­li­dad sean to­dos los ma­ris­cos”.

Gaby, co­mo la lla­man sus fa­mi­lia­res, dis­fru­ta com­par­tir en ca­sa con sus pa­dres, su her­ma­na, sus so­bri­nas y su pe­rri­ta, Ch­loe.

Los do­min­gos, Ga­brie­lla le co­ci­na a su fa­mi­lia. A su pa­pá, por ejem­plo, le pre­pa­ra en el de­sa­yuno hue­vos en di­fe­ren­tes coc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.