Die­go Gar­cía

Cien­tí­fi­co en po­ten­cia

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les AGRA­DE­CI­MIEN­TOS Uni­ver­si­dad del Nor­te

Des­de que te­nía 4 años, Die­go Al­ber­to Gar­cía fue des­per­tan­do su cu­rio­si­dad por las es­tre­llas, los pla­ne­tas y el es­pa­cio. Con el pa­so del tiem­po, es­te gus­to por la astronomía se fue des­ple­gan­do a las ma­te­má­ti­cas y a cien­cias bá­si­cas co­mo la quí­mi­ca, la fí­si­ca, la bio­lo­gía y la bio­quí­mi­ca.

Hoy, 11 años des­pués, Die­go ex­pli­ca que se en­cuen­tra en un mo­men­to de su vi­da en el que el apren­di­za­je es su prin­ci­pal alia­do, pues gra­cias a es­te ha lo­gra­do par­ti­ci­par en más de 15 olim­pia­das de cien­cia na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

“Uno de mis gran­des sue­ños siem­pre ha si­do tra­ba­jar en la cien­cia y ha­cer de es­ta mi pro­yec­to de vi­da. Des­de que era muy pe­que­ño, mis pa­dres se en­car­ga­ron de in­cul­car­me el amor por el co­no­ci­mien­to. Es por ello que pa­ra mí la cla­ve es tra­ba­jar por con­se­guir pa­so a pa­so to­das las me­tas que uno se pro­po­ne y así po­der lle­gar a ser al­gún día uno de los cien­tí­fi­cos más gran­des del país”, ex­pli­có Gar­cía, quien es hi­jo de un fi­ló­so­fo y una psi­co­pe­da­go­ga.

Aun­que na­ció en Ma­drid, Es­pa­ña, des­de los 10 años vi­ve en Ba­rran­qui­lla, de don­de tam­bién son sus pa­dres. Lue­go de su lle­ga­da a la ca­pi­tal atlan­ti­cen­se, in­gre­só a la I.E.D. Ale­xan­der Von Hum­boldt, don­de en la ac­tua­li­dad cur­sa no­veno gra­do.

De acuer­do con es­te jo­ven cien­tí­fi­co, su pri­mer acer­ca­mien­to ofi­cial con una olim­pia­da fue ha­ce cua­tro años me­dian­te el con­cur­so Su­pé­ra­te con el Sa­ber, or­ga­ni­za­do por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción.

“Una pro­fe­so­ra fue la que de­ci­dió ins­cri­bir­me en la com­pe­ten­cia. Sa­bía que te­nía un ta­len­to por las cien­cias na­tu­ra­les, pe­ro nun­ca pen­sé que po­dría su­pe­rar los dis­tin­tos ci­clos de es­te cer­ta­men. Sor­pren­den­te­men­te, tu­ve bue­nos re­sul­ta­dos y ocu­pé el se­gun­do lu­gar”, ex­pli­có.

Des­de ese en­ton­ces no ha pa­ra­do. Ha par­ti­ci­pa­do des­de sex­to gra­do en las olim­pia­das na­cio­na­les de ma­te­má­ti­cas y cien­cias que or­ga­ni­za la Uni­ver­si­dad An­to­nio Na­ri­ño. En va­rias oca­sio­nes ha que­da­do de fi­na­lis­ta, lo­gran­do me­jo­rar su desem­pe­ño a tal pun­to de cla­si­fi­car a las Olim­pia­das In­ter­na­cio­na­les de Cien­cia en In­do­ne­sia, com­pe­ten­cia don­de fue me­re­ce­dor de la me­da­lla

SO­BRE SU FA­MI­LIA... “Des­de pe­que­ño, mis pa­dres me in­cul­ca­ron el amor por el co­no­ci­mien­to”.

de bron­ce. Tam­bién, con­cur­só en las Olim­pia­das Ame­ri­ca­nas de Cien­cia, don­de ob­tu­vo la me­da­lla de pla­ta, y es­te año, en las co­lom­bia­nas, se lle­vó la pre­sea de oro.

Se­gún Die­go, son los sa­cri­fi­cios, el em­pe­ño y las lar­gas jor­na­das de en­tre­na­mien­to lo que lo han lle­va­do a con­quis­tar es­tos triun­fos.

“Por lo ge­ne­ral, el ho­ra­rio de mi co­le­gio me con­su­me gran par­te del tiem­po, pues en­tro a las 6:30 de la ma­ña­na y sal­go a las 5:15 de la tar­de. Pe­ro, siem­pre pro­cu­ro car­gar un li­bro de pro­ble­mas y ejer­ci­cios de ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca, quí­mi­ca y bio­lo­gía en mi ma­le­tín, pa­ra re­sol­ver­los en mi tiem­po li­bre”, agre­gó.

Sin em­bar­go, cuan­do se apro­xi­man com­pe­ten­cias, las ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to de Die­go cam­bian. Se fi­jan unos pe­río­dos de prác­ti­ca que sue­len ser de tres se­ma­nas a un mes en la Uni­ver­si­dad An­to­nio Na­ri­ño, ins­ti­tu­ción que le brin­da la pre­pa­ra­ción per­ti­nen­te an­te ca­da olim­pia­da.

“Allí re­ci­bo cla­ses y los pro­fe­so­res com­par­ten su co­no­ci­mien­to de la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, co­mo ocu­rre en el co­le­gio. Tam­bién, me co­lo­can pro­ble­mas que me in­du­cen a pen­sar y a ana­li­zar me­ticu­losa­men­te si­tua­cio­nes, con el fin de desa­rro­llar la in­tui­ción a la ho­ra de desa­rro­llar pro­ble­mas”, con­tó.

Gar­cía afir­ma es­tar vi­vien­do una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa ro­dea­da de opor­tu­ni­da­des que le per­mi­ten su­pe­rar­se to­dos los días.

“Es muy gra­ti­fi­can­te co­mo la cien­cia te pue­de lle­var a co­no­cer tam­bién otras cul­tu­ras e idio­mas y com­par­tir con com­pa­ñe­ros que tie­nen tu mis­ma edad y que tie­nen los mis­mos gus­tos. Cuan­do va­mos a com­pe­tir en otros paí­ses en gru­po siem­pre tra­ta­mos de ayu­dar­nos mu­tua­men­te y co­la­bo­rar­nos cuan­do no en­ten­de­mos al­go de al­gún te­ma”, agre­gó.

Dia­ria­men­te, Die­go re­ci­be cla­ses de quí­mi­ca, fí­si­ca y ma­te­má­ti­cas de no­veno gra­do, pe­ro rea­li­za ta­lle­res más com­ple­jos que el res­to de sus com­pa­ñe­ros, con el pro­pó­si­to de me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des.

En la ac­tua­li­dad, es­te jo­ven es­tá con­cen­tra­do en un so­lo pro­yec­to: las Olim­pia­das de Cien­cias Jú­nior de Ho­lan­da. Fue el úni­co es­tu­dian­te de Ba­rran­qui­lla que lo­gró cla­si­fi­car, por lo que via­ja­rá en di­ciem­bre con otros cin­co es­tu­dian­tes del país y dos pro­fe­so­res pa­ra re­pre­sen­tar a Co­lom­bia en es­ta com­pe­ten­cia.

“Pa­ra mí, lo prin­ci­pal es con­ti­nuar sin­tién­do­me ins­pi­ra­do y se­guir prac­ti­can­do lo que me gus­ta. Si ha­ces lo que te apa­sio­na, al fi­nal del día eso es lo úni­co que va a va­ler”, con­clu­yó. GC

SO­BRE LA VI­DA... “Si ha­ces lo que te apa­sio­na, al fi­nal del día eso es lo úni­co que va a va­ler”.

Die­go Al­ber­to Gar­cía po­só pa­ra Gen­te Ca­ri­be en el la­bo­ra­to­rio de quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad del Nor­te.

En el 2018, Die­go tie­ne pla­nea­do con­ti­nuar par­ti­ci­pan­do en las olim­pia­das de cien­cia de la Uni­ver­si­dad An­to­nio Na­ri­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.