Fran­co Capu­to, el pin­tor de mi­nia­tu­ras que ex­po­ne en Es­pa­ña

ES DE SINCELEJO, ACA­BA DE CUM­PLIR 16 AÑOS, Y CUA­TRO DE SUS OBRAS ES­TÁN EX­HI­BI­DAS EN EL MU­SEO DE MI­NIA­TU­RAS CARROMATO DE MI­JAS.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Alejandro Ro­sa­les Mantilla FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les AGRA­DE­CI­MIEN­TOS Par­que Cul­tu­ral del Ca­ri­be

Fran­co Capu­to Her­nán­dez es el pri­mer co­lom­biano y el ar­tis­ta más jo­ven en ex­po­ner par­te de su obra en el Mu­seo de Mi­nia­tu­ras, Carromato de Mi­jas, en Es­pa­ña. Allá asis­tió con su co­lec­ción Al­ba (en ho­me­na­je a su abue­la Al­ba Ba­rac­chi, la pri­me­ra per­so­na a la que le mos­tró lo que ha­cía y la que más lo im­pul­só en un prin­ci­pio), que cons­ta de cua­tro obras en mi­nia­tu­ra que él plas­mó en mo­ne­das de 50 pe­sos. De he­cho, sus crea­cio­nes du­ra­rán cin­co años ex­pues­tas de for­ma per­ma­nen­te en ese es­pa­cio, el más an­ti­guo del mun­do es­pe­cia­li­za­do en obras de di­men­sio­nes mi­li­mé­tri­cas.

Pe­ro los lo­gros de es­te sin­ce­le­jano de 16 años re­cién cum­pli­dos no pa­ran ahí. Tam­bién par­ti­ci­pó en otra ex­po­si­ción con cin­co obras en mi­nia­tu­ra (Co­lec­ción Ca­ri­be), en el Li­ceo de Má­la­ga, en la Pla­za del Car­bón, tam­bién en Es­pa­ña. Así mis­mo, en su tie­rra na­tal y el mis­mí­si­mo Bu­que Glo­ria de la Ar­ma­da Na­cio­nal, que po­see de for­ma per­ma­nen­te dos de sus tra­ba­jos en la ofi­ci­na ubi­ca­da en la ca­bi­na del ca­pi­tán. La obra de Fran­co Capu­to, li­te­ral­men­te, via­ja por el mun­do en­te­ro.

To­do es­to le ha ocu­rri­do en me­nos de dos años de ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. Su obras en mi­nia­tu­ra, que plas­ma en mo­ne­das y pie­dras pe­que­ñas, siem­pre lle­van pai­sa­jes ma­ri­nos que él ima­gi­na y con­vier­te en reales con pin­ce­la­das en óleo.

Pe­ro, ¿có­mo lle­gó a es­te pun­to?, ¿por qué ha­ce tam­bién es­cul­tu­ras a gran for­ma­to usan­do cha­ta­rra?

SU INI­CIO. Na­rra Fran­co que cuan­do era “más ni­ño” dor­mía mu­chas no­ches en la ca­sa de sus abue­los ma­ter­nos. Allí pre­fe­ría que­dar­se vien­do las pa­re­des va­pu­lea­das por el tiem­po y la hu­me­dad, y en­con­trar en ellas imá­ge­nes ex­tra­ñas. Lo mis­mo le su­ce­día con “ca­fe­te­ras an­ti­guas, te­lé­fo­nos, baú­les” y otras re­li­quias de sus abue­los. Siem­pre le lla­ma­ban la aten­ción lo bien ela­bo­ra­dos que es­ta­ban esos ob­je­tos que pa­ra él eran “ca­si obras de ar­te”.

Ya en ese mo­men­to su abue­la Al­ba le ha­bía re­ga­la­do sus pri­me­ros lien­zos y pin­ce­les pa­ra pin­tar.

“Un día es­ta­ba en el cuar­to de mi abue­la, ya se me ha­bían aca­ba­do los lien­zos, iba a pin­tar en acua­re­la. Me que­dé pen­san­do que si la ma­yo­ría de ar­tis­tas in­ten­ta pin­tar en es­pa­cios gran­des, a na­die se le ha­bía ocu­rri­do pin­tar en mi­nia­tu­ra, ahí hi­ce mi pri­me­ra obra en una mo­ne­da de $50. En la no­che le mos­tré a mi abue­la el pai­sa­je que ha­bía pin­ta­do, era más pe­que­ño que una no­dri­za y ella se im­pre­sio­nó”.

Des­pués de esa no­che el ar­te in­va­dió la exis­ten­cia de Fran­co. Una co­sa lle­vó a la otra. Pri­me­ro le mos­tró su tra­ba­jo a las vi­si­tas que lle­ga­ban a su ca­sa, lue­go hi­zo su pri­me­ra ex­po­si­ción en

la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de Sincelejo, allí lle­ga­ron los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y sus obras en mi­nia­tu­ra mar­ca­ron el gran ini­cio de su ca­rre­ra.

“To­da mi obra en mi­nia­tu­ra gi­ra al­re­de­dor de pai­sa­jes ma­ri­nos. Fa­ros más que to­do, bar­cos, to­dos son pai­sa­jes que sa­len de mi ima­gi­na­ción y nin­guno es igual a otro”, ex­pli­ca el jo­ven ar­tis­ta. An­te la pre­gun­ta de por­qué la pre­fe­ren­cia con los fa­ros, él res­pon­de: “Los fa­ros ilu­mi­nan la ru­ta a los bar­cos que es­tán per­di­dos en la tor­men­ta. En la tor­men­ta de es­ta so­cie­dad ac­tual, en la que hay mu­chas co­sas ma­las, yo me con­si­de­ro un fa­ro que quie­ro ilu­mi­nar el ca­mino a esos bar­cos que vie­ne sien­do la ju­ven­tud, ilu­mi­nar­les el ca­mino con ar­te, de­cir­les que in­vier­tan bien su tiem­po, que no si­gan ma­los pa­sos, que ha­gan lo que les gus­ta. Si yo he po­di­do dar esos pa­sos, gra­cias a Dios, ellos tam­bién pue­den ha­cer­lo. Me con­si­de­ro un fa­ro de cier­to mo­do”.

SU LLE­GA­DA A LA ES­CUL­TU­RA. Con 15 años cum­pli­dos Fran­co lle­gó al ta­ller de su abue­lo Ri­car­do Her­nán­dez y le pi­dió que lo en­se­ña­ra a sol­dar, le di­jo que ya te­nía la edad su­fi­cien­te. ‘Ri­ca’, co­mo lo lla­man ca­ri­ño­sa­men­te fa­mi­lia­res y ami­gos, ac­ce­dió y lue­go des­cu­brió el ta­len­to que le he­re­dó a su nie­to.

El jo­ven hi­zo sus “pri­me­ros pun­ti­cos y con unas ca­de­nas” oxi­da­das em­pe­zó ha­cer una bo­ta de mi­li­tar. “Des­pués sa­lió la pier­na, la otra pier­na, to­do por se­pa­ra­do y des­pués en­ca­ja­ban per­fec­to una con otra”. Fi­nal­men­te y co­mo se pue­de apre­ciar en la ima­gen, Fran­co ter­mi­nó su pri­me­ra es­cul­tu­ra. “La obra pe­sa me­dia to­ne­la­da y mi­de más de dos me­tros de al­tu­ra, es mi más gran­de obra. El sol­da­do se lla­ma Di­vad, que al re­vés es Da­vid, la es­cul­tu­ra que hi­zo Miguel Ángel y que es uno de los sím­bo­los más re­le­van­tes del Re­na­ci­mien­to”.

Des­pués del Sol­da­do Di­vad, he­cho de cha­ta­rra, bie­las, ba­li­ne­ras y ca­de­nas, que en la rec­ti­fi­ca­do­ra de su tío abue­lo le guar­da­ban, Fran­co hi­zo El ga­llo Acir, otra de sus obras fa­vo­ri­tas. De “ex­pre­sión cós­mi­ca” y ca­be­za in­cli­na­da, co­mo si es­tu­vie­ra vi­gi­lan­te de su ga­lli­ne­ro. Lo cons­tru­yó con las par­tes de una la­ta oxi­da­da que se en­con­tró en la ca­lle. “Acir es el nom­bre in­ver­so de Ri­ca, así se lla­ma mi abue­lo que es muy ma­dru­ga­dor (ri­sas). Él se lla­ma Ri­car­do, pe­ro de ca­ri­ño le de­ci­mos Ri­ca”.

Fran­co Capu­to es­tá “fe­liz­men­te pre­so del ar­te”. En la ma­ña­na es­tu­dia, en la tar­de va al ta­ller a tra­ba­jar en sus es­cul­tu­ras y en la no­che se de­di­ca a pin­tar sus obras de ar­te en mi­nia­tu­ra. “A ve­ces creo que lle­gó la ho­ra del des­can­so y me acues­to, pe­ro qué va, me le­van­to a las dos de la ma­ña­na con una idea y em­pie­zo a pin­tar, ahí se me qui­ta el sue­ño”.

Por el ar­te Fran­co es fe­liz, lo de­más es se­cun­da­rio, así son los genios y sus pa­dres lo en­tien­den, apo­yan y acom­pa­ñan. Fran­co es ar­te de Gen­te Ca­ri­be. GC

FO­TO: OR­LAN­DO AMA­DOR RO­SA­LES

La sa­la Ga­briel Gar­cía Már­quez, del Mu­seo del Ca­ri­be, re­ci­bió a Fran­co, que po­sa al la­do del ‘Ga­llo Acir’, una de sus obras fa­vo­ri­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.