Sil­va­na Araújo You­tu­ber

Des­de ha­ce seis años, es­ta car­ta­ge­ne­ra de­ci­dió cam­biar sus há­bi­tos ali­men­ti­cios. Hoy com­par­te a tra­vés de sus re­des so­cia­les con­se­jos so­bre nu­tri­ción, be­lle­za y ru­ti­nas de ejer­ci­cios a sus más de 44 mil se­gui­do­res.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la mu­ri­llop FO­TOS Ro­ber­to Ca­sas

Car­ta­ge­na es pa­ra Sil­va­na Araújo Diaz­gra­na­dos su “lu­gar fa­vo­ri­to en el mun­do”. Pe­se a que des­de ha­ce seis años vi­ve en Mia­mi, con­fie­sa que en nin­gu­na otra ciu­dad ha po­di­do sen­tir la ca­li­dez, cer­ca­nía y la fa­mi­lia­ri­dad de la He­roi­ca.

“Tu­ve la opor­tu­ni­dad de cre­cer y gra­duar­me con mis ami­gas, quie­nes al vi­vir tan cer­ca de mí, se con­vir­tie­ron en mis her­ma­nas. Acá en Es­ta­dos Uni­dos la dis­tan­cias en­tre un lu­gar y otro di­fi­cul­tan el víncu­lo con tus se­res que­ri­dos. Pe­ro pa­ra per­se­guir los sue­ños, en oca­sio­nes hay que ha­cer gran­des sa­cri­fi­cios”, con­tó Sil­va­na, quien ha­ce par­te de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa de sie­te her­ma­nos.

Des­de muy pe­que­ña ase­gu­ra que sin­tió “una gran afi­ni­dad por el tea­tro, el bai­le y el ar­te”. Le pa­re­cía in­creí­ble po­der en­ten­der el pun­to de vis­ta de otras per­so­nas, por lo que de­ci­dió es­tu­diar Ac­tua­ción en The Lee Stras­berg Thea­tre and Film Ins­ti­tu­te de Nue­va York. Sin em­bar­go, sa­bía que no po­día que­dar­se ahí. Por es­to en­tró a es­tu­diar Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Mia­mi y gra­cias a eso en­ten­dió más “del com­por­ta­mien­to hu­mano”.

UN PUN­TO DE QUIE­BRE. En la ac­tua­li­dad, Sil­va­na no es ac­triz ni psi­có­lo­ga. Cuen­ta que lo apren­di­do en es­tas ca­rre­ras le ha ayu­da­do a con­so­li­dar su ac­tual pro­yec­to de vi­da: su rol co­mo influenciadora en las re­des so­cia­les. Sin em­bar­go, ahí lle­gó por un he­cho que en­lu­tó su exis­ten­cia y la lle­vó a to­mar una de­ci­sión que mar­có el de­ve­nir de su vi­da en las re­des so­cia­les.

“To­da es­ta aven­tu­ra em­pe­zó cuan­do caí en cuen­ta que man­te­nía un es­ti­lo de vi­da po­co sa­lu­da­ble. Siem­pre me ha gus­ta­do ha­cer ejer­ci­cio, pe­ro me ali­men­ta­ba muy mal. Con­fia­ba en que sa­bía que mi cuer­po siem­pre ha te­ni­do un me­ta­bo­lis­mo rá­pi­do que me ha­ce lu­cir del­ga­da, pe­ro de­ja­ba de la­do que so­mos lo que co­me­mos y no me­día el im­pac­to que es­to es­ta­ba te­nien­do en mi co­les­te­rol y en mi bie­nes­tar. La muer­te de una per­so­na cer­ca­na a mí, y que fue pro­vo­ca­da en­tre otras cau­sas por una ma­la ali­men­ta­ción, me afec­tó. Fue ahí cuan­do de­ci­dí ha­cer un cam­bio”, ma­ni­fes­tó.

Aun­que nun­ca fue muy cer­ca­na a las re­des so­cia­les, vio en Ins­ta­gram la pla­ta­for­ma ideal pa­ra com­par­tir los

con­se­jos que con tan­ta fre­cuen­cia le pe­dían sus fa­mi­lia­res y ami­gas so­bre nu­tri­ción, ru­ti­nas de ejer­ci­cio y tru­cos de be­lle­za.

“Co­men­cé a leer mu­cho so­bre es­tos te­mas y a es­tar muy aten­ta de las re­co­men­da­cio­nes de ex­per­tos. Ya no so­lo se tra­ta­ba de mí, sino de com­par­tir con los de­más mis co­no­ci­mien­tos. Pri­me­ro, le apos­té a vi­deos cor­tos de ejer­ci­cios y re­ce­tas, y así fui apren­dien­do a edi­tar mis con­te­ni­dos. Un día me arries­gué a crear mi ca­nal de Youtu­be con el nom­bre Silvy Araújo, y ahí apro­ve­ché tam­bién pa­ra com­par­tir tu­to­ria­les de ma­qui­lla­je, otra de mis pa­sio­nes”, ex­pli­có.

Hoy tie­ne más de 44 mil se­gui­do­res en su cuen­ta de Ins­ta­gram @Silv­ya­rau­jo y cer­ca de 29 mil en Youtu­be. Con el fin de te­ner una me­jor pla­nea­ción, sue­le gra­bar de dos a tres ru­ti­nas de ejer­ci­cio por se­ma­na, con­te­ni­dos que mar­ca con la etiqueta #Silvy­fit, pa­ra Ins­ta­gram. En Youtu­be, or­ga­ni­za el con­te­ni­do de to­do un mes, pues “son los que re­quie­ren más pro­duc­ción”.

El apo­yo de su fa­mi­lia y los co­men­ta­rios po­si­ti­vos de sus se­gui­do­res se con­vir­tie­ron en los fac­to­res que han lle­va­do a Sil­va­na a con­ti­nuar tra­ba­jan­do por sus me­tas.

“Ellos son los que me sa­can siem­pre una son­ri­sa al es­tar le­jos de ca­sa. De vez en cuan­do sí apro­ve­cho pa­ra ir a vi­si­tar­los y ha­cer pla­nes con mis so­bri­nos, her­ma­nos y mis pa­pás. No hay na­da co­mo sa­lir a co­mer jun­tos y dis­fru­tar de un her­mo­so día en la pla­ya. La es­pon­ta­nei­dad y el ca­rác­ter hu­mano de los cos­te­ños son ras­gos úni­cos que nos ca­rac­te­ri­zan y que no cam­bia­ría por na­da”, co­men­tó. GC

Ca­da vez que tie­ne unos días li­bres, Sil­va­na pro­cu­ra via­jar a Car­ta­ge­na pa­ra com­par­tir con su fa­mi­lia y ami­gos.

Las re­ce­tas de ba­ti­dos sa­lu­da­bles son al­gu­nos de los con­se­jos de Sil­va­na en su ca­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.