Ma­rio­lis Ro­jas Pre­si­den­te de Fun­dau­tis­mo

La ba­rran­qui­lle­ra Ma­rio­lis Ro­jas li­de­ra Fun­dau­tis­mo, una ini­cia­ti­va que tie­ne co­mo fin me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de per­so­nas diag­nos­ti­ca­das con es­ta con­di­ción.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Murillo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Ma­rio­lis Ro­jas Ro­jas nun­ca pen­só que su vi­da da­ría un gi­ro de 180° cuan­do su­po que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Pen­só, co­mo to­da ma­dre, que la lle­ga­da de su pri­mer hi­jo a su vi­da y a la de su es­po­so im­pli­ca­ría cam­bios en su ru­ti­na, pe­ro ja­más se ima­gi­nó que ter­mi­na­ría por mo­di­fi­car sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les.

Es­tu­dió Fi­nan­zas y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y siem­pre se con­si­de­ró co­mo una mu­jer “apa­sio­na­da por los nú­me­ros, la ad­mi­nis­tra­ción y la con­ta­bi­li­dad”. Sin em­bar­go, a los dos años de vi­da de su hi­jo Juan Se­bas­tián, Ma­rio­lis fue no­ti­fi­ca­da que su pri­mo­gé­ni­to ha­bía si­do diag­nos­ti­ca­do con au­tis­mo.

“Ini­cial­men­te no te­nía ni idea de qué se tra­ta­ba es­ta con­di­ción, ni có­mo se po­día ma­ne­jar. En un prin­ci­pio pa­sé por un mo­men­to di­fí­cil por­que in­clu­so atra­ve­sé por una eta­pa de due­lo: co­men­cé en la ne­ga­ción has­ta lle­gar al mo­men­to en el que acep­té to­da la si­tua­ción. Pe­ro, de­ci­dí no que- dar­me ahí. Me pu­se a la ta­rea de tras­cen­der, de in­ves­ti­gar y leer so­bre el te­ma y de in­vo­lu­crar a to­da mi fa­mi­lia a su­pe­rar jun­tos es­te re­to”, con­tó la ba­rran­qui­lle­ra.

Ma­rio­lis re­cuer­da có­mo en ese en­ton­ces al­guien le di­jo que su hi­jo “se con­ver­ti­ría en un dia­man­te en bru­to” y que de­pen­día de ella “pu­lir­lo pa­ra de­jar que bri­lla­ra en la so­cie­dad”. Se de­di­có a es­tu­diar Li­cen­cia­tu­ra en Edu­ca­ción Es­pe­cial, con el fin de, no so­lo en­ten­der en pro­fun­di­dad a su hi­jo, sino tam­bién pa­ra ayu­dar y apo­yar a otros pa­pás que atra­vie­sen una si­tua­ción si­mi­lar.

“Des­pués lle­gó mi se­gun­do hi­jo, quien fue diag­nos­ti­ca­do con el Sín­dro­me de As­per­ger, tam­bién au­tis­mo, y aho­ra con mi ter­cer hi­jo nos en­con­tra­mos en pro­ce­so de diag­nós­ti­co, pe­ro aún no le han de­fi­ni­do su con­di­ción. Con es­tos su­ce­sos de­ci­dí que era ho­ra de crear una fun­da­ción y em­pe­zar a unir los hi­los de per­so­nas con los mis­mos idea­les, pues siem­pre es ne­ce­sa­rio te­ner una or­ga­ni­za­ción que te apo­ye cuan­do no sa­bes qué ha­cer”, ex­pli­có.

En com­pa­ñía de la te­ra­peu­ta Jaz­mín Ro­jas rea­li­za­ron, ha­ce tres años, un pri­mer en­cuen­tro “es­pon­tá­neo” con pa­pás de ni­ños con au­tis­mo de la ciu­dad, en el par­que El Golf. Al si­guien­te año or­ga­ni­za­ron una se­rie de char­las con las fa­mi­lias con la in­ten­ción de “mos­trar­les la im­por­tan­cia de no li­mi­tar al ni­ño y alen­tar­lo en su pro­ce­so de apren­di­za­je”.

Pe­se a es­tos es­fuer­zos, Ma­rio­lis con­fie­sa que en la ac­tua­li­dad “mu­chos co­le­gios de Ba­rran­qui­lla no tie­nen co­mo prio­ri­dad la in­clu­sión”. Ade­más, agre­ga que re­sul­ta esen­cial que las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas acep­ten a los ni­ños sin una maes­tra som­bra, que son las tu­to­ras que acom­pa­ñan en to­do mo­men­to al ni­ño pa­ra ayu­dar­lo a re­to­mar la con­cen­tra­ción cuan­do se dis­per­sa o cuan­do ne­ce­si­ta al­gu­na ayu­da, pues la idea es que ellos fo­men­ten ca­da vez más “su independencia”.

En la ac­tua­li­dad, la ba­rran­qui­lle­ra Ma­rio­lis Ro­jas se en­cuen­tra ma­te­ria­li­zan­do su pro­yec­to más gran­de: Fun­dau­tis­mo, una ini­cia­ti­va que fun­dó jun­to con el apo­yo de fa­mi­lia­res y ami­gos cer­ca­nos.

“Nues­tra mi­sión co­mo fun­da­ción es edu­car a la so­cie­dad y al nú­cleo fa­mi­liar. Ade­más de ser un gru­po de apo­yo de pa­dres y fa­mi­lia­res de las per­so­nas diag­nos­ti­ca­das, nos he­mos pues­to la me­ta de pre­pa­rar a las per­so­nas pa­ra que ca­da día ten­gan una ma­yor acep­ta­ción con los ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos con au­tis­mo. Hay que mos­trar la otra ca­ra de es­te te­ma y co­mu­ni­car que no to­do es ma­lo”, agre­gó.

Pa­ra Ma­rio­lis otro de los re­tos que tie­nen en es­te pro­yec­to es po­der “de­rri­bar los mi­tos y pre­jui­cios que hay al­re­de­dor del te­ma”.

“En pri­me­ra ins­tan­cia hay que re­sal­tar que el au­tis­mo no es una en­fer­me­dad, es una con­di­ción y una ma­ne­ra de ver la vi­da di­fe­ren­te. No se tra­ta de ni­ños y adul­tos que, co­mo di­ce la gen­te, ‘vi­ven en otro mun­do’, pues ellos tie- nen los pies bien pues­tos en la tie­rra. Ade­más, es fun­da­men­tal que la so­cie­dad de­je de til­dar­los co­mo ‘au­tis­tas’, por­que más allá de su con­di­ción, son per­so­nas, y otro as­pec­to que no es­tá bien es que la gen­te sue­le usar es­ta pa­la­bra pa­ra re­fe­rir­se des­pec­ti­va­men­te y ofen­si­va­men­te a otra per­so­na. Lo co­rrec­to es re­fe­rir­se a las per­so­nas diag­nos­ti­ca­das co­mo ni­ños o adul­tos con au­tis­mo”, es­ta­ble­ció.

Con el pro­pó­si­to de ho­me­na­jear el Día Mun­dial de Con­cien­cia­ción so­bre el Au­tis­mo, que se ce­le­bra­rá el 2 de abril, Ma­rio­lis, jun­to con los in­te­gran­tes de su fun­da­ción, lle­va­rán a ca­bo ma­ña­na el ter­cer En­cuen­tro Fes­tiau­tis­mo An­to­nia Gue­rre­ro, a par­tir de las 2 de la tar­de, en el par­que Pa­seo de la Cas­te­lla­na.

“La idea es que to­dos po­da­mos asis­tir ves­ti­dos de azul pa­ra apo­yar a las per­so­nas diag­nos­ti­ca­das y par­ti­ci­par de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des. Se va a es­tar dan­do in­for­ma­ción so­bre la con­di­ción y la im­por­tan­cia de la in­clu­sión, se con­ta­rá con el apo­yo de una neu­ro­pe­dia­tra, ha­brá rum­ba­te­ra­pia y pa­dres de fa­mi­lia po­drán con­tar sus ex­pe­rien­cias con otros”, ma­ni­fes­tó.

Hoy Ma­rio­lis afir­ma que sus hi­jos cam­bia­ron su vi­da y se con­vir­tie­ron en sus maes­tros.

“Nun­ca pen­sé que to­do iba a trans­cu­rrir de es­ta ma­ne­ra, pe­ro ha va­li­do la pe­na. Es­te año ya es­ta­mos tra­ba­jan­do en cons­truir un ins­ti­tu­to de ca­li­dad don­de nues­tros ni­ños con au­tis­mo pue­dan apren­der efi­caz­men­te. De eso se tra­ta es­ta la­bor”, re­sal­tó. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.