My­le­ne de Fo­re­ro Pre­si­den­te Li­ga Con­tra el Cán­cer Sec­cio­nal Atlán­ti­co

La ba­rran­qui­lle­ra es la pre­si­den­te de la Li­ga Con­tra el Cán­cer Sec­cio­nal Atlán­ti­co des­de el 2008. Ma­ni­fies­ta que su mi­sión prin­ci­pal es sa­car­le tar­je­ta ro­ja a es­ta en­fer­me­dad.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obregón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Ha­ber­le rea­li­za­do exá­me­nes mé­di­cos a su pa­dre, le per­mi­tió de­tec­tar en los re­sul­ta­dos el cán­cer que so­ca­va­ba los pul­mo­nes de él, jus­to cuan­do ha­bía he­cho me­tás­ta­sis.

Es­ta reali­dad lle­vó a la di­se­ña­do­ra tex­til a to­car las puer­tas de la Li­ga Con­tra el Cán­cer Sec­cio­nal Atlán­ti­co.

“Yo lle­gué a la Li­ga ha­ce más de 30 años pa­ra sa­ber qué era el cán­cer y qué so­lu­ción o con­se­jos me po­dían dar pa­ra mi pa­pá. Al fi­nal en­con­tré to­da esa in­for­ma­ción y me fui enamo­ra­da de la ins­ti­tu­ción. En esa épo­ca Fanny Sa­na­bria, que era la pre­si­den­te de la Li­ga Sec­cio­nal Atlán­ti­co, me pre­gun­tó que si yo que­ría ser vo­lun­ta­ria de la en­ti­dad, que si me gus­ta­ba ayu­dar a la gen­te y mi res­pues­ta fue que me en­can­ta­ba, así que acep­té”.

Lue­go de es­te su­ce­so, My­le­ne ‘se pu­so la ca­mi­se­ta de vo­lun­ta­ria’ y em­pe­zó a desa­rro­llar la­bo­res en pro de los pa­cien­tes, un tra­ba­jo que hoy día ca­li­fi­ca co­mo gra­ti­fi­can­te. Lue­go, en el 2008 lle­gó a ocu­par la pre­si­den­cia de la Li­ga Con­tra el Cán­cer Sec­cio­nal Atlán­ti­co.

Es­tá ca­sa­da con el pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo Óscar Fo­re­ro Ja­ra­mi­llo, con quien con­ci­bió a sus dos hi­jos: el co­mu­ni­ca­dor so­cial y pe­rio­dis­ta, Juan Pa­blo, y el ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas Gio­van­ni.

Se de­fi­ne co­mo una mu­jer en­tre­ga­da, con al­ma sen­ci­lla y con “ca­pa­ci­dad es­pe­cial” pa­ra re­sol­ver con­flic­tos per­so­na­les y la­bo­ra­les. Ade­más, co­mo “un puen­te pre­cio­so en­tre la Li­ga Con­tra el Cán­cer y la co­mu­ni­dad”.

Cree con con­vic­ción que por más es­pi­no­sas que sean las cir­cuns­tan­cias, el ser hu­mano tie­ne la ca­pa­ci­dad de en­fren­tar­lo y ha­llar una so­lu­ción. Es­ti­ma que la cla­ve es­tá en te­ner men­te po­si­ti­va, ver la si­tua­ción con ale­gría y po­ner a Dios de pre­sen­te.

EN LA LI­GA. Es la pre­si­den­te de la en­ti­dad y tie­ne a car­go des­de el fa­ci­li­ta­dor has­ta las fa­mi­lias y el cuer­po de es­pe­cia­lis­tas. Una de sus fun­cio­nes prin­ci­pa­les es rea­li­zar cro­no­gra­mas de cam­pa­ñas di­ri­gi­dos a la co­mu­ni­dad.

“Con es­te for­ma­to lo que bus­ca­mos es que las fa­mi­lias se en­te­ren so­bre qué es lo que te­ne­mos pa­ra ellos. Siem­pre me preo­cu­po en que ca­da vez es­te­mos más ac­tua­li­za­dos de lo que las per­so­nas ne­ce­si­tan (...) La Li­ga Co­lom­bia­na Con­tra el Cán­cer es co­mo quien di­ce la ma­má de to­das las li­gas, es la que nos vi­gi­la y nos apo­ya con la ac­tua­li­za­ción del cán­cer, ta­lle­res y ma­te­ria­les di­dác­ti­cos pa­ra los tra­ba­jos con la co­mu­ni­dad”.

Ex­pli­ca que es­ta ins­ti­tu­ción es sin áni­mo de lu­cro, que tie­ne co­mo ta­rea la pre­ven­ción y el diag­nós­ti­co pre­coz del cán­cer en hom­bres y en mu­je­res.

Pa­ra ella cual­quier cán­cer en su eta­pa ini­cial es si­len­cio­so, de mo­do que ad­vier­te so­bre la im­por­tan­cia de rea­li­zar­se un che­queo ge­ne­ral co­mo mí­ni­mo una vez al año. Afir­ma que los cán­ce­res con ma­yor in­ci­den­cia en el de­par­ta­men­to son el de ma­ma, cér­vix, piel y prós­ta­ta.

Sa­be con cer­te­za que es­te ti­po de en­fer­me­dad, así co­mo mu­chas, no per­do­na ra­za, ni se­xo, ni es­tra­to so­cial, ni mu­cho menos con­di­ción la­bo­ral. Men­cio­na que si no se de­tec­ta a tiem­po pue­de lle­var a las per­so­nas has­ta la muer­te, se tra­ta, pa­ra ella, de ‘sa­car­le tar­je­ta ro­ja al cán­cer’.

“Es­ta pa­to­lo­gía es de in­te­rés mun­dial. La pa­la­bra en sí es pe­que­ña pe­ro da­ña im­pre­sio­nan­te­men­te, así que hay que co­mu­ni­car­lo. Aho­ra, pue­de ser cu­ra­ble si se de­tec­ta a tiem­po (...) Las per­so­nas no sa­ben de la im­por­tan­cia de co­no­cer sus cuer­pos, por eso hay que exa­mi­nar­se pa­ra des­cu­brir cual­quier abul­ta­mien­to ex­tra­ño que apa­rez­ca de un mo­men­to a otro”.

FA­LLE­CI­MIEN­TO DE SU HER­MANO. De­tec­tar a tiem­po el cán­cer de cual­quier ín­do­le es una de las mi­sio­nes de la ins- ti­tu­ción en la que My­le­ne se desem­pe­ña co­mo pre­si­den­te. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te vol­vió a pe­lear es­ta ba­ta­lla que al fi­nal de­jó co­mo sal­do el fa­lle­ci­mien­to de uno de sus her­ma­nos.

“En los últimos me­ses del año pa­sa­do nos en­te­ra­mos del cán­cer de prós­ta­ta de mi her­mano, es­te ya le ha­bía he­cho me­tás­ta­sis. Lue­go el cin­co de fe­bre­ro su co­ra­zón de­jó de la­tir. Él fue una per­so­na sa­na, pe­ro úl­ti­ma­men­te ha­bía pre­sen­ta­do ma­les­tar en la prós­ta­ta, fue al mé­di­co pa­ra so­me­ter­se a un tra­ta­mien­to, pe­ro se com­pli­có”.

Abre su co­ra­zón y men­cio­na que la pérdida de su her­mano la mar­có sen­ti­men­tal­men­te. Ase­gu­ra que mien­tras él es­tu­vo en sus últimos días, ella jun­to a su fa­mi­lia lo acom­pa­ña­ron en to­do mo­men­to y al­can­za­ron a ex­pre­sar­le de dis­tin­tas for­mas su amor. GC

SU CON­CEP­TO DEL CÁN­CER... “El cán­cer es una pa­la­bra pe­que­ña, pe­ro el da­ño que cau­sa en las per­so­nas es im­pre­sio­nan­te”.

UN CON­SE­JO... “Hay que te­ner res­pon­sa­bi­li­dad por la sa­lud y che­quear­nos por lo menos una vez al año”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.