‘ Mind­ful­ness’ ¿El ca­mino ha­cia la paz?

Gente Caribe - - Índice - POR Ismael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Facebook: Ismael Ca­la

¿Ha­bías es­cu­cha­do el tér­mino mind­ful­ness an­tes? Tal vez no di­rec­ta­men­te, pe­ro se­gu­ra­men­te la si­guien­te pre­gun­ta te ha­rá re­fle­xio­nar: ¿Es­tás en el aquí y en el aho­ra o por el con­tra­rio tu men­te es­tá cons­tan­te­men­te preo­cu­pa­da por el fu­tu­ro o pe­ga­da en el pa­sa­do? El mun­do ac­tual, con su rit­mo ace­le­ra­do y es­tre­sa­do no ha po­di­do aca­llar la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa del ser hu­mano por co­nec­tar­se con­si­go mis­mo y es­cu­char su voz in­te­rior.

De ori­gen bu­dis­ta, mind­ful­ness pro­vie­ne de la tra­duc­ción al in­glés de la pa­la­bra “sa­ti”, cu­yo sig­ni­fi­ca­do tie­ne que ver con cons­cien­cia, pre­sen­cia y acep­ta­ción. Tam­bién se le co­no­ce co­mo aten­ción cons­cien­te, o aten­ción ple­na y fue desa­rro­lla­do a fi­na­les de los años 70 en Es­ta­dos Uni­dos por psi­có­lo­gos e in­ves­ti­ga­do­res de gran tra­yec­to­ria, ta­les co­mo Jon Ka­bat–zinn, Ro­nald Sie­gel o Jack Korn­field.

El ob­je­ti­vo es al­can­zar un pro­fun­do es­ta­do de con­cien­cia y de pre­sen­cia en el aquí y el aho­ra, pa­ra lo cual se va­le de va­rias téc­ni­cas de me­di­ta­ción. Per­se­gui­mos con­se­guir que nues­tra con­cien­cia se re­la­je y no ela­bo­re jui­cios de nues­tras sen­sa­cio­nes, sen­ti­mien­tos o pen­sa­mien­tos. Sue­na sen­ci­llo, pe­ro va­ya que es re­ta­dor.

Nor­mal­men­te so­le­mos pres­tar aten­ción a las ac­ti­vi­da­des del mo­men­to so­lo con una pe­que­ña par­te de no­so­tros mis­mos, mien­tras la men­te y los pen­sa­mien­tos es­tán en otra co­sa com­ple­ta­men­te. Vi­vi­mos en el mo­do “pi­lo­to au­to­má­ti­co”, ocu­pán­do­nos de nues­tros asun­tos con muy po­ca con- cien­cia de los de­ta­lles de nues­tra ex­pe­rien­cia del mo­men­to, mu­cho menos de las in­ten­cio­nes que mo­ti­van nues­tras ac­cio­nes.

Me­dian­te la aten­ción cons­cien­te o mind­ful­ness, es po­si­ble trans­for­mar cual­quier mo­men­to en el que po­dría­mos sen­tir­nos víc­ti­ma de las si­tua­cio­nes en un ins­tan­te de sin­ce­ri­dad, proac­ti­vi­dad y con­fian­za.

Pres­tar aten­ción to­tal a la reali­dad ayu­da a lo­grar equi­li­brio in­terno y la ar­mo­nía cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu, esen­cial pa­ra en­fren­tar un mun­do tan vo­lá­til y cam­bian­te co­mo el de hoy.

En 1996, fue­ron pu­bli­ca­dos en re­vis- tas cien­tí­fi­cas so­lo tres ar­tícu­los so­bre mind­ful­ness. En 2006, ese nú­me­ro se in­cre­men­tó a 47. Diez años des­pués de eso, hu­bo 667. Eso es un enor­me au­men­to del 22,133 % en dos dé­ca­das. Y to­da esa in­ves­ti­ga­ción ex­pli­ca por qué la aten­ción ple­na se sien­te co­mo una fuer­za cul­tu­ral re­pen­ti­na.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Huel­va en 2012, en­tre los efec­tos que el mind­ful­ness pro­du­ce a ni­vel ce­re­bral es­tán no so­lo el au­men­to de la la­te­ra­li­dad iz­quier­da —que es­tá aso­cia­da con una ac­ti­tud po­si­ti­va—, sino una me­jor dis­po­si­ción a en­fren­tar si­tua­cio­nes ne­ga­ti­vas, ade­más del re­for- za­mien­to del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co con una ma­yor pro­duc­ción de an­ti­cuer­pos. Por si es­to fue­ra po­co, el desa­rro­llo del ló­bu­lo iz­quier­do ce­re­bral tam­bién es­tá re­la­cio­na­do con una me­jor au­to­per­cep­ción del in­di­vi­duo, y un ma­yor desa­rro­llo de la em­pa­tía y com­pa­sión.

Mind­ful­ness es es­cu­char nues­tra voz in­te­rior, es dar es­pa­cio al si­len­cio, a la emo­ción y a la se­re­ni­dad. ¡In­té­gra­lo a tu vi­da y al­can­za esa paz que tan­to es­tás bus­can­do! GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.