Es­tá vi­vo

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Hoy ce­le­bra­mos la con­fir­ma­ción, de par­te de Dios, que la ma­ne­ra de vi­vir de Je­sús es la que le agra­da ple­na­men­te. El Pa­dre re­su­ci­ta al Hi­jo pa­ra que que­de cla­ro que las op­cio­nes fun­da­men­ta­les de su vi­da rea­li­zan ple­na­men­te la vo­lun­tad de Dios (He­chos 3,15-18). Quien quie­ra agra­dar al pa­dre Dios ten­drá que vi­vir a la ma­ne­ra de Je­sús. Ten­drá que ha­cer su­yas sus op­cio­nes exis­ten­cia­les.

Ten­drá que vi­vir sa­bien­do que Dios es “ab­ba” (su pa­pi­to Dios) y que la vi­da es­tá en sus ma­nos, que la ha­ce­mos con li­ber­tad y res­pon­sa­bi­li­dad pe­ro con­fian­do en su to­tal ge­ne­ro­si­dad y amor. En la re­la­ción con Él, esa vi­da se cons­tru­ye en una re­la­ción que no pa­sa por el mie­do de es­cla­vos, por la dis­po­si­ción an­te el ti­rano, por la in­de­fen­sión an­te el to­do­po­de­ro­so mal­va­do, por la pérdida de li­ber­tad an­te el ti­ti­ri­te­ro, sino una re­la­ción de amor, sin­ce­ri­dad, en­tre­ga li­bre, res­pon­sa­bi­li­dad cons­cien­te y alian­za ple­na.

Ten­drá que vi­vir sa­bien­do que los otros no son enemi­gos a los que hay que eli­mi­nar sino her­ma­nos con los que so­li­da­ria­men­te se cons­tru­ye la vi­da. Es­to im­pli­ca mos­trar el amor al Pa­dre en una re­la­ción ex­plí­ci­ta de amor a los her­ma­nos. Una vi­da que en­tien­de que el cul­to ver­da­de­ro no pa­sa por la re­pe­ti­ción me­cá­ni­ca ni por la ba­rro­ca ex­pre­sión es­pon­tá­nea de pa­la­bras lin­das sino por una éti­ca exis­ten­cial en la que ser­vir y ayu­dar al her­mano es­tá pri­me­ro que to­do.

En­ten­der que só­lo se pue­de mi­rar al pa­dre Dios si se ha en­car­na­do su op­ción pre­fe­ren­cial en fa­vor de los ex­clui­dos mo­ral, so­cial y re­li­gio­sa­men­te; si se es­tá lu­chan­do por la equi­dad y por­que to­dos vi­van en con­di­cio­nes dig­nas.

Ten­drá que amar­se y res­pe­tar­se co­mo cria­tu­ra que ha re­ci­bi­do el don de la exis­ten­cia pa­ra dar glo­ria a Dios. En­ten­dien­do que su vi­da es un pro­yec­to que de­be cons­truir con se­rie­dad, con­cien­cia, fir­me­za, in­te­li­gen­cia y mu­cho amor pro­pio. No es­tá pro­gra­ma­da, tie- ne que ha­cer­la. No es­tá di­se­ña­da sino que de­be dar­le sen­ti­do con sus me­jo­res op­cio­nes éti­cas.

Ten­drá que en­ten­der que no es el cen­tro del uni­ver­so y que nues­tro pla­ne­ta es la ca­sa de to­dos, y que te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad con las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. No se tra­ta de una re­la­ción de do­mi­nio sino de con­tem­pla­ción en in­te­gra­ción con el eco­sis­te­ma.

Esa pro­pues­ta es la que es­tá sien­do con­fir­ma­da por el Pa­dre en la Re­su­rrec­ción, por vi­vir así es que no se que­dó en la tum­ba fría sino que es­tá vi­vo. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.