El blan­co al que le apun­ta Hel­mut Be­llin­grodt

Ha­ce 46 años el ba­rran­qui­lle­ro al­can­zó la glo­ria dán­do­le la pri­me­ra me­da­lla olím­pi­ca a Co­lom­bia, en la mo­da­li­dad de ti­ro al blan­co mó­vil. Hoy día tra­ba­ja en el campo del de­por­te, pe­ro des­de la par­te téc­ni­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

EN EL DÍA DE BARRANQUILLA EL PRI­MER ME­DA­LLIS­TA OLÍM­PI­CO QUE TU­VO CO­LOM­BIA RE­CUER­DA ANÉC­DO­TAS DEL HE­CHO QUE SU­CE­DIÓ HA­CE 46 AÑOS. AFIR­MA QUE AHO­RA ES­TÁ CON­CEN­TRA­DO EN ASE­SO­RAR TÉC­NI­CA­MEN­TE A LOS OR­GA­NI­ZA­DO­RES DE LOS JUE­GOS CENTROAMERICANOS Y DEL CA­RI­BE.

Hel­mut Be­llin­grodt aún re­me­mo­ra el pe­rio­do más apo­teó­si­co de su ca­rre­ra co­mo de­por­tis­ta, ese que vi­vió en los Jue­gos Olím­pi­cos de Mú­nich (1972), en la mo­da­li­dad de blan­co mó­vil.

Y no es pa­ra me­nos, en su par­ti­ci­pa­ción lo­gró que su nom­bre que­da­ra in­mor­ta­li­za­do en la his­to­ria pa­ra ser re­cor­da­do por siem­pre co­mo el pri­mer me­da­llis­ta olím­pi­co en Co­lom­bia.

Es ba­rran­qui­lle­ro aun­que su ca­be­llo do­ra­do, tez blan­ca y ojos azu­les in­ten­ten des­vir­tuar esa reali­dad. De he­cho, su pri­mer ape­lli­do pro­vie­ne de su as­cen­den­cia ale­ma­na.

Con­ver­san­do ha­ce un flash­back de su vi­da y se si­túa en el mo­men­to en el que re­ci­bió su pri­me­ra me­da­lla de pla­ta

en las olim­pia­das.

“Yo lo re­cuer­do con ale­gría y nos­tal­gia a la vez. Al re­gre­sar a mi tie­rra, en el ae­ro­puer­to Er­nes­to Cor­tis­soz no al­can­cé a po­ner los pies en el pi­so, por­que des­de la es­ca­li­na­ta del avión me lle­va­ron en hom­bros has­ta un jeep des­ca­po­ta­do en el que aten­dí a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Lue­go hu­bo una ca­ra­va­na que hi­zo un re­co­rri­do por la 30 y lle­gó a la Au­tó­no­ma, don­de yo cur­sa­ba el úl­ti­mo año de Ar­qui­tec­tu­ra”.

Agre­ga que pa­ra lle­gar a ca­sa fue ne­ce­sa­rio so­li­ci­tar la pre­sen­cia de la Po­li­cía, pues el in­gre­so se le di­fi­cul­tó de­bi­do a la asis­ten­cia ma­si­va de los ba­rran­qui­lle­ros.

Lue­go de es­te su­ce­so, Be­llin­grodt con­ti­nuó par­ti­ci­pan­do en com­pe­ti­cio­nes en las que lo­gró ob­te­ner di­ver­sas dis­tin­cio­nes. Men­cio­na que en 1973 ga­nó me­da­lla de bron­ce en el Cam­peo­na­to Mun­dial de Mel­bour­ne y en 1974 al­can­zó su pri­me­ra me­da­lla de oro en el Cam­peo­na­to Mun­dial de Thun. Des­pués re­ci­bió una de pla­ta en el Cam­peo­na­to Mun­dial de Mú­nich 1975.

Evo­ca su in­fan­cia y men­cio­na que fue tes­ti­go del gus­to que sen­tía su pa­dre por el ti­ro y la ca­ce­ría de­por­ti­va.

“En esa épo­ca hu­bo un gru­po de ca­za­do­res es­pa­ño­les que se reunie­ron pa­ra crear el club de ti­ro de Barranquilla, así que mi pa­dre co­men­zó allí a en­se­ñar­le a mi her­mano ma­yor. Lue­go me en­se­ñó a mí y me pu­so un ri­fle­ci­to de ai­re que dis­pa­ra­ba diá­bo­los”.

La pri­me­ra jus­ta de­por­ti­va en la que par­ti­ci­pó Hel­mut fue a los 10 años. En es­ta con­tó con la pre­pa­ra­ción de su pa­dre, quien fue el im­pul­sor de su ca­rre­ra de­por­ti­va. Allí no ob­tu­vo el triun­fo, pe­ro sí 500 ti­ros co­mo pre­mio de con­so­la­ción que fue­ron úti­les pa­ra pu­lir las ‘aris­tas’ de su ha­bi­li­dad en el de­por­te.

“Mi pa­pá fue en­tre­na­dor em­pí­ri­co y to­da la vi­da le he agra­de­ci­do por­que sus en­tre­na­mien­tos fue­ron esen­cia­les pa­ra lle­gar has­ta don­de lle­gué, in­du­da­ble­men­te fue el ar­tí­fi­ce de to­do”.

Lue­go de su glo­ria, que­dar en el pues­to nú­me­ro 12 en el mun­dial de Mi­lán, Ita­lia ( 1994) fue útil pa­ra sen­tir el “cam­pa­na­zo” que lo con­ven­ció de que era el mo­men­to de re­ti­rar­se. Así que se apar­tó y to­mó el ca­mino del ti­ro al pla­ti­llo, pe­ro de ma­ne­ra re­crea­ti­va.

En 1984, en los Jue­gos Olím­pi­cos de Los Án­ge­les re­ci­bió su se­gun­da me­da­lla de pla­ta.

Afir­ma que el ti­ro al blan­co mó­vil sig­ni­fi­có su vi­da en­te­ra, aun­que ad­vier­te que no vi­vió eco­nó­mi­ca­men­te de él. Pos­te­rior a es­to, se de­di­có a la ad­mi­nis­tra­ción de­por­ti­va, fue, du­ran­te cin­co años, di­rec­tor de lo que es hoy día el Ins­ti­tu­to de Deportes del Atlán­ti­co.

Ade­más, fue miem­bro de la Fe­de­ra­ción Internacional de Ti­ro con se­de en Ale­ma­nia, pri­mer se­cre­ta­rio de la Em­ba­ja­da de Co­lom­bia en Pa­na­má y cón­sul ge­ne­ral de Co­lom­bia en La Ha­ba­na, Cu­ba.

So­bre su te­rru­ño, di­ce que si tu­vie­ra que es­co­ger dón­de vol­ver a na­cer ele­gi­ría sin pen­sar­lo dos ve­ces “a Cu­rram­ba la Be­lla”.

Aña­de que, “den­tro de unos me­ses, en ma­te­ria de via­bi­li­dad, es­ta­re­mos muy bien pa­ra­dos, igual con los arro­yos. La ciu­dad es un ejem­plo de de­sa­rro­llo pa­ra el país”.

SU PRE­SEN­TE. “Ya yo que­mé mis car­tu­chos, así que aho­ra tra­ba­jo apo­yan­do la par­te de­por­ti­va”.

In­di­ca que es ase­sor de la Al­cal­día Dis­tri­tal y del Atlán­ti­co pa­ra los Jue­gos Centroamericanos y del Ca­ri­be, que se inau­gu­ra­rán el 19 de ju­lio, en la ciu­dad.

“A don­de me lla­men pa­ra que ayu­de en lo que se re­fie­re al de­por­te en ge­ne­ral ahí es­toy. En los Centroamericanos es­toy co­la­bo­ran­do en la par­te téc­ni­ca de la or­ga­ni­za­ción”.

Es miem­bro de la Con­fe­de­ra­ción Cen­troa­me­ri­ca­na y del Ca­ri­be de Ti­ro, miem­bro de la Pan­ame­ri­ca­na de Ti­ro y vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co Co­lom­biano, lo que de­ja en evi­den­cia que si­gue su­mer­gi­do en el campo del de­por­te. Por otra par­te, es­tá ca­sa­do y si­gue afin­ca­do en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co.

EL DE­POR­TE EN CO­LOM­BIA. “En ma­te­ria de­por­ti­va veo muy bien al país. A ni­vel internacional ya nos es­tán vien­do co­mo una po­ten­cia, lo he­mos de­mos­tra­do des­de ha­ce 10 o 15 años (...) Yo es­toy den­tro del de­sa­rro­llo de­por­ti­vo co­lom­biano y sé que se es­tá ha­cien­do y que se es­tá pre­pa­ran­do; sa­be­mos pa­ra dón­de va­mos y có­mo lo va­mos a ha­cer”. Men­cio­na que gra­cias al desem­pe­ño en las úl­ti­mas com­pe­ten­cias, Co­lom­bia ha ga­na­do cre­di­bi­li­dad.

“La ne­ga­ti­vi­dad de no­so­tros no nos per­mi­tía su­pe­rar­nos, pe­ro hoy en día va­mos de pri­me­ro, se­gui­mos de pri­me­ro y que­re­mos con­ti­nuar de pri­me­ro”. GC

Hel­mut Be­llin­grodt po­sa en el in­te­rior de su apar­ta­men­to, jun­to a to­das sus me­da­llas ob­te­ni­das en dis­tin­tos cam­peo­na­tos de ti­ro al blan­co mó­vil.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Giu­lian­na López Natalia Mu­ná­rriz y nues­tros co­la­bo­ra­do­res Is­mael Ca­la y el pa­dre Alberto Li­ne­ro

Ac­tual­men­te es­tá ca­sa­do con la do­mi­ni­ca­na Blan­ca Ve­láz­quez, con quien re­si­de en la ciu­dad de Barranquilla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.