La pie­dra pre­cio­sa que ador­na Barranquilla

La ca­sa La Per­la fue cons­trui­da ha­ce 80 años en la ciu­dad. A pe­sar del tiem­po, en ella se con­ser­van va­rios ele­men­tos que fue­ron ins­tau­ra­dos en su edi­fi­ca­ción.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Des­de 1938 La Per­la ‘re­po­sa’ en el vie­jo Prado de Barranquilla. Sus pa­re­des en­cie­rran his­to­ria y una de esas es el gé­ne­sis de su cons­truc­ción.

An­der­son Ver­ga­ra, ar­qui­tec­to e his­to­ria­dor, ex­pli­ca que la ca­sa fue edi­fi­ca­da a pe­ti­ción de la fa­mi­lia de in­mi­gran­tes Af­flack Mou­ra­dian, co­mo ré­pli­ca de la ca­sa ori­gi­nal La Per­la que es­tá ubi­ca­da en Ni­za, Fran­cia, tam­bién pro­pie­dad de la fa­mi­lia en men­ción.

Al abrir sus puer­tas con ar­co car­pa­nel, La Per­la per­mi­te que sus vi­si­tan­tes apre­cien ca­da de­ta­lle que la com­po­ne, los cua­les de­fi­nen a la per­fec­ción la ar­qui­tec­tu­ra neo­clá­si­ca fran­ce­sa.

Ver­ga­ra men­cio­na que en el in­te­rior de la ca­sa so­bre­sa­len sus co­lum­nas “con ca­pi­te­les que tie­nen una fuer­te in­fluen­cia jó­ni­ca y una mez­cla de ele­men­tos de or­den co­rin­tio”.

Tie­ne tres pi­sos y sus puer­tas son las pro­ta­go­nis­tas. En ellas hay es­pe­jos in­crus­ta­dos que en su mo­men­to se con­fi­gu­ra­ron co­mo uno de los ele­men­tos fa­vo­ri­tos del pri­mer due­ño del pre­dio.

“El se­ñor Af­flack man­dó a traer de Eu­ro­pa to­do lo que hay en la ca­sa, ex­cep­to el pi­so. Es­te lo pi­dió en la fá­bri­ca Pom­pe­ya que aún exis­te en Barranquilla. El pi­so fue en­car­ga­do por él, por­que que­ría que tu­vie­ra as­pec­to de al­fom­bra ára­be”.

En es­te lu­gar la fa­mi­lia Af­flack Mou­ra­dian con­so­li­dó su vi­da y tam­bién fue el es­pa­cio per­fec­to pa­ra que Af­flack ins­tau­ra­ra su ne­go­cio de per­fu­mes. Lue­go de su fa­lle­ci­mien­to, la ca­sa fue di­vi­di­da en tres apar­ta­men­tos que ha­bi­ta­ron tres per­so­nas, en­tre esos el pin­tor Ale­jan­dro Obre­gón y el es­cri­tor Ál­va­ro Ce­pe­da Sa­mu­dio. Hoy día es la Ca­sa Museo de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var, un lu­gar que fo­men­ta la cultura en sus alum­nos.

An­der­son Ver­ga­ra ase­gu­ra que la ca­sa tie­ne un va­lor es­pe­cial por to­do lo que ella en­cie­rra; así que, de­ci­di­mos ce­le­brar el aniver­sa­rio de Barranquilla vi­si­tán­do­la pa­ra mos­trar­le a us­ted de­ta­lles que aún con­ser­va. GC

LOS ELE­MEN­TOS DE LA CA­SA... “To­da la de­co­ra­ción fue traí­da de Eu­ro­pa, ex­cep­to el pi­so que fue com­pra­do aquí en Barranquilla ”.

SU CONS­TRUC­CIÓN... “La Per­la fue edi­fi­ca­da a pe­ti­ción de la fa­mi­lia in­mi­gran­te Af­flack Mou­ra­dian”.

Fa­cha­da de la ca­sa, que en el pre­sen­te se ha con­fi­gu­ra­do co­mo ca­sa museo de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var.

Hoy día el ter­cer pi­so de la man­sión lu­ce en sus pa­re­des es­tan­tes con cer­ca de 3.000 li­bros an­ti­guos. De mo­men­to, la sa­la no es­tá ha­bi­li­ta­da al pú­bli­co. Es­ta es­pa­cio, si­tua­do en el se­gun­do pi­so del lu­gar, ex­hi­be fo­to­gra­fías de ar­tis­tas y es­cul­tu­ras pin­ta­das por al­gu­nos dis­cí­pu­los del pin­tor Ale­jan­dro Obre­gón.

Es­te sa­lón, re­for­ma­do pa­ra la ca­sa museo, es co­no­ci­do co­mo la sa­la de vi­si­tan­tes ilus­tres.

Las bal­do­sas del pi­so, con 80 años, tie­nen un di­se­ño que ha­ce las ve­ces de al­fom­bra ára­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.