Natalia Mu­ná­rriz Di­se­ña­do­ra de mo­das

La di­se­ña­do­ra de mo­das, Natalia Mu­ná­rriz, afir­ma que la ca­pi­tal atlan­ti­cen­se, su ciu­dad na­tal, le ha en­se­ña­do a en­fren­tar su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal con “ale­gría, en­te­re­za y en­tu­sias­mo”.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Des­de que era una ni­ña, la ba­rran­qui­lle­ra Natalia Mu­ná­rriz Brus­se de­di­ca­ba su tiem­po a ju­gar y ha­cer di­ver­sas com­bi­na­cio­nes con sus pren­das, con el fin de ar­mar in­fan­ti­les looks en su día a día. Sen­tía fas­ci­na­ción por los bol­sos y por los ac­ce­so­rios lla­ma­ti­vos, un gus­to que, con el pa­so de tiem­po, se fue con­so­li­dan­do en una “pa­sión in­des­crip­ti­ble por la mo­da”.

“Des­de an­tes de gra­duar­me del co­le­gio yo ya sa­bía a qué que­ría de­di­car­me por el res­to de mi vi­da. Siem­pre he di­cho que el di­se­ño de mo­das es una pa­sión que na­ció con­mi­go, pues en mi fa­mi­lia no hay nin­gún ar­tis­ta. Yo so­la me atre­ví a ex­pe­ri­men­tar es­te pro­ce­so, que ha si­do ma­ra­vi­llo­so”, con­tó Natalia.

In­gre­só a es­tu­diar el pro­gra­ma de Di­se­ño de Mo­das en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be y ase­gu­ra que al co­men­zar es­te nue­vo pro­yec­to pro­fe­sio­nal sin­tió “un cho­que muy gran­de”, pues nun­ca se ima­gi­nó que ten­dría que par­tir des­de ce­ro pa­ra em­pe­zar a di­se­ñar pren­das e in­vo­lu­crar­se con la al­ta cos­tu­ra.

“Apren­dí a co­ser, a ha­cer moldes y con el tiem­po fui en­ten­dien­do la ra­zón de es­tas ac­ti­vi­da­des tan esen­cia­les en mi tra­ba­jo. Ade­más de es­to, si hay al­go que siem­pre he te­ni­do cla­ro es que la me­jor es­cue­la es lo que uno vi­ve en la ex­pe­rien­cia y en la ru­ti­na”, aña­dió.

En el úl­ti­mo se­mes­tre de su ca­rre­ra pen­só que era el mo­men­to pa­ra “arries­gar­se” a crear un nue­vo pro­yec­to de mo­da fe­me­ni­na que lle­va­ra su nom­bre. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dió ubi­car en un rin­cón de la ofi­ci­na de su pa­pá una má­qui­na de co­ser y una me­sa pe­que­ña en un es­pa­cio re­du­ci­do en el que, con el tiem­po, fue ad­qui­rien­do “gran­des en­se­ñan­zas”.

Con pa­cien­cia y cons­tan­cia se pu­so a la ta­rea de in­ver­tir su tiem­po en la prác­ti­ca de di­ver­sas téc­ni­cas de cos­tu­ra. Si se equi­vo­ca­ba en la he­chu­ra de un ves­ti­do vol­vía a re­pe­tir­lo “has­ta lo­grar una pie­za im­pe­ca­ble”.

“Sin em­bar­go, siem­pre he sen­ti­do

que el ma­yor re­to que he te­ni­do que su­pe­rar en es­ta pro­fe­sión fue lo­grar que la gen­te cre­ye­ra en mí y en mi ta­len­to, pues em­pe­cé muy jo­ven, con 20 años, y pa­sa­ba mu­cho que las per­so­nas du­da­ban de mis co­no­ci­mien­tos y de mi ca­pa­ci­dad de ha­cer un buen tra­ba­jo”, con­fe­só.

Pe­ro Natalia de­jó atrás es­tos es­te­reo­ti­pos y se con­cen­tró en unir sus es­fuer­zos pa­ra ir con­for­man­do su pro­pio ta­ller. Des­de que em­pe­zó su ca­rre­ra tu­vo la idea de en­fo­car­se en la “crea­ción de pie­zas de di­se­ña­dor con pre­cios ase­qui­bles”, una lí­nea de ro­pa ca­sual que man­tu­vie­ra el es­ti­lo de “pren­das ves­ti­do­ras”.

“Des­pués, mi me­ta fue abrir mi al­ma­cén, y así fue. Tu­ve que pa­sar por una épo­ca di­fí­cil pues es­ta­ba atra­ve­san­do un pro­ce­so en el que me es­ta­ba adap­tan­do a es­ta nue­va res­pon­sa­bi­li­dad y a dar a co­no­cer mi pro­pues­ta crea­ti­va. To­do pro­yec­to re­quie­re de sa­cri­fi­cios y yo de­ci­dí en­tre­gar­me en un 100% a mi mar­ca de ro­pa, por­que cuan­do uno ama lo que ha­ce, no hay ho­ra­rios ni si­tua­cio­nes que te li­mi­ten”, aña­dió.

Hoy, Natalia tie­ne dos pun­tos de ven­ta y agre­ga que, en los cin­co años que lle­va su em­pre­sa, la mu­jer barranquilla se ha con­ver­ti­do en su musa, la fuen­te de ins­pi­ra­ción de los di­se­ños que crea a dia­rio.

“Ellas son el cen­tro de mis mo­de­los. Siem­pre es­toy tra­tan­do de re­crear a una mu­jer que vi­ve en el ve­rano, en un en­torno sin es­ta­cio­nes, que per­ma­ne­ce bien ves­ti­da, que le gus­ta arre­glar­se y que se con­si­de­ra co­mo una ‘echa­da pa­ra ade­lan­te’. Ade­más, los co­lo­res, las flo­res y los ani­ma­les de mi ciu­dad son otros as­pec­tos que re­fle­jo en mi pro­pues­ta crea­ti­va”, ma­ni­fes­tó.

Pa­ra es­ta di­se­ña­do­ra de mo­das, sus pren­das —ca­rac­te­ri­za­das por te­ner si­lue­tas hol­ga­das con la pre­sen­cia de es­tam­pa­dos— se han con­ver­ti­do en su ma­ne­ra de se­guir las tendencias que pre­do­mi­nan en las gran­des ca­pi­ta­les de mo­da del mun­do, sin de­jar de la­do su esen­cia y se­llo di­fe­ren­cial.

Ade­más, se­ña­la que se sien­te “su­ma­men­te con­ten­ta” por el apo­yo que ha re­ci­bi­do de su fa­mi­lia y de su no­vio en ca­da una de las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do, pues la han ayu­da­do a “li­de­rar una em­pre­sa des­de muy jo­ven”.

“Ca­da día me sien­to más agra­de­ci­da con mi ciu­dad por la for­ma­ción que me ha da­do co­mo di­se­ña­do­ra de mo­das. Barranquilla me ha en­se­ña­do a vivir con ale­gría, en­te­re­za y en­tu­sias­mo y eso es lo que tra­to de trans­mi­tir en mi día a día”, con­clu­yó. GC

SO­BRE SU TRA­BA­JO... “Cuan­do uno ama lo que ha­ce no hay ho­ra­rios ni si­tua­cio­nes que te li­mi­ten”.

SU MA­YOR RES­PAL­DO... “Mi fa­mi­lia siem­pre me ha ayu­da­do a li­de­rar mi em­pre­sa des­de muy jo­ven”.

Natalia se con­si­de­ra co­mo una mu­jer “per­se­ve­ran­te y en­tre­ga­da a la mo­da”, su pa­sión más gran­de en la ac­tua­li­dad.

Es­te año, la me­ta de Natalia es apos­tar­le a una pá­gi­na web, con el fin de fo­men­tar los en­víos in­ter­na­cio­na­les de sus pren­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.