An­to­nio Jas­sir y la ca­rre­ra que le cam­bió su es­ti­lo de vi­da

EL MA­RA­TO­NIS­TA BA­RRAN­QUI­LLE­RO RE­VE­LÓ SIN TAPUJOS LOS EX­CE­SOS QUE LO LLE­VA­RON AL BOR­DE DEL ABIS­MO. EN­FO­CAR­SE EN EL ATLE­TIS­MO LE PER­MI­TIÓ CAM­BIAR SUS HÁ­BI­TOS Y COM­PLE­TAR EL CAM­PEO­NA­TO MUN­DIAL DE MA­RA­TO­NES.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

sus 60 años el ba­rran­qui­lle­ro An­to­nio Jas­sir Ati­que com­ple­tó una de las com­pe­ti­cio­nes más co­di­cia­das de to­do ma­ra­to­nis­ta: The Ab­bott World Ma­rat­hon Ma­jors, cam­peo­na­to mun­dial de ma­ra­to­nes que se co­rren en Nue­va York, Chica­go, Ber­lín, Lon­dres, Bos­ton y To­kio.

Es­te sue­ño, que el ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas hi­zo reali­dad el 25 de fe­bre­ro pasado, ini­ció ha­ce cua­tro años con en­tre­na­mien­tos y ba­jo la su­per­vi­sión dia­ria de su cuer­po mé­di­co. Pe­ro an­tes del triun­fo vi­vió dis­tin­tos su­ce­sos que lo mar­ca­ron y arras­tra­ron ha­cia un abis­mo del que ca­si no re­gre­sa.

“Cuan­do cum­plí los 18 años lle­vé una vi­da de rum­ba con to­dos los ju­gue­tes y ex­ce­sos. Esas rum­bas eran pe­sa­das, tan­to que me iba de lar­go y no dor­mía por cua­tro o cin­co días. En es­tas ha­bía ex­ce­so de dro­gas y al­cohol, un fes­te­jo que no se com­pa­ra con el que dis­fru­tan los jó­ve­nes hoy día”.

Se­ña­la que los años fue­ron pa­san­do y su con­di­ción fí­si­ca se fue de­cli­nan­do de­bi­do a su es­ti­lo de vi­da des­or­de­na­do y la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des co­mo tres her­nias cer­vi­ca­les, tres her­nias lum­ba­res, ar­tro­sis se­ve­ra de co­lum­na, ar­tro­sis se­ve­ra de ca­de­ra y des­pla­za­mien­to de la ca­be­za del fé­mur.

“Yo sé que soy un mi­la­gro de vi­da, por­que yo de­be­ría es­tar muer­to (...) Ha­ce cin­co años hu­bo una ca­rre­ra de 10 km en la ciu­dad y al­guien me di­jo que la corriéramos, así que ac­ce­dí y la hi­ce. La ver­dad nun­ca ima­gi­né que la lo­gra­ría, por­que no ha­bía co­rri­do an­tes; ade­más, pe­sa­ba 130 ki­los y me fu­ma­ba cua­tro pa­que­tes de ci­ga­rri­llos dia­rios. La lo­gré, pe­ro al lle­gar a la me­ta me col­ga­ron la me­da­lla, me des­plo­mé y me lle­va­ron de ur­gen­cias pa­ra es­ta­bi­li­zar­me, es­to to­mó cer­ca de 10 ho­ras”.

La ca­rre­ra en men­ción fue el ‘em­pu­jon­ci­to’ que lo ayu­dó a re­co­no­cer que su es­ta­do fí­si­co iba en de­tri­men­to, de mo­do que to­mó la de­ci­sión de cam­biar y con­tra­tar a un en­tre­na­dor y die­tis­ta que lo ayu­da­ran a ba­jar de pe­so, lo­grar los 65 ki­los y me­jo­rar su fí­si­co.

Por otro la­do, re­sal­ta que gran par­te de su de­ci­sión se la de­be a los con­se­jos que una vez le dio su hi­ja úni­ca, que es mé­di­co.

Di­ce que es­cu­char­la sir­vió pa­ra dar el pa­so e ini­ciar un pro­ce­so de tres años con el acom­pa­ña­mien­to de un mé­di­co cu­bano que lo ayu­dó a des­in­to­xi­car su cuer­po y con­tra­rres­tar su pro­ble­ma de adic­ción. Res­ca­ta que fue “du­ro, pe­ro po­si­ble gra­cias a la ayu­da de Dios, vo­lun­tad pro­pia y amor”.

“Yo siem­pre he pen­sa­do que Dios me es­co­gió pa­ra al­go, por­que no tie­ne ló­gi­ca hu­ma­na lo que me ha pasado. To­das las per­so­nas ex­per­tas en atle­tis­mo coin­ci­den en que es una lo­cu­ra có­mo lo­gré cam­biar y en tres años ha­cer po­si­ble lo que mu­chos atletas no pu­die­ron en lo que lle­van de vi­da, que

fue com­ple­tar The Ab­bott World Ma­rat­hon Ma­jors”.

Res­ca­ta que es en­tre­na­dor de atle­tis­mo, en­tre­na­dor de fuer­za y die­tis­ta de­por­ti­vo, es­tu­dios que cur­só de ma­ne­ra vir­tual pa­ra au­to­en­tre­nar­se y cum­plir su ob­je­ti­vo co­mo ma­ra­to­nis­ta, de he­cho, gra­cias a los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos di­se­ñó un plan de en­tre­na­mien­to pa­ra lo­grar su me­jor ré­cord en una ma­ra­tón: 42 ki­ló­me­tros en tres ho­ras y 40 mi­nu­tos.

Du­ran­te tres años par­ti­ci­pó en las ma­ra­to­nes que con­for­man el cir­cui­to de The Ab­bott World Ma­rat­hon Ma­jors en las di­fe­ren­tes ciu­da­des. Den­tro de es­ta lis­ta des­ta­ca la de Bos­ton “por ser la úni­ca ma­ra­tón en el mun­do en la que in­gre­san los co­rre­do­res cla­si­fi­ca­dos” y ase­gu­ra que es el “úni­co cos­te­ño que la ha re­co­rri­do en dos oca­sio­nes”. Tam­bién ha par­ti­ci­pa­do en la Me­dia Ma­ra­tón de Bo­go­tá, Me­dia Ma­ra­tón de Me­de­llín, Me­dia Ma­ra­tón de Ba­rran­qui­lla, 10 km de Car­ta­ge­na y 10 k m de San­ta Mar­ta, en­tre otras.

Lle­gar a la me­ta en ca­da ca­rre­ra sig­ni­fi­ca pa­ra An­to­nio Jas­sir un mo­men­to de glo­ria que le ge­ne­ra mil sen­sa­cio­nes a la vez. Arro­di­llar­se, gri­tar ¡qué lo­cu­ra!, y lue­go ce­rrar el mo­men­to con una ora­ción di­ri­gi­da a Dios es pa­ra él un ri­tual que no de­be fal­tar.

Res­pec­to a los even­tos en los que pró­xi­ma­men­te par­ti­ci­pa­rá, da a co­no­cer que son la Me­dia Ma­ra­tón de Ba­rran­qui­lla, que se lle­va­rá a ca­bo ma­ña­na y la Me­dia Ma­ra­tón de Bo­go­tá que se­rá en ju­lio 29, en­tre otras.

Ha­ce una crí­ti­ca y en­fa­ti­za que en la ca­pi­tal atlan­ti­cen­se po­ca es la gen­te que ver­da­de­ra­men­te apo­ya el de­por­te. For­mu­la la pre­gun­ta de ¿por qué en la ciu­dad no hay fon­dis­tas que pue­dan traer me­da­llas de oro en unos Jue­gos Olím­pi­cos?, a lo que él mis­mo res­pon­de que “to­do se de­be a que ha­cer un fon­dis­ta va­le mu­cho di­ne­ro y no hay re­cur­sos pa­ra for­mar­lo”.

UN CON­SE­JO. Ha­ce un lla­ma­do a gran­des y pe­que­ños que lle­van un es­ti­lo de vi­da fue­ra de la reali­dad, de de­rro­che y que de­bi­do a sus ac­cio­nes se han he­cho da­ño así mis­mos y tam­bién a sus fa­mi­lia­res. A ellos les di­ce que “los pa­ra­dig­mas se pue­den cam­biar y uno co­mo ser hu­mano tie­ne la ca­pa­ci­dad de de­ci­dir y de­fi­nir lo que que­re­mos ser. La rum­ba al fi­nal no trae na­da bueno”.

Po­ne de ejem­plo su historia de vi­da pa­ra que las per­so­nas se re­fle­jen en ella y en­tien­dan que así co­mo él de­ci­dió em­pe­zar un pro­ce­so de­por­ti­vo, co­rrer to­das las ca­rre­ras que es­cu­cha­ba y lo­grar ser “hoy día un atle­ta de seis es­tre­llas (dis­tin­ción otor­ga­da por com­ple­tar el cir­cui­to del cam­peo­na­to mun­dial de ma­ra­to­nes)”, quien ten­ga fuer­za de vo­lun­tad tam­bién po­drá ha­cer­lo.

“Si yo no hu­bie­se lle­va­do una vi­da des­or­de­na­da te ga­ran­ti­zo que hoy día, sien­do atle­ta, el me­jor atle­ta del mun­do no se­ría me­jor que yo, ten­go la ple­na se­gu­ri­dad (...) Aho­ra, da pe­na de­cir que yo, un se­ñor en edad más­ter ha lo­gra­do lo que nin­gún otro atle­ta de la Cos­ta ha po­di­do al­can­zar”. GC

SU REALI­DAD... “Yo sé que soy un mi­la­gro de vi­da, por­que sé que de­be­ría es­tar muer­to. Gra­cias a Dios cam­bié”.

UN PEN­SA­MIEN­TO... “Si no hu­bie­se lle­va­do una vi­da des­or­de­na­da te ga­ran­ti­zo que el me­jor atle­ta no se­ría me­jor que yo ”.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Isaac Perl­man y En­ri­que Ber­mú­dez Mar­ce­la Hi­nes­tro­sa y Da­niel Ven­goe­chea Laura Díaz­gra­na­dos y nues­tro co­la­bo­ra­dor el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Ase­gu­ra que to­dos los días en­tre­na. Cuen­ta con la ase­so­ría de su equi­po mé­di­co pa­ra evi­tar que­bran­tos de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.