Da­niel Ven­goe­chea y Mar­ce­la Hi­nes­tro­sa

Es­ta pa­re­ja de ba­rran­qui­lle­ros con­si­de­ra que el he­cho de tra­ba­jar jun­tos en el mis­mo lu­gar, más que un obs­tácu­lo, es un com­ple­men­to que ha lle­va­do a su em­pre­sa e-me.co a in­gre­sar en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ca­ro­li­na Var­gas Hor­ma­za @Ca­ri­to­var­gash FO­TOS Or­lan­do Amador y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Mar­ce­la Hi­nes­tro­sa y Da­niel Ven­goe­chea es­tu­dia­ron en el mis­mo co­le­gio, el Mary­mount de Ba­rran­qui­lla. Aun­que es­ta­ban en di­fe­ren­tes cur­sos al fi­nal el des­tino se en­car­ga­ría de unir­los de cual­quier ma­ne­ra, pues Da­niel es­tu­dia­ba con la her­ma­na ma­yor de Mar­ce­la y ella es­tu­dia­ba con una pri­ma de él, lo que fue cla­ve pa­ra que des­pués del co­le­gio sus vi­das vol­vie­ran a en­con­trar­se pa­ra es­cri­bir su pro­pia historia.

Fue en un pa­seo de ami­gos a San­ta Mar­ta, des­pués de gra­dua­dos, don­de la quí­mi­ca en­tre ellos co­men­zó ha­cer­se más fuer­te. Em­pe­za­ron a ha­blar y a sa­lir más se­gui­do, has­ta que fi­nal­men­te de­ci­die­ron ser no­vios.

“Ma­tu (pri­ma de Da­niel) es­tu­dió con­mi­go to­do el co­le­gio y fue ella la que me in­vi­tó al pa­seo de San­ta Mar­ta, ahí fue don­de nos co­no­ci­mos mu­cho más y em­pe­za­mos a sa­lir”, con­tó Mar­ce­la.

Da­niel ya ha­bía de­ci­di­do ir­se a es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en Bo­go­tá. Des­pués de un año, Mar­ce­la tam­bién de­ci­dió ir­se a es­tu­diar Pu­bli­ci­dad y Di­se­ño Grá­fi­co en la ca­pi­tal y allí vi­vie­ron to­da la épo­ca de es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Seis años des­pués ella re­gre­só a su ciu­dad na­tal, al mes si­guien­te él hi­zo lo mis­mo.

“Cuan­do vol­vi­mos a Ba­rran­qui­lla ya lle­vá­ba­mos cin­co años de re­la­ción y la ra­zón prin­ci­pal por la que nos vi­ni­mos nue­va­men­te fue por­que ex­tra­ñá­ba­mos la ca­li­dad de vi­da de acá, la sen­ci­llez de las co­sas y so­bre to­do a nues­tras fa­mi­lias”, ex­pli­có Da­niel.

Pa­ra ese mo­men­to él ya ha­bía ini­cia­do un pro­yec­to, un mar­ket pla­ce lla­ma­do me­lo­com­pro.com, el cual sin pen­sar­lo se­ría el im­pul­so per­fec­to pa­ra que jun­tos crea­ran su pro­pia em­pre­sa de mer­ca­deo di­gi­tal, de­sa­rro­llo y crea­ción de apps.

“Nun­ca pen­sa­mos que lo que es­tu­dia­mos iba a ser el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra mon­tar nues­tra pro­pia em­pre­sa. Cuan­do em­pren­dí con me­lo­com­pro. com, mu­chos ami­gos y fa­mi­lia­res nos pre­gun­ta­ban có­mo lo hicimos y eso nos dio la idea de pen­sar en ha­cer­lo no­so­tros mis­mos”, de­ta­lló Da­niel.

Así fue co­mo na­ció e-me.co, una em­pre­sa que lle­va el se­llo de los dos y que sin pen­sar­lo en po­co tiem­po da­ría gran­des re­sul­ta­dos gra­cias a la in­no­va­ción y di­na­mis­mo que los ca­rac­te­ri­za, ade­más de su es­pí­ri­tu de jó­ve­nes em­pren­de­do­res.

“Fue muy ché­ve­re por­que co­mo ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas siem­pre me gus­tó mu­cho la pro­gra­ma­ción, la tec­no­lo­gía y to­dos es­tos te­mas, y Mar­ce co­mo di­se­ña­do­ra y pu­bli­cis­ta es muy bue­na, en­ton­ces esa fue la mez­cla ma­gis­tral pa­ra crear una em­pre­sa di­gi­tal”, agre­gó Da­niel.

Con su em­pre­sa cre­cien­do y te­nien­do un im­por­tan­te aho­rro pa­ra com­prar su pro­pio apar­ta­men­to, Da­niel de­ci­dió pe­dir­le ma­tri­mo­nio a Mar­ce­la.

“Cuan­do de­ci­dí pe­dir­le ma­tri­mo­nio a Mar­ce ha­blé con mi tío que es el due­ño de una jo­ye­ría pa­ra ha­cer el di­se­ño del ani­llo. Yo te­nía una fe­cha pa­ra pe­dir­le la mano, pe­ro mi tío ter­mi­nó el ani­llo más rá­pi­do de lo que pen­sé, así que yo no qui­se es­pe­rar”, re­la­tó Da­niel.

Fue el 15 de abril de 2016 el día en el que Mar­ce­la le dio el “sí” pa­ra siem­pre a Da­niel y 10 me­ses des­pués, lue­go de un ar­duo pro­ce­so de pre­pa­ra­ti­vos, ju­ra­ron amor eterno an­te el al­tar de la Igle­sia de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, en Ba­rran­qui­lla.

Hoy día la pa­re­ja se pro­yec­ta profesionalmente con su em­pre­sa co­mo lí­de­res en el mer­ca­do di­gi­tal, con­quis­tan­do mu­chos más clien­tes a ni­vel in­ter­na­cio­nal. GC

UN PLAN QUE ... “Una de las co­sas que más nos gus­ta ha­cer es co­ci­nar. So­mos unos chefs pro­fe­sio­na­les (ri­sas)”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.