Jor­ge Mattos y las cons­truc­cio­nes que edi­fi­can su vi­da

Pa­ra el em­pre­sa­rio Jor­ge Mattos, el apo­yo de su nú­cleo fa­mi­liar y sa­ber “con­cre­tar una idea” se han con­ver­ti­do en las cla­ves de su éxi­to en el sec­tor de la cons­truc­ción.

Gente Caribe - - Front Page - Págs. 8-9

EL EM­PRE­SA­RIO ES EL PRE­SI­DEN­TE DE UNA IM­POR­TAN­TE CONS­TRUC­TO­RA EN BO­GO­TÁ. EN LA AC­TUA­LI­DAD LI­DE­RA UN PRO­YEC­TO QUE TIE­NE CO­MO FIN PO­TEN­CIAR EL MER­CA­DO DE LA MO­DA MA­SI­VA EN CO­LOM­BIA, SO­LO CON MAR­CAS NA­CIO­NA­LES. AQUÍ LES PRE­SEN­TA­MOS LA HIS­TO­RIA DE ÉXI­TO DE ES­TE BA­RRAN­QUI­LLE­RO.

Des­de que era pe­que­ño, el ba­rran­qui­lle­ro Jor­ge En­ri­que Mattos Ba­rre­ra sin­tió por pri­me­ra vez una gran afi­ni­dad por los ne­go­cios. Su mo­ti­va­ción y pa­sión por em­pren­der “se fue des­per­tan­do” en el mo­men­to en el que de­ci­dió em­pe­zar a tra­ba­jar con su her­mano ma­yor, Car­los, en su ciu­dad na­tal.

“Re­cuer­do que a mi pa­dre, quien fue al­go­do­ne­ro, no le gus­ta­ba la idea de que tra­ba­ja­ra a tan cor­ta edad, pues él siem­pre es­tu­vo in­tere­sa­do en que me en­fo­ca­ra pri­mor­dial­men­te a sa­car ade­lan­te mi edu­ca­ción pri­ma­ria. Pe­ro mi fuer­za por los ne­go­cios era tan gran­de que me es­for­za­ba mu­cho en el co­le­gio pa­ra ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos y así me de­ja­ran tra­ba­jar”, con­tó Jor­ge.

Al cul­mi­nar su eta­pa es­co­lar, via­jó a Bo­go­tá pa­ra for­mar­se pro­fe­sio­nal­men­te. Es­tu­dió du­ran­te dos

años en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, via­jó a Bos­ton ( Es­ta­dos Uni­dos) y lue­go se vin­cu­ló al Po­li­téc­ni­co Gran­co­lom­biano, don­de es­tu­dió Ad­mi­nis­tra­ción Fi­nan­cie­ra.

“Ter­mi­né mi ca­rre­ra de no­che, por­que en ese en­ton­ces to­mé la decisión de ca­sar­me muy jo­ven y te­nía que man­te­ner a mi fa­mi­lia. Me ca­sé en con­tra de la vo­lun­tad de mis pa­pás que creían que no iba a fun­cio­nar y por or­gu­llo pro­pio y for­ma­ción tra­ba­jé du­ro pa­ra de­mos­trar­les que sí era ca­paz”, con­fe­só.

Lue­go, to­mó la decisión de ini­ciar, en com­pa­ñía de su her­mano, una em­pre­sa de ven­ta de vehícu­los de al­ta ga­ma, sin de­jar a un la­do la “gran atrac­ción por los mercados populares” que siem­pre ca­rac­te­ri­zó su “es­pí­ri­tu em­pre­sa­rial”.

“Siem­pre pen­sé que los gran­des ne­go­cios es­ta­ban en los mercados ma­si­vos. Me fui dan­do cuen­ta de la im­por­tan­cia de de­jar una hue­lla en el país y de em­pe­zar a cons­truir pro­yec­tos con los que to­do el pue­blo co­lom­biano pu­die­ra be­ne­fi­ciar­se”, agre­gó.

Su in­tui­ción lo lle­vó po­co a po­co a in­cur­sio­nar en el sec­tor de la cons­truc­ción, de una ma­ne­ra po­co con­ven­cio­nal, y ba­sa­do en el prin­ci­pio de la in­no­va­ción y la al­ta ca­li­dad, pues “la idea no es crear al­go des­de ce­ro, sino mejorar lo que ya es­tá he­cho. Si hay al­go que fun­cio­na, lo que ha­ce­mos es per­fec­cio­nar­lo y ac­tua­li­zar­lo con la tec­no­lo­gía per­ti­nen­te”.

En la ac­tua­li­dad se desem­pe­ña co­mo el pre­si­den­te de la com­pa­ñía cons­truc­to­ra Neos Group S.A, en­car­ga­da de la crea­ción, diseño y cons­truc­ción de cen­tros co­mer­cia­les y edi­fi­cios.

“Un buen ne­go­cio en oca­sio­nes em­pie­za co­mo un ac­ci­den­te. Una vez lle­gué a que me pro­pu­sie­ran un lo­te en el sec­tor co­mer­cial de San Vic­to­rino, en el cen­tro de Bo­go­tá y me lla­mó la aten­ción el mo­vi­mien­to del mer­ca­do de la con­fec­ción y de la mo­da ma­yo­ris­ta en es­te ba­rrio. Fue en ese mo­men­to cuan­do de­ci­dí crear allí Neos Mo­da, un cen­tro co­mer­cial que re­uni­rá en un mis­mo es­ce­na­rio a co­mer­cian­tes de es­ta zo­na con la in­ten­ción de dig­ni­fi­car las ven­tas in­for­ma­les y ha­cer vi­si­bles las mar­cas na­cio­na­les ba­jo el le­ma “Me­jor he­cho en Co­lom­bia”, co­men­tó.

Así pues, Mattos es­pe­ra igual­men­te lle­var es­ta ini­cia­ti­va a dis­tin­tas re­gio­nes del país, co­mo el Ca­ri­be co­lom­biano, pues ciu­da­des co­mo Ba­rran­qui­lla “siem­pre han si­do la puer­ta de en­tra­da de la mo­da co­lom­bia­na y don­de hay di­se­ña­do­res de al­ta cos­tu­ra, de pron­ta mo­da y de ro­pa po­pu­lar”.

Pe­se a que en su tra­yec­to­ria la­bo­ral ha lo­gra­do con­quis­tar una in­fi­ni­tud de pro­yec­tos, Jor­ge con­si­de­ra que to­da­vía hay uno que no ha ter­mi­na­do.

“Mi fa­mi­lia es la cons­truc­ción más gran­de que he he­cho en mi vi­da. Ten­go tres hi­jas, una her­mo­sa nie­ta y una es­po­sa que ado­ro. Ade­más, vie­ne otro nie­to en ca­mino. Ellos son lo más gra­ti­fi­can­te que yo ten­go y son mi apo­yo al em­pren­der nue­vos re­tos la­bo­ra­les. Es mi edi­fi­cio más gran­de y es­pe­ro que nun­ca ter­mi­ne por­que sue­ño con que mi fa­mi­lia lo si­ga cons­tru­yen­do”, ma­ni­fes­tó.

De igual mo­do, Jor­ge Mattos, de fa­mi­lia ce­sa­ren­se, ase­gu­ra ser hin­cha del Ju­nior de Ba­rran­qui­lla y del Pa­rís Saint- Ger­main. Agre­ga que “no pa­sa un so­lo día a la se­ma­na” en el que no sal­ga a tro­tar a las 5 de la ma­ña­na.

“Dis­fru­to sa­lir a pa­tru­llar las ciu­da­des pa­ra ver qué es­tá pa­san­do y dón­de se es­tá con­cen­tran­do el desa­rro­llo. Me gus­ta via­jar y des­can­sar en mi tiem­po li­bre, pe­ro siem­pre pen­san­do en una ma­ne­ra de traer nue­vas pro­pues­tas”, estableció.

Pa­ra es­te em­pre­sa­rio, la cla­ve del éxi­to en los ne­go­cios no es más que “con­cre­tar una idea, tra­zar un li­bre­to y se­guir ade­lan­te has­ta com­ple­tar­lo”. Aña­de que siem­pre se pre­sen­ta­rán en el ca­mino in­con­ve­nien­tes y mo­men­tos en los que “ves que tu ideal no es po­si­ble”, pe­ro to­do cam­bia si “crees en el pro­yec­to, ana­li­zas la via­bi­li­dad de la idea con los nú­me­ros y man­tie­nes el fo­co pues­to has­ta el fi­nal”. GC

LA CLA­VE DEL ÉXI­TO... “Con­cre­tar una idea, tra­zar un li­bre­to y se­guir ade­lan­te has­ta com­ple­tar­lo”.

SO­BRE CO­LOM­BIA... “Siem­pre ten­go en men­te crear pro­yec­tos que de­jen hue­lla en el país y que be­ne­fi­cien a los co­lom­bia­nos”.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... So­fía Vergara Sil­via Tche­ras­si Car­men Se­púl­ve­da Vi­via­na Es­caf y Jo­sé Mi­guel Amín, y nues­tro co­la­bo­ra­dor el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

El ba­rran­qui­lle­ro Jor­ge Mattos ini­ció ofi­cial­men­te su “vi­da em­pre­sa­rial” en 1986.

La ca­li­dad de vi­da de la ca­pi­tal atlan­ti­cen­se, el ca­ris­ma y ca­li­dez de los ba­rran­qui­lle­ros son los as­pec­tos que más ex­tra­ña Mattos de su ciu­dad na­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.