Car­men Se­púl­ve­da Ad­mi­nis­tra­do­ra ho­te­le­ra

Di­ri­gir des­de ha­ce 13 años una de las pla­zas de mo­da más an­ti­guas de Ba­rran­qui­lla le ha per­mi­ti­do con­fir­mar que su ho­ri­zon­te es­tá en es­te ám­bi­to la­bo­ral. Cree con con­vic­ción que la ciu­dad cre­ce ca­da vez más co­mer­cial­men­te.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

La ba­rran­qui­lle­ra Car­men Se­púl­ve­da se de­fi­ne en cua­tro pa­la­bras: te­na­ci­dad, crea­ti­vi­dad, sen­si­bi­li­dad y fuer­za. Es­tos cua­tro atri­bu­tos ase­gu­ra te­ner­los en su per­so­na­li­dad, pues­to que —pa­ra ella— “el gé­ne­ro fe­me­nino es te­naz, tie­ne fuer­za en el co­ra­zón, es sen­si­ble en cual­quier cir­cuns­tan­cia y crea­ti­va en ca­da una de sus res­pon­sa­bi­li­da­des dia­rias”.

Cuen­ta que es ad­mi­nis­tra­do­ra ho­te­le­ra y su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal ini­ció en el Ho­tel El Pra­do, en 1982. Lue­go, en 1993 lle­gó a ad­mi­nis­trar el Cen­tro Co­mer­cial Vi­lla Country de Ba­rran­qui­lla y de allí fue in­vi­ta­da, ha­ce 13 años, a di­ri­gir el Country Pla­za.

“Yo ad­mi­nis­tro Country Pla­za, la pla­za de mo­da más tra­di­cio­nal de Ba­rran­qui­lla. Es­te año cum­pli­re­mos 28 años de es­tar en la ciu­dad (...) Yo re­cuer­do que cuan­do es­ta­ba en la ad­mi­nis­tra­ción de Vi­lla Country subía al ter­cer pi­so y veía ha­cia el Country Pla­za y de­cía que al­gún día que­ría llegar a ad­mi­nis­trar­lo y hoy go­zo de esa gran reali­dad”.

En la ac­tua­li­dad tam­bién ofre­ce ser­vi­cios de out­sour­cing al Cen­tro Co­mer­cial Me­tro­po­li­tano.

De su tra­ba­jo des­ta­ca que to­do el tiem­po sien­te el com­pro­mi­so de dar apo­yo a to­do aquel que ne­ce­si­te de sus co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia.

Men­cio­na que ge­ren­ciar cen­tros co­mer­cia­les es una ex­pe­rien­cia in­tere­san­te. Aho­ra, des­ta­ca que re­co­rrer un ca­mino en el ám­bi­to de la ho­te­le­ría le per­mi­tió for­ta­le­cer sus ha­bi­li­da­des co­mo pro­fe­sio­nal. Con­si­de­ra que su tra­ba­jo no es un sa­cri­fi­cio, de he­cho se sien­te afor­tu­na­da al re­ci­bir re­mu­ne­ra­ción ha­cien­do lo que le apa­sio­na.

“Mi mé­du­la es co­mer­cial. A mí me gus­ta ma­ne­jar la aten­ción al clien­te, por­que las per­so­nas no me al­te­ran. Qué bueno que tu clien­te in­terno o ex­terno se va­ya de tu ofi­ci­na con una sonrisa, por­que su­pis­te ma­ne­jar la si­tua­ción, le ha­blas­te con res­pe­to y le dis­te una bue­na so­lu­ción (...) Una re­gla ge­ne­ral pa­ra mí y mis em­plea­dos es que los clien­tes siem­pre tie­nen la ra­zón”.

Se­púl­ve­da afir­ma que su vi­sión es­tá en­fo­ca­da a se­guir ad­mi­nis­tran­do cen­tros co­mer­cia­les has­ta el úl­ti­mo día de su vi­da. Cree con con­vic­ción que va­le la pe­na ayu­dar a las per­so­nas de su en­torno, im­par­tién­do­les co­no­ci­mien­to pa­ra que ten­gan un desem­pe­ño co­rrec­to en su es­pa­cio la­bo­ral.

Es­tá ca­sa­da ha­ce 22 me­ses y es ma­dre de Yis­seth Za­pa­ta, de 33 años; Cé­sar Ra­món, de 25; y Luis Al­ber­to, de 22. Afir­ma que su la­do ma­ter­nal tam­bién lo apli­ca con su equi­po de tra­ba­jo.

Se con­si­de­ra cre­yen­te de Dios y tie­ne la fir­me con­vic­ción de que to­do lo que ha lo­gra­do has­ta el mo­men­to, jun­to a sus do­nes y ta­len­tos, se lo de­be a ese ser su­pre­mo. Co­mo ac­to de gra­ti­tud en su tiem­po li­bre pre­di­ca el evan­ge­lio.

Ex­pli­ca que la cla­ve pa­ra ser una

mu­jer exi­to­sa es­tá en com­bi­nar la par­te espiritual, fa­mi­liar y la­bo­ral.

Ama su ciu­dad na­tal y se de­cla­ra hin­cha apa­sio­na­da de Ju­nior. Ve Ba­rran­qui­lla co­mo el me­jor vi­vi­de­ro del mun­do, “una ciu­dad con nue­va ca­ra que va­le la pe­na mos­trar por fue­ra”. Su si­tio fa­vo­ri­to es el mar y en cuan­to a la gas­tro­no­mía de­gus­ta con placer la mo­ja­rra fri­ta acom­pa­ña­da de arroz con co­co, la bu­ti­fa­rra, el arroz de ca­ma­rón y la ca­zue­la de ma­ris­cos.

CEN­TROS CO­MER­CIA­LES. Se­púl­ve­da di­ce que son pun­tos de en­cuen­tro tan­to pa­ra el ex­tran­je­ro co­mo pa­ra el na­ti­vo. Es el plus que tie­nen las ciu­da­des y, so­bre to­do, son es­pa­cios de di­ver­sión. “A mí me re­sul­ta atrac­ti­vo vi­si­tar una nue­va ciu­dad y co­no­cer sus cen­tros co­mer­cia­les”.

Se re­fie­re a las edi­fi­ca­cio­nes de nue­vos cen­tros co­mer­cia­les en la ca­pi­tal atlan­ti­cen­se y ex­pli­ca que in­du­da­ble­men­te apor­tan desa­rro­llo. Aña­de que “an­tes de que cual­quier cons­truc­tor reali­ce una in­ver­sión de gran en­ver­ga­du­ra tie­ne que rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes, es­tu­dios de mer­ca­do y aná­li­sis de có­mo se mue­ve el co­mer­cio en la ciu­dad. En­ton­ces, con esos ele­men­tos se prue­ba que sí hay ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­los”.

Por otra par­te, in­di­ca que los tra­ba­jos que pro­por­cio­na es­te seg­men­to del mer­ca­do de­mues­tran que Ba­rran­qui­lla es­tá cre­cien­do co­mer­cial­men­te, y se con­vier­te en una sec­ción del país atrac­ti­va pa­ra las per­so­nas y em­pre­sa­rios.

LA FUN­DA­CIÓN. “Lo que ha­ce tu mano de­re­cha que no lo se­pa tu mano iz­quier­da. Sin em­bar­go, va­le la pe­na men­cio­nar que en la fun­da­ción Ven­ce­do­res rea­li­za­mos un tra­ba­jo es­pe­cial pa­ra ayu­dar a las per­so­nas que la gen­te ve co­mo desecha­das (...) Si no po­de­mos arre­glar­le la vi­da a to­do el mun­do, ayu­de­mos a quien ten­ga­mos en fren­te, em­pe­ce­mos a dar de lo que te­ne­mos”.

Su la­bor en es­ta obra es­tá en­fo­ca­da en res­ca­tar a per­so­nas de la ca­lle y brin­dar­les ayu­da psi­co­ló­gi­ca y espiritual.

De es­ta la­bor se be­ne­fi­cian 165 ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos, con quie­nes rea­li­zan una se­rie de ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les pa­ra su cre­ci­mien­to. GC

UN PUN­TO DE VIS­TA... “Qué bueno que tu clien­te sal­ga de tu ofi­ci­na con una sonrisa por­que le dis­te una gra­ta so­lu­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.