Dios es mu­jer

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

¿Có­mo se­ría un mun­do sin ma­chis­mo? Es­ta es una pre­gun­ta que nos te­ne­mos que ha­cer to­dos los se­res hu­ma­nos que ha­bi­ta­mos es­te pla­ne­ta en pleno si­glo 21. Por­que en es­te mun­do en el que la tec­no­lo­gía ha he­cho más in­me­dia­to y más cer­cano, en el que hay nue­vas for­mas de jun­tar­se y de amar­se, en el que las fron­te­ras se rue­dan fá­cil­men­te, y en el que los com­pro­mi­sos son pro­vi­sio­na­les y los afec­tos parecen de­ter­mi­na­dos ex­clu­si­va­men­te por el placer fí­si­co, si­gue sien­do un mun­do en el que: es evi­den­te que el des­em­pleo si­gue afec­tan­do mu­cho más a las mu­je­res que a los hom­bres. So­lo un 20% de los pues­tos di­rec­ti­vos de las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán ocu­pa­dos por mu­je­res y es­to dis­mi­nu­ye aún más cuan­do ha­bla­mos del CEO que es­ca­sa­men­te al­can­za el 5%.

En la unión eu­ro­pea ca­si la mi­tad de las mu­je­res de­nun­cian su­frir vio­len­cia la­bo­ral. El 80% del tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do a ni­vel mun­dial es rea­li­za­do por mu­je­res. Se unen a las ci­fras da­das an­te­rior­men­te que las mu­je­res re­ci­ban me­nos re­mu­ne­ra­ción por rea­li­zar el mis­mo tra­ba­jo que rea­li­zan los hom­bres. En cuan­to a las ta­reas do­més­ti­cas las es­ta­dís­ti­cas di­cen que las mu­je­res rea­li­zan 13 ho­ras más a la se­ma­na que los hom­bres. Aún en es­ta épo­ca una de ca­da tres mu­je­res su­fre vio­len­cia fí­si­ca o se­xual, por lo ge­ne­ral por par­te de su pa­re­ja, y un 38% de ellas mue­re por es­ta cau­sa.

El ma­tri­mo­nio for­za­do afec­ta a un ter­cio de las mu­je­res ca­sa­das an­tes de los 18 años y un 11% de las mu­je­res se ca­sa an­tes de cum­plir 15 años. 530 mi­llo­nes de mu­je­res en el mun­do son anal­fa­be­tas, fren­te a 266 mi­llo­nes de hom­bres. En Co­lom­bia so­lo el 15% de los pues­tos po­lí­ti­cos es ocu­pa­do por per­so­nas del se­xo fe­me­nino, por so­lo men­cio­nar los da­tos más re­le­van­tes que po­nen a nues­tra disposición las me­di­cio­nes más re­cien­tes.

Es­to no pue­de se­guir más. Es ne­ce­sa­rio que ha­ya un cambio de men­ta­li­dad y un com­pro­mi­so por des­te­rrar de nues­tras ac­cio­nes dia­rias cual­quier manifestación machista. Tan­to los hom­bres co­mo las mu­je­res te­ne­mos que lu­char por des­te­rrar de nues­tra co­ti­dia­ni­dad cual­quier ac­ción machista por su­til que pa­rez­ca. Es el mo­men­to que los hom­bres en­ten­da­mos que no po­de­mos ha­cer pi­ro­pos que irres­pe­ten la dig­ni­dad de las mu­je­res, que ellas no se vis­ten pa­ra, que cuan­do di­cen no es no, y evi­tar en­ton­ces in­sis­tir de una for­ma aco­sa­do­ra. En­ten­der que los chis­tes que de­ni­gran de la mu­jer no son gra­cio­sos y que lo úni­co que ha­cen es mos­trar nues­tro irres­pe­to.

Es el mo­men­to pa­ra que las mu­je­res no se vuel­van enemi­gas de la mu­je­res y que no ha­gan co­men­ta­rios da­ñi­nos por sus ac­tua­cio­nes so­cia­les o se­xua­les. Un tiem­po pa­ra re­la­cio­nes de equi­dad, en las que no ha­ya de­pen­den­cias de na­die en nin­gu­na di­men­sión.

En es­te con­tex­to es ne­ce­sa­rio que el dis­cur­so re­li­gio­so no sir­va co­mo jus­ti­fi­ca­ción de nin­gu­na ac­ción machista. En­ten­der que lo fe­me­nino tam­bién ex­pre­sa a Dios tan­to co­mo lo mas­cu­lino, por­que los dos he­mos si­do crea­dos a su ima­gen y se­me­jan­za. Que la pro­pues­ta de Je­sús im­pli­ca siem­pre equi­dad, res­pe­to y ser­vi­cio a to­dos. Es el mo­men­to de en­ten­der que es­ta­mos lla­ma­dos a amar en li­ber­tad y res­pon­sa­bi­li­dad. De to­do es­to qui­se ha­cer las re­fle­xio­nes que es­toy pre­sen­tan­do en for­ma de li­bro. La publicación que se lla­ma co­mo es­te ar­tícu­lo que les com­par­to hoy. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.