Efraín Quintero Vi­cep­te. del Fes­ti­val Va­lle­na­to

Es­te val­du­pa­ren­se ‘de pu­ra ce­pa’ es ar­qui­tec­to, ar­tis­ta plás­ti­co, aman­te a sus tra­di­cio­nes y miem­bro de la Fun­da­ción del Fes­ti­val de la Le­yen­da Va­lle­na­ta des­de que se fun­dó en el año 1986.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ca­ro­li­na Var­gas Hor­ma­za @Ca­ri­to­var­gash FO­TOS Nés­tor De Ávi­la

Des­de el sie­te de agos­to de 1952, día en el que na­ció Efraín Quintero Mo­li­na, ya co­rría por sus ve­nas el sa­bor del va­lle­na­to.

Den­tro de su ár­bol ge­nea­ló­gi­co se pue­den res­ca­tar tan­to de la fa­mi­lia Quintero, co­mo de la fa­mi­lia Mo­li­na, per­so­na­jes cla­ves de la his­to­ria po­lí­ti­ca y cul­tu­ral de la ca­pi­tal del Ce­sar.

Su ma­dre Gra­cie­la Mo­li­na, una mu­jer de Pa­ti­llal, pri­ma her­ma­na de Jai­me Mo­li­na y su pa­dre Efraín Quintero Araú­jo, pri­mo her­mano de ‘La ca­ci­ca’ Con­sue­lo Araú­jo.

“Yo soy un va­lle­na­to, un va­lle­na­to pe­ro de los na­tos”, ex­pre­só con or­gu­llo Efraín, quién ade­más de ser el vi­ce­pre­si­den­te de la Fun­da­ción Fes­ti­val de la Le­yen­da Va­lle­na­ta, es ar­qui­tec­to de pro­fe­sión y ar­tis­ta plás­ti­co.

“Es­tu­dié Ar­qui­tec­tu­ra en la Ja­ve­ria­na y en el año 74 fui­mos por pri­me­ra vez con un gru­po de ami­gos al Mu­seo de Ar­te en Car­ta­ge­na, en

ese mo­men­to ini­cié mi ca­rre­ra co­mo ar­tis­ta plás­ti­co”, agre­gó.

Sus obras de ex­pre­sio­nis­mo fi­gu­ra­ti­vo siem­pre han te­ni­do im­pre­so el se­llo va­lle­na­to que lo ca­rac­te­ri­za, el pai­sa­je de su Va­lle­du­par es una de las co­sas que más lo ins­pi­ra.

“Yo soy un enamo­ra­do de mi tie­rra, cuan­do pin­to uti­li­zo sus co­lo­res. A pe­sar de ser muy uni­ver­sal pin­tar pai­sa­jes, la te­má­ti­ca mía siem­pre ha si­do plas­mar­los de ma­ne­ra mu­cho más abs­trac­ta y fi­gu­ra­ti­va”, ex­pli­có Quintero.

Ese mis­mo amor por su tie­rra y por la mú­si­ca va­lle­na­ta, lo lle­vó des­de pe­que­ño, exac­ta­men­te en el año 69, a crear sus pri­me­ros víncu­los con la or­ga­ni­za­ción de ese en­ton­ces del Fes­ti­val Va­lle­na­to.

Mo­men­to en el que Efraín, cuen­ta, en­tró por pri­me­ra vez a ser par­te del Fes­ti­val de la Le­yen­da Va­lle­na­ta cuan­do em­pe­zó a co­la­bo­rar co­mo es­tu­dian­te. “Íba­mos con un gru­po de ami­gos a Bo­go­tá, a pro­mo­cio­nar el fes­ti­val. Apo­yá­ba­mos to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes del fes­ti­val”.

Esa pa­sión por las tra­di­cio­nes que em­pe­zó a for­mar­se des­de que él es­ta­ba en el vien­tre de su ma­dre, era mu­cho más fuer­te de lo que se ima­gi­na­ba, Efraín sa­bía que ese víncu­lo ape­nas em­pe­za­ba a for­mar­se y nun­ca más se iba a rom­per.

“Pa­ra no­so­tros el va­lle­na­to es co­mo un ‘ avi­chu­cho’ que se te me­te den­tro de la piel y nun­ca sa­le. Des­de pe­que­ño veía las pa­rran­das de nues­tros pa­pás que cul­ti­va­ban siem­pre ese es­pí­ri­tu pa­rran­de­ro. Por eso el va­lle­na­to na­ció con­mi­go y se­gui­rá con­mi­go”, ma­ni­fes­tó Efraín.

Fue en el año 81 cuan­do re­gre­só de los Es­ta­dos Uni­dos, don­de vi­vió apro­xi­ma­da­men­te seis años, que con­ti­nuó tra­ba­jan­do pa­ra for­ta­le­cer y man­te­ner las tra­di­cio­nes de su tie­rra. Así pues, en el año 86, cuan­do se fun­dó la Fun­da­ción del Fes­ti­val de la Le­yen­da Va­lle­na­ta, lo con­vo­ca­ron in­me­dia­ta­men­te pa­ra ser par­te de ella.

“Al mo­men­to de crear la fun­da­ción, au­to­má­ti­ca­men­te me lla­ma­ron y des­de ese mo­men­to soy miem­bro de ella. En el 2004 me nom­bra­ron co­mo vi­ce­pre­si­den­te y así ven­go acom­pa­ñan­do a Ro­dol­fo Mo­li­na (pre­si­den­te)”, des­cri­bió Quintero.

Sin du­da aquel even­to de ex­pre­sión fol­cló­ri­ca más im­por­tan­te que tie­ne la cul­tu­ra va­lle­na­ta y que con­ta­ba, se­gún ex­pli­ca su vi­ce­pre­si­den­te, con tan so­lo 14 par­ti­ci­pan­tes, ha ve­ni­do cre­cien­do en gran me­di­da, re­ga­lán­do­le a la mú­si­ca de acor­deón ca­da vez un ma­yor re­co­no­ci­mien­to.

Hoy día cuen­ta, se­gún las pa­la­bras de Efraín, con apro­xi­ma­da­men­te 400 par­ti­ci­pan­tes en­tre las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías.

“El va­lle­na­to lo pa­rió la pro­vin­cia, pe­ro Va­lle­du­par lo aco­gió y lo ama­man­tó”, ase­gu­ra Quintero con to­tal or­gu­llo. “Pa­ra no­so­tros es de mu­cho ho­nor y de­fen­de­mos a ca­pa y es­pa­da esa ac­ti­vi­dad que he­mos desa­rro­lla­do por tra­di­ción”. GC

SO­BRE SU CIU­DAD NA­TAL... “El va­lle­na­to lo pa­rió la pro­vin­cia, pe­ro Va­lle­du­par lo aco­gió y lo ama­man­tó”.

SO­BRE ÉL... “Soy un enamo­ra­do de mi tie­rra, cuan­do pin­to uti­li­zo siem­pre to­dos sus co­lo­res”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.