# Eres va­lio­so

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

En es­tos días he po­di­do com­par­tir al­gu­nas con­fe­ren­cias en dis­tin­tas ciu­da­des con to­do ti­po de per­so­nas. Ha si­do una ri­que­za el en­cuen­tro con se­res hu­ma­nos que sin im­por­tar su afi­lia­ción re­li­gio­sa, po­lí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, tie­nen una bús­que­da de sen­ti­do en sus vi­das y de pro­fun­di­dad pa­ra su co­ti­dia­ni­dad que nos ha per­mi­ti­do coin­ci­dir. De he­cho, al­gu­nos co­no­ci­dos abier­ta­men­te ateos y otros de esos que vi­ven su vi­da al mar­gen de las cues­tio­nes re­li­gio­sas, los que co­mún­men­te lla­ma­mos ag­nós­ti­cos, asis­tie­ron al re­cien­te en­cuen­tro que tu­vi­mos en Ba­rran­qui­lla en el que es­tu­ve com­par­tien­do des­de la idea del va­lor in­cal­cu­la­ble que to­dos te­ne­mos co­mo se­res hu­ma­nos in­de­pen­dien­te de las eti­que­tas, que a ve­ces pa­re­cen se­pa­rar­nos, y que con fre­cuen­cia ha­cen que otros nos per­ci­ban con un ma­yor o me­nor va­lor sim­ple­men­te por obe­dien­cia al pre­jui­cio.

La ex­pe­rien­cia que he ve­ni­do tra­ba­jan­do en al­gu­nas ciu­da­des se lla­ma #Ere­sin­va­lua­ble, y tie­ne de fon­do la re­fle­xión a la que me con­du­jo to­do el tra­ba­jo pre­vio a la re­dac­ción del li­bro Dios es mu­jer. To­do lo que pu­de ver y es­cu­char, lo que me en­con­tré en la bús­que­da de las ra­zo­nes pa­ra ese evi­den­te des­equi­li­brio en­tre los ro­les, los im­pac­tos, los re­co­no­ci­mien­tos en­tre hom­bres y mu­je­res me hi­cie­ron per­ci­bir que de fon­do te­ne­mos unas es­truc­tu­ras so­cia­les que sue­len ha­cer que per­da­mos de vis­ta nues­tro va­lor co­mo se­res hu­ma­nos, y que ol­vi­de­mos el va­lor de los que nos ro­dean, es­pe­cial­men­te de aque­llos con los que la dis­cri­mi­na­ción se ha en­sa­ña­do con ma­yor fuer­za.

Creo pro­fun­da­men­te en el va­lor in­cal­cu­la­ble, in­ne­go­cia­ble y ab­so­lu­to de to­dos los se­res hu­ma­nos. Un va­lor que no pue­de de­fi­nir­se por las con­di­cio­nes de vi­da con las que na­ci­mos o en las que na­ci­mos; pues ya es tiem­po de que de­jen de exis­tir los pri­me­ros, se­gun­dos y ter­ce­ros mun­dos, tan­to a ni­vel glo­bal co­mo lo­cal. Bas­ta ya de pa­tro­ci­nar que ha­ya ciu­da­da­nos de ter­ce­ra ca­te­go­ría en nues­tras re­gio­nes, en nues­tras ciu­da­des, e in­clu­so al in­te­rior de nues­tras pro­pias ca­sas. Ho­ga­res en los que el se­ñor de ca­sa es un mo­nar­ca ab­so­lu­to y su es­po­sa es la úl­ti­ma en la ca­de­na de su cor­te real son una pe­sa­di­lla que ya de­be­mos su­pe­rar y que no po­de­mos se­guir elo­gian­do. Fa­mi­lias que tie­nen hi­jos que se lle­van to­da la de­di­ca­ción del mun­do mien­tras que otros se dejan a su suer­te y ha­cen par­te de un pa­sa­do que pron­to ten­dre­mos que erra­di­car de nues­tra reali­dad.

Pe­ro ade­más, es pre­ci­so re­cu­pe­rar el re­co­no­ci­mien­to de lo más hu­mano de los otros, de sus ras­gos más ge­nia­les, de sus ac­tua­cio­nes lle­nas de co­ra­je o de bon­dad. Por eso he que­ri­do in­vi­tar a to­dos los que han com­par­ti­do o com­par­ti­rán es­ta ex­pe­rien­cia, a que re­cuer­den que su sa­cri­fi­cio dia­rio es vá­li­do. Que las ma­dru­ga­das pa­ra ase­gu­rar el bie­nes­tar de sus hi­jos son ac­tos he­roi­cos, que su son­ri­sa en me­dio de las di­fi­cul­ta­des es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria, que su de­ter­mi­na­ción a en­fren­tar la in­jus­ti­cia has­ta en su más pe­que­ña ma­ni­fes­ta­ción es vi­tal pa­ra ser una me­jor so­cie­dad. Que nin­guno de no­so­tros im­por­ta po­co, y que ca­da uno va­le to­do eso que ha­ce por ser fe­liz. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.