Mi­mi Ana­ya Acor­deo­ne­ra

Mir­yam Mi­le­na Ana­ya, quien in­ter­pre­tó a ‘Ca­ya’ Qui­roz en la no­ve­la ‘Tar­de lo co­no­cí’, can­ta y com­po­ne va­lle­na­tos des­de que te­nía sie­te años.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Y FO­TOS San­dra Pino Bac­ca san­dra­pi­nob@gmail.com

Re­cuer­da co­mo si fue­ra ayer sus 11 años cuan­do co­no­ció a Pa­tri­cia Tehe­rán y es­tan­do en su ca­sa re­ci­bie­ron la fa­tí­di­ca no­ti­cia de su muer­te.

“En el mo­men­to del ac­ci­den­te don­de ella per­dió la vi­da yo es­ta­ba en su ca­sa, en Car­ta­ge­na. Vi­ví ese tris­te mo­men­to jun­to a su fa­mi­lia y su gru­po”, re­la­tó Ana­ya.

Vein­ti­dós años des­pués ca­rac­te­ri­zó a la acor­deo­ne­ra de Tehe­rán en la his­to­ria que con­tó su trá­gi­ca y má­gi­ca his­to­ria.

“Tar­de lo co­no­cí sig­ni­fi­có mu­chas co­sas en mi vi­da. Mar­có mi ca­rre­ra mu­si­cal, por­que me die­ron la opor­tu­ni­dad de re­pre­sen­tar a una de las me­jo­res acor­deo­nis­tas del país, Gra­cie­la Ce­ba­llos, ‘Che­la’, quien fue mi ami­ga in­con­di­cio­nal y mi co­le­ga. Ade­más de los re­cuer­dos que ten­go de cuan­do co­no­cí a la ver­da­de­ra Pa­tri­cia Tehe­rán”, na­rra con ab­so­lu­ta nos­tal­gia la ar­tis­ta de Mon­te­lí­bano, Cór­do­ba, na­ci­da en cu­na de acor­deo­nes.

Mi­mi, co­mo es co­no­ci­da, es la úni­ca mu­jer en­tre los seis hi­jos de la fa­mi­lia Ana­ya. Fue­ron su pa­dre y su her­mano Alvin quie­nes la en­se­ña­ron, guia­ron y si­guen a su la­do siem­pre en to­do es­te pro­ce­so mu­si­cal.

La ni­ña con­sen­ti­da, la ‘pe­chi­cho­na’, nun­ca ha de­ja­do de so­ñar con tras­cen­der en la mú­si­ca a ni­vel nacional e in­ter­na­cio­nal, por ello es­tá en­fo­ca­da en tra­zar el ca­mino de la mu­jer en un círcu­lo que has­ta ha­ce muy po­co era com­ple­ta­men­te mas­cu­lino.

“Es­te ca­mino no es na­da más. Yo el ta­len­to lo ten­go, así co­mo lo tie­nen mu­chos ar­tis­tas que no son co­no­ci­dos en es­te país. Se tra­ta de te­ner el su­fi­cien­te apo­yo. Se tra­ta de que nos den un es­pa­cio en el mun­do del va­lle­na­to. Se tra­ta de que nos abran más puer­tas y que la mu­jer sea re­co­no­ci­da en el fol­clor va­lle­na­to. Que nos den nues­tro lu­gar”, aña­de.

Agre­ga que lo que ha lo­gra­do se lo de­be a la ex­pe­rien­cia mu­si­cal ad­qui­ri­da en los fes­ti­va­les va­lle­na­tos, es­pa­cio en el que se pre­sen­tó du­ran­te su ni­ñez.

“Fue­ron más de 20 fes­ti­va­les a ni­vel nacional en los que me pre­sen­té. En va­rios ocu­pé los pri­me­ros pues­tos. Ob­tu­ve el se­gun­do lu­gar en el fes­ti­val de Va­lle­du­par en 1997, en la ca­te­go­ría in­fan­til. Le de­bo mi pri­me­ra pro­duc­ción mu­si­cal rea­li­za­da en 1998 con mi her­mano, ba­jo el

se­llo de dis­cos Fuen­tes en Me­de­llín, el co­mien­zo de otro pro­ce­so que me mar­có pa­ra siem­pre. Son ya más de 20 Años de ca­rre­ra ar­tís­ti­ca que me han for­ma­do pro­fe­sio­nal­men­te”, es­ta­ble­ce.

Ma­ni­fies­ta que, ade­más de ser com­po­si­to­ra e ins­tru­men­tis­ta, “en un me­dio que pa­ra mu­chas mu­je­res ha si­do di­fí­cil man­te­ner­se”, se con­si­de­ra co­mo una mu­jer con una fe in­que­bran­ta­ble que ha lle­va­do su mú­si­ca y sus acor­des por “ca­da rin­cón del país”.

Ade­más, re­co­no­ce que ca­da una de las se­ries y pro­duc­cio­nes que rin­den ho­me­na­je a los ar­tis­tas muer­tos y vi­vos, se con­vier­ten en un ex­ce­len­te tram­po­lín pa­ra sus ac­to­res; “y es es­to lo que se de­be apro­ve­char, pues se con­vier­te en una gran ben­di­ción pa­ra re­pun­tar en un mer­ca­do bas­tan­te com­pe­ti­ti­vo”.

“En es­tos mo­men­tos es­toy en la gra­ba­ción y lan­za­mien­to de mi sen­ci­llo

No me da la Ga­na, en coau­to­ría con mi ami­ga co­le­ga Adria­na Gra­no­bles. Es­te lo es­ta­re­mos lan­zan­do a me­dia­dos de es­te año. Quie­ro cum­plir mi sue­ño de que mi mú­si­ca sea co­no­ci­da en ca­da rin­cón del mun­do. Sue­ño con to­car mi acor­deón por to­do el pla­ne­ta y dar­le fe­li­ci­dad a ca­da per­so­na que me es­cu­che”.

Va­lien­te y sin ta­pu­jos, so­ña­do­ra, aman­te de la co­mi­da cos­te­ña y leal al mo­te de que­so que le ha­ce su ma­dre, di­ce que sa­be a cien­cia cier­ta que le da­rá a los su­yos y a sus se­gui­do­res in­nu­me­ra­bles sa­tis­fac­cio­nes, y que col­ga­rá pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos que ra­ti­fi­ca­rán el va­lor de la mu­jer en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. GC

SU AN­HE­LO... “Sue­ño con to­car mi acor­deón por to­do el pla­ne­ta y ha­cer fe­liz a los que me es­cu­chen”.

SO­BRE ELLA... “Son ya más de 20 años de ca­rre­ra ar­tís­ti­ca los que me han for­ma­do pro­fe­sio­nal­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.