Ma­ría Fer­nan­da Me­jía, una em­pre­sa­ria que ‘res­pi­ra’ fes­ti­val

Es­ta val­du­pa­ren­se se con­si­de­ra co­mo una “pro­mo­to­ra y em­ba­ja­do­ra per­ma­nen­te” del va­lle­na­to y de su tie­rra na­tal. Ca­da año ha­ce de su ca­sa un es­ce­na­rio don­de pre­do­mi­nan los acor­deo­nes, las me­ce­do­ras y las gua­cha­ra­cas.

Gente Caribe - - Protagonista - TEX­TO Mi­guel Ba­rrios FO­TOS Nés­tor de Ávi­la

Ade­más de ser una re­co­no­ci­da em­pre­sa­ria en Va­lle­du­par, Ma­ría Fer­nan­da Me­jía Ce­ba­llos se ha con­ver­ti­do en la ‘em­ba­ja­do­ra’ del Fes­ti­val de la Le­yen­da Va­lle­na­ta en es­ta ca­pi­tal. Su ca­sa, en el ba­rrio No­va­li­to, en el nor­te de la ciu­dad, re­fle­ja el am­bien­te de la fies­ta de los acor­deo­nes, la cual ha re­ci­bi­do en es­tos días al me­nos 50 in­vi­ta­dos de otras la­ti­tu­des.

“No hay pla­cer más gran­de que dis­fru­tar es­te cer­ta­men, des­de no­viem­bre o di­ciem­bre me pongo mo­do fes­ti­val”, di­ce es­ta va­lle­na­ta, pro­fe­sio­nal en de­co­ra­ción y di­bu­jo ar­qui­tec­tó­ni­co que en 2017 fue dis­tin­gui­da por la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Va­lle­du­par co­mo em- pre­sa­ria del año, tras su tra­yec­to­ria y li­de­raz­go en di­fe­ren­tes ám­bi­tos.

Se con­si­de­ra una pro­mo­to­ra per­ma­nen­te de su tie­rra y del fes­ti­val. “Apo­ya­mos siem­pre a la Fun­da­ción del Fes­ti­val de la Le­yen­da Va­lle­na­ta, por­que son ellos los que han he­cho que es­to crez­ca ca­da día más; en­ton­ces di­go que soy una ser­vi­do­ra de ese ba­ta­llón”, ma­ni­fies­ta Ma­ría Fer­nan­da, quien tie­ne en la en­tra­da de su ca­sa un vie­jo cam­pe­ro Jeep Willys de los que an­ta­ño se usa­ban pa­ra mo­vi­li­zar­se en las pa­rran­das, ador­na­do con un acor­deón, som­bre­ro vuel­tiao y flo­res; ade­más en su te­rra­za hay una de­co­ra­ción con ca­ja, gua­cha­ra­ca y me­ce­do­ras, que le dan la bien­ve­ni­da a la fies­ta.

“Soy una em­ba­ja­do­ra de nues­tra cul­tu­ra, de po­der de­cir que te­ne­mos que po­ner­nos el ves­ti­do de pi­lo­ne­ra, de ha­cer y con­ser­var to­do lo que en su mo­men­to Con­sue­lo Araú­jo tam­bién ini­ció, lo­gró y que ha lle­va­do a que es­to to­que to­das las puer­tas in­ter­na­cio­na­les”, pun­tua­li­zó.

ES­PO­SA, MA­DRE Y EM­PRE­SA­RIA. Ma­ría Fer­nan­da Me­jía na­ció en Va­lle­du­par, en el ho­gar del val­du­pa­ren­se Or­lan­do Me­jía y la sa­ma­ria Car­men Ce­ba­llos, es la ma­yor de cua­tro her­ma­nos, de los cua­les uno fa­lle­ció. Es­tá ca­sa­da ha­ce 29 años con el mé­di­co pe­dia­tra Al­ber­to Aro­ca Saad, con quien tie­ne dos hi­jos: Al­ber­to Ma­rio, quien es mé­di­co y es­tá es­pe­cia­li­zán­do­se en ra­dio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, y Juan Se­bas­tián, quien ter­mi­nó ha­ce dos me­ses Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas.

Di­ce que su fa­mi­lia es prio­ri­dad,

aun­que con­si­de­ra fun­da­men­tal en la vi­da a sus ami­gos, se­ña­la que su hobby es de­di­car­se a su vi­vien­da.

“Es­ta ca­sa es mi re­fle­jo, el mí­ni­mo grano pues­to en ella es a gus­to mío y ca­da co­sa tie­ne una his­to­ria”, pre­ci­sa.

Ade­más del rol de es­po­sa y ma­dre, Ma­ría Fer­nan­da Me­jía es una lí­der em­pre­sa­rial en Va­lle­du­par, su pu­jan­za, de­di­ca­ción y es­pí­ri­tu de ser­vir le han per­mi­ti­do des­ta­car­se en su ac­ti­vi­dad la­bo­ral. Ella in­te­gra la Jun­ta Di­rec­ti­va de la Clí­ni­ca Va­lle­du­par y el Con­do­mi­nio Re­si­den­cial Sie­rra La­gu­na en San­ta Mar­ta. Es apa­sio­na­da por la etiqueta en la me­sa y la bue­na de­co­ra­ción y ac­tual­men­te tie­ne la fran­qui­cia de la mar­ca Car­mi­ña Vi­lle­gas.

Su pri­mer em­pleo fue co­mo de­li­nean­te de ar­qui­tec­tu­ra en la Se­cre­ta­ría de Pla­nea­ción de la Al­cal­día de Va- lle­du­par. En 1989 fue de­sig­na­da co­mo ge­ren­te de la ofi­ci­na de Fi­nan­cia­mien­to Co­mer­cial Di­ners Club, en­ti­dad que pos­te­rior­men­te se trans­for­mó en el Ban­co Su­pe­rior, don­de laboró en for- ma con­ti­nua du­ran­te 17 años. Lue­go, por so­li­ci­tud de su sue­gra, Isa­bel Saad de Aro­ca, en­tró a acom­pa­ñar el ma­ne­jo de una em­pre­sa fa­mi­liar de la que son so­cios su es­po­so Al­ber­to Aro­ca Saad y su cu­ña­do Víc­tor Hu­go Aro­ca.

Fren­te a la exal­ta­ción que le hi­zo la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Va­lle­du­par se­ña­ló: “a mu­cho ho­nor a fi­na­les de 2017 re­ci­bí una dis­tin­ción co­mo em­pre­sa­ria del año; no me lo es­pe­ra­ba, por­que ho­nes­ta­men­te ha­go las co­sas por na­tu­ra­le­za y nun­ca pen­dien­te de nin­gún re­co­no­ci­mien­to y pa­ra mí fue muy gra­to y de mu­cha sor­pre­sa, por­que no pen­sé que la gen­te se da­ba cuen­ta de lo que uno ha­cía”.

No obs­tan­te, di­jo que lo re­ci­bió con mu­cho or­gu­llo per­so­nal y el de mu­chas mu­je­res anó­ni­mas que ha­cen em­pre­sa en la ciu­dad y en el de­par­ta­men­to, “por­que en nues­tro ca­so se­gui­mos te­nien­do el pa­pel de es­po­sas, amas de ca­sa, ma­dres, pro­fe­sio­na­les y em­pre­sa­rias to­do el tiem­po, lo que mo­des­tia apar­te es muy va­lio­so”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.