In­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra sa­nar mis re­la­cio­nes

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

Des­de que co­mien­za nues­tro pro­ce­so edu­ca­ti­vo for­mal, o co­mo me gus­ta lla­mar­lo, de do­mes­ti­ca­ción, nos obli­gan a aca­llar nues­tras emo­cio­nes. So­bre to­do aque­llas ca­li­fi­ca­das co­mo “ne­ga­ti­vas” o “tó­xi­cas”. Po­co a po­co, va­mos anes­te­sian­do nues­tro mun­do emo­cio­nal, eva­dién­do­lo y re­cu­rrien­do siem­pre a la ra­zón pa­ra re­sol­ver ca­da si­tua­ción re­ta­do­ra que se nos pre­sen­ta.

Tal y co­mo la de­fi­ne su crea­dor Da­niel Go­le­man, la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es­tá cons­ti­tui­da por to­das aque­llas ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des pa­ra acep­tar, com­pren­der y ges­tio­nar nues­tras emo­cio­nes y las de quie­nes nos ro­dean.

Gra­cias a la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal te­ne­mos el con­trol de las reac­cio­nes an­te si­tua­cio­nes y ges­tos de los de­más. Di­ce el re­frán: “son mu­chos los te­mas que es­ca­pan a nues­tro con­trol en la vi­da, pe­ro sí po­de­mos con­tro­lar có­mo reac­cio­na­mos an­te las co­sas”.

La evi­den­cia cien­tí­fi­ca con­fir­ma la im­por­tan­cia de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. Un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia (Madrid), con alum­nos de se­cun­da­ria, mues­tra que aque­llos que tu­vie­ron una ges­tión de sus emo­cio­nes más efec­ti­va, ob­tu­vie­ron muy po­cas san­cio­nes por in­dis­ci­pli­na en sus res­pec­ti­vos sa­lo­nes de cla­se.

Uno de los ma­yo­res be­ne­fi­cios de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal tie­ne que ver con la ca­pa­ci­dad sa­na­do­ra de nues­tras in­ter­ac­cio­nes. Co­men­ce­mos por la prin­ci­pal re­la­ción que de­be- mos cul­ti­var: con no­so­tros mis­mos. ¿Cuán­tas ve­ces nos de­ja­mos de­rrum­bar por una emo­ción tó­xi­ca co­mo la cul­pa o el re­sen­ti­mien­to ha­cia no­so­tros mis­mos? ¿Qué tan com­pa­si­vos so­mos cuan­do co­me­te­mos un error?

Y no quie­ro de­cir con es­to que no nos cues­tio­ne­mos o no per­mi­ta­mos te­ner un mo­men­to de tris­te­za cuan­do la si­tua­ción lo ame­ri­te. Sig­ni­fi­ca ver a la ca­ra al do­lor y de­cir­le: “te re­co­noz­co y te per­mi­to es­tar aquí has­ta que sea yo quien lo de­ci­da”.

De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, la de­pre­sión es una en­fer­me­dad que afec­ta a 350 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do. Cuan­do esa mis­ma fuen­te afir­ma que el ries­go de sui­ci­dio en la po­bla­ción de­pre­si­va es 30 ve­ces ma­yor al del res­to de la po­bla­ción, se en­cien­den to­das las alar­mas.

Asi­mis­mo, las re­la­cio­nes con ter­ce­ros pue­den ser sa­na­das a tra­vés de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, ya que nos per­mi­te es­tar más cen­tra­dos en lo que sen­ti­mos y có­mo se com­bi­na e in­ter­re­la­cio­na con lo que pue­de es­tar sin­tien- do el otro pa­ra lo­grar con­sen­so y em­pa­tía, lo que se tra­du­ce en bie­nes­tar.

En el li­bro El Anal­fa­be­to Emo­cio­nal pro­fun­di­za­mos so­bre el te­ma y to­das las di­fe­ren­tes aris­tas que abar­ca, in­clu­yen­do el im­pac­to del uni­ver­so de las emo­cio­nes so­bre nues­tra sa­lud, vi­ta­li­dad y fe­li­ci­dad.

¡Ges­tio­na tus emo­cio­nes y re­gá­la­te re­la­cio­nes sa­nas y du­ra­de­ras! GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.