Ha­blar de po­lí­ti­ca

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Por es­tos días el te­ma po­lí­ti­co nos ha lle­va­do a unas si­tua­cio­nes ex­tre­mas de di­vi­sión e in­to­le­ran­cia que ame­na­za con no de­jar­nos con­vi­vir. En­tien­do que ca­da uno tie­ne de­re­cho a te­ner su pro­pia com­pren­sión de la reali­dad po­lí­ti­ca, a ex­pre­sar­la y a de­fen­der­la con to­dos los ar­gu­men­tos po­si­bles, pe­ro no en­tien­do que se ha­ga des­de el in­sul­to, el mal­tra­to, la des­ca­li­fi­ca­ción del otro y la eli­mi­na­ción de su opi­nión. Creo que te­ne­mos que cre­cer en res­pe­to y to­le­ran­cia fren­te a la di­fe­ren­cia. Es cla­ro que hay po­si­cio­nes que no nos gus­tan y que cree­mos que no son co­rrec­tas, pe­ro eso no nos ha­bi­li­ta pa­ra des­truir con nues­tras pa­la­bras y ac­cio­nes a las per­so­nas que las sos­tie­nen.

Por es­tos días es­tá prohi­bi­do ha­blar de po­lí­ti­ca con los ami­gos y fa­mi­lia­res, to­do ter­mi­na en un “co­ge-co­ge”, en el que fal­ta el res­pe­to, el amor, el buen tra­to y la se­re­ni­dad. No es de ex­tra­ñar que al­gu­nas fa­mi­lias es­tén di­vi­di­das por sus ideas po­lí­ti­cas y que al­gu­nas amis­ta­des no re­sis­tan un diá­lo­go so­bre los acon­te­ci­mien­tos re­la­cio­na­dos con las elec­cio­nes. Quien du­ran­te esas con­ver­sa­cio­nes ten­ga la sen­sa­ción de que los otros son pe­li­gro­sos so­lo por­que pien­san di­fe­ren­te, es bueno que re­vi­se sus re­la­cio­nes, su in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y su ni­vel de to­le­ran­cia.

Com­pren­do que es pre­ci­so y vá­li­do ex­pre­sar cla­ra­men­te lo que pen­sa­mos y lo que cree­mos que es lo me­jor pa­ra el país, pe­ro sin creer­nos due­ños de la ver­dad y sin es­tar con­ven­ci­dos de que los otros son unos es­tú­pi­dos que na­da han en­ten­di­do. Siem­pre es opor­tuno dia­lo­gar y tra­tar de en­ten­der al otro, es la úni­ca opor­tu­ni­dad de vi­vir en una so­cie­dad que po­si­bi­li­te el de­sa­rro­llo in­te­gral de ca­da uno de sus miem­bros. Y que to­do diá­lo­go nos ayu­de a te­ner una mi­ra­da crí­ti­ca so­bre lo que oí­mos, lo que ve­mos, lo que lee­mos.

Los que he­mos op­ta­do por vi­vir a la ma­ne­ra de Je­sús, eso es, los que he­mos asu­mi­do la pro­pues­ta exis­ten­cial del Na­za­reno co­mo nues­tra, no po­de­mos caer en la tram­pa del odio y de la vio­len­cia. Na­da más fuer­te que la ter­nu­ra. Na­da más trans­for­ma­dor que el ser­vi­cio y la so­li­da­ri­dad. Na­da más con­vin­cen­te que la cohe­ren­cia de vi­da. Na­da más ne­ce­sa­rio que la mi­se­ri­cor­dia y la com­pren­sión. Na­da más sa­na­dor que el amor. Eso es lo que a dia­rio se nos tie­ne que no­tar en nues­tras re­la­cio­nes y es la ma­ne­ra co­mo po­de­mos de­jar cons­tan­cia de la efi­ca­cia que tie­nen los va­lo­res del cris­tia­nis­mo pa­ra ha­cer­nos vi­vir en ple­ni­tud.

Te­ne­mos que lu­char por nues­tros idea­les, pe­ro siem­pre sa­bien­do vi­vir co­mo ver­da­de­ros dis­cí­pu­los de Je­sús. En­tien­do que no po­de­mos en­tre­gar al­gu­nos va­lo­res que son fun­da­men­ta­les pa­ra ha­cer nues­tro pro­yec­to de vi­da. Va­lo­res co­mo la li­ber­tad, la dig­ni­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad y la fa­mi­lia. Es ne­ce­sa­rio que se­pa­mos ele­gir y que lo ha­ga­mos res­pon­sa­ble­men­te, que nun­ca per­da­mos nues­tra dig­ni­dad y que en­ten­da­mos que to­dos so­mos fa­mi­lia.

Te pro­pon­go ser un cla­ro ejem­plo de la fe en Je­sús y que la de­mues­tres con las me­jo­res ac­ti­tu­des que se re­quie­ren. No ol­vi­des que esa es la me­jor ma­ne­ra de ala­bar y bendecir su nom­bre. Eso im­pli­ca ser ca­paz de per­do­nar y de es­ta­ble­cer con­di­cio­nes de re­con­ci­lia­ción. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.