Ma­rilyn Díaz Melgarejo Ex­se­ño­ra Atlán­ti­co

Es­ta ba­rran­qui­lle­ra es ma­dre, abue­la, ex­se­ño­ra Atlán­ti­co y di­rec­to­ra de Fun­da Ca­ro, una or­ga­ni­za­ción crea­da en ho­nor a su hi­ja fa­lle­ci­da, Ca­ro­li­na A. Ávi­la Díaz.

Gente Caribe - - Índice - TE­MÁ­TI­CAS. La se­xua­li­dad es uno de los prin­ci­pa­les te­mas que se ma­ne­jan den­tro de las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za la fun­da­ción to­dos los sá­ba­dos TEX­TO Ca­ro­li­na Var­gas Hor­ma­za @ Ca­ri­to­var­gash FO­TOS Or­lan­do Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Ma­rilyn Díaz Melgarejo, ex­se­ño­ra Atlán­ti­co, re­cuer­da co­mo si hu­bie­se si­do ayer el mo­men­to en el que jun­to a su hi­ja Ca­ro­li­na An­drea Ávi­la Díaz, pla­nea­ban la crea­ción de un pro­yec­to so­cial que más que ayu­dar a aque­llos que lo ne­ce­si­tan, se con­ver­ti­ría en una mano ami­ga pa­ra cons­truir sue­ños.

Hoy día Ca­ri­to, co­mo la lla­ma­ban ca­ri­ño­sa­men­te sus her­ma­nos Fer­nan­do y Al­fon­so Ávi­la (co­no­ci­dos mu­si­cal­men­te co­mo Los Twins), no es­tá. Falleció en di­ciem­bre del 2013. Sin em­bar­go, su an­he­lo por ser­vir­les a los de­más si­guió vi­vo den­tro del co­ra­zón de su ma­dre.

“Cuan­do mi hi­ja aún es­ta­ba vi­va yo co­men­cé a de­cir­le —Ca­ro yo qui­sie­ra crear una fun­da­ción, va­mos a tra­ba­jar en eso— ella, de una me di­jo —cla­ro que sí ma­mi, va­mos ha­cer­lo—”, re­cor­dó Ma­rilyn.

Con ese im­pul­so que sur­gió ha­ce apro­xi­ma­da­men­te seis años, na­ció Fun­da Ca­ro, un es­pa­cio que, se­gún ex­pli­có Díaz, fue crea­do es­pe­cial­men­te pa­ra jó­ve­nes que vi­ven en po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles, y lle­va ese nom­bre pre­ci­sa­men­te en ho­nor a su hi­ja Ca­ro­li­na.

“Yo na­cí y pa­sé gran par­te de mi vi­da en el ba­rrio Si­món Bo­lí­var, en ese en­ton­ces pa­ra mí era un ba­rrio sano, pe­ro aho­ra tie­ne mu­cha ne­ce­si­dad, los jó­ve­nes, co­mo en to­do ba­rrio vul­ne­ra­ble, es­tán des­ubi­ca­dos. La dro­ga, la pros­ti­tu­ción, el mi­cro­trá­fi­co, to­do es­to se ha apo­de­ra­do de ellos. Por eso de­ci­dí tra­ba­jar con es­ta po­bla­ción”, agre­gó.

A pe­sar de que ini­cial­men­te la idea de Ma­rilyn era tra­ba­jar en el ba­rrio que la vio cre­cer (Si­món Bo­lí­var), ella con­tó que se le pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en el co­rre­gi­mien­to La Pla­ya a tra­vés de una de sus pri­mas que la­bo­ra­ba allí.

“Mi pri­ma me pre­sen­ta a la co­mu­ni­dad y yo les pre­sen­to el pro­yec­to a pe­sar que en pri­me­ra ins­tan­cia es­ta­ban bas­tan­te in­cré­du­los, por­que me de­cían que has­ta su co­mu­ni­dad ha­bían lle­ga­do mu­chas per­so­nas pro­me­tién­do­les mil co­sas pe­ro al fi­nal so­lo se to­ma­ban las fo­tos con ellos y se iban sin ha­cer na­da. Sin em­bar­go, les pe­dí la opor­tu­ni­dad, me la die­ron y así em­pe­zó to­do”, re­la­tó.

Fun­da Ca­ro co­men­zó a fun­cio­nar ofi­cial­men­te ha­ce tres años, con tan so­lo cin­co ni­ños. Hoy día cuen­ta con 70 de ellos, al­go que lle­na de or­gu­llo a es­ta ma­dre ba­rran­qui­lle­ra.

“Hoy con­ta­mos con 70 ni­ños y ni­ñas en­tre los 9 y 17 años. La idea es tra­ba­jar con ni­ños en­tre los 11 y 17 años, pe­ro han lle­ga­do al­gu­nos pe­que­ños de 9 y 10 que vi­nie­ron un día, les gus­tó es­tar aquí y no se qui­sie­ron ir”, di­jo Ma­rilyn.

des­de las 9:00 a.m. has­ta las 12:00 del me­dio­día en un jar­dín in­fan­til que le pres­tó uno de los lí­de­res co­mu­na­les del co­rre­gi­mien­to a Ma­rilyn pa­ra con­gre­gar a los jó­ve­nes.

“Uno de los pro­yec­tos que más ma­ne­ja­mos con ellos va en­fo­ca­do prin­ci­pal­men­te en la se­xua­li­dad, en có­mo de­ben ellos pos­ter­gar su se­xua­li­dad y de al­gu­na ma­ne­ra an­te­po­ner su pro­yec­to de vi­da pa­ra que pri­me­ro se desa­rro­llen co­mo se­res hu­ma­nos a tra­vés de sus ta­len­tos y ya lue­go pien­sen en te­ner una vi­da se­xual­men­te ac­ti­va”, ex­pli­có Díaz.

Pa­ra to­car es­te te­ma, que en al­gu­nas fa­mi­lias es con­si­de­ra­do co­mo ta­bú, Ma­rilyn cuen­ta con un equi­po de tra­ba­jo di­ri­gi­do por una psi­có­lo­ga, una tra­ba­ja­do­ra so­cial y una edu­ca­do­ra. Jun­tas crea­ron el pro­yec­to ‘El ejer­ci­cio de una se­xua­li­dad sa­na y res­pon­sa­ble’, don­de tie­nen en cuen­ta di­fe­ren­tes as­pec­tos que rom­pen mitos que co­mún­men­te los jó­ve­nes ad­quie­ren del voz a voz. Ade­más, los po­nen en prác­ti­ca.

Asi­mis­mo, den­tro de la pro­gra­ma­ción los ni­ños rea­li­zan ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas y cuen­tan con un re­ce­so en el que se les brin­da la ali­men­ta­ción e hi­dra­ta­ción que ne­ce­si­tan. “La ma­yo­ría de los ni­ños vie­nen sin desa­yu­nar y cuan­do les da­mos la me­rien­da, mu­chos se co­men so­la­men­te un pe­da­ci­to, el res­to lo guar­dan y se lo lle­van por­que en sus ca­sas no hay”, ma­ni­fes­tó Ma­rilyn.

Así pues, la idea de es­ta ba­rran­qui­lle­ra ague­rri­da, es se­guir cons­tru­yen­do el sue­ño de mu­chos jó­ve­nes en con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, por lo que si­gue to­can­do puer­tas po­co a po­co y así lo­grar re­unir los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra que en un fu­tu­ro, el le­ga­do de su hi­ja, se ex­pan­da por to­do el Atlán­ti­co.

“Sé que pa­ra po­der lle­gar a don­de quie­ro y po­der ayu­dar a es­ta po­bla­ción vul­ne­ra­ble, ne­ce­si­to más re­cur­sos. Por eso es­ta­mos ofre­cien­do pro­yec­tos so­cia­les a los di­fe­ren­tes en­tes pú­bli­cos”, ex­pu­so Díaz.

SO­BRE ELLA. De acuer­do con sus hi­jos, Fer­nan­do ‘ Nan­do’ y Al­fon­so ‘ Pon­cho’ Ávi­la, es­ta pis­cia­na que na­ció un 27 de fe­bre­ro de la unión en­tre un ba­rran­qui­lle­ro y una pe­dra­ce­ra ( de Pe­dra­za, Magdalena), Fe­li­pe Díaz y Do­lo­res Melgarejo, es una mu­jer “echa­da pa­ra ade­lan­te”, sen­ci­lla y muy ser­vi­cial.

“Mi ma­má es una per­so­na hu­mil­de, per­se­ve­ran­te, muy in­te­li­gen­te y her­mo­sa. Lo que más me gus­ta de ella es su sen­ci­llez y sus ga­nas de sa­lir ade­lan­te”, di­jo lleno de or­gu­llo Fer­nan­do.

Mien­tras que pa­ra Al­fon­so, ade­más de ser una muy bue­na ma­dre, es una ex­ce­len­te abue­la, pues él es el pa­dre de la pri­me­ra nie­ta de Ma­rilyn, So­fía Isa­bel Ávi­la Rus­so, una pe­que­ña de cua­tro años que lle­gó a sus vi­das en un mo­men­to cru­cial.

“Mi ma­má es una mu­jer so­ña­do­ra, lu­cha­do­ra y muy cre­yen­te. Co­mo abue­la es ex­ce­len­te. Mi hi­ja, por to­da la si­tua­ción que vi­vi­mos, es co­mo si fue­ra tam­bién la hi­ja de ella, le re­cuer­da mu­cho a Ca­ri­to. Ella ca­da vez que pue­de la con­sien­te mu­cho, le da abra­zos, be­sos y le cuen­ta co­sas. Es­toy muy or­gu­llo­so de mi ma­má”, ex­pre­só Al­fon­so. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.