Ma­ría Elia Abu­chai­be Eco­no­mis­ta

Ade­más de ge­ren­ciar ha­ce cin­co años una aso­cia­ción gre­mial que agru­pa las en­ti­da­des de va­lor del sec­tor de la cons­truc­ción, la ba­rran­qui­lle­ra ase­gu­ra que el tiem­po de ca­li­dad con su hi­ja no se ne­go­cia con na­da ni na­die.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Con­ce­der en­tre­vis­tas en las que com­par­te de­ta­lles so­bre la ges­tión de la cons­truc­ción en el Atlán­ti­co sue­le ser lo co­mún en el día a día de la ba­rran­qui­lle­ra Ma­ría Elia Abu­chai­be. Des­po­jar­se un mo­men­to de su car­go co­mo ge­ren­te de Ca­ma­col Atlán­ti­co pa­ra con­tar so­bre su pa­pel co­mo mu­jer y ma­má no tan­to, aun­que es­to ilu­mi­na sus ojos y le di­bu­ja una son­ri­sa.

Es eco­no­mis­ta y tie­ne dos maes­trías re­la­cio­na­das con te­mas de de­sa­rro­llo. Fue se­cre­ta­ria de Ha­cien­da del Atlán­ti­co, es­tu­vo en la Se­cre­ta­ría de Pla­nea­ción, en la So­cie­dad Por­tua­ria re­gio­nal de Ba­rran­qui­lla, en el Mi­nis­te­rio de Mi­nas y en la ac­tua­li­dad asu­me la ge­ren­cia de la aso­cia­ción que agre­mia a to­da la ca­de­na de va­lor de la cons­truc­ción en el de­par­ta­men­to.

Pa­ra ella man­te­ner el equi­li­brio en ca­da uno de los frentes que le de­man­dan gran res­pon­sa­bi­li­dad, co­mo el ám­bi­to la­bo­ral don­de es pro­fe­sio­nal y en el ho­gar don­de es ma­dre y es­po­sa no es ta­rea fá­cil. No obs­tan­te, des­ta­ca que su vi­da es aún más fe­liz des­de ha­ce seis años, gra­cias a la lle­ga­da de Da­nie­la.

“Ser ma­dre es una ex­pe­rien­cia úni­ca y es­pe­cial, aun­que no ha si­do fá­cil tra­tar de so­bre­lle­var ca­da ám­bi­to de mi vi­da. Siem­pre in­ten­to dar lo me­jor de mí, de he­cho, con mi hi­ja tra­to de es­tar pen­dien­te en alis­tar­la to­das las ma­ña­nas an­tes de que va­ya al co­le­gio. En la tar­de in­ten­to lle­gar un po­co tem­prano pa­ra ver­la an­tes de que duer­ma (...) siem­pre he si­do una ma­dre tra­ba­ja­do­ra, y ella ya lo ha en­ten­di­do”.

Pe­se a los com­pro­mi­sos de su em­pleo, di­ce que dis­fru­tar tiem­po de ca­li­dad al la­do de su hi­ja y com­par­tir ac­ti­vi­da­des co­mo ir a ci­ne, al par­que, ha­cer pi­ja­ma­das y bai­lar, no se ne­go­cian con na­da ni na­die.

“Da­nie­la es el so­le­ci­to que no de­ja de alum­brar­me. Pu­de ha­ber te­ni­do un día di­fí­cil, pe­ro lle­gar a ca­sa y ver­la me re­sul­ta la anes­te­sia que cal­ma el do­lor y qui­ta cual­quier ti­po de preo­cu­pa­ción. Sus ocu­rren­cias me de­mues­tran que tie­ne una per­cep­ción cla­ra de las co­sas y me re­ga­la mu­chas en­se­ñan­zas”.

Ca­li­fi­ca co­mo di­fí­cil el des­pren­di­mien­to que tu­vo de su hi­ja a los tres me­ses de na­ci­mien­to pa­ra re­to­mar sus la­bo­res. Agre­ga que lo más com­pli­ca­do es ma­ne­jar ese sen­ti­mien­to de cul­pa por no es­tar ahí en to­do mo­men­to que su hi­ja lo ha­ya ne­ce­si­ta­do.

De lo más gra­ti­fi­can­te des­ta­ca la pro­yec­ción de su hi­ja, de ver có­mo se re­la­cio­na y ca­da uno de los va­lo­res que po­ne en prác­ti­ca con quie­nes le ro­dean.

EL PA­PEL DE LA MU­JER. “Sea cual sea el rol que la mu­jer desee desa­rro­llar,

SER MA­DRE... “Es una ex­pe­rien­cia que de­man­da tiem­po, pe­ro to­do lo que im­pli­ca es es­pe­cial y úni­co”. SU HI­JA...

“Da­nie­la es el so­le­ci­to que no de­ja de alum­brar­me. Es la anes­te­sia que cal­ma el do­lor y la preo­cu­pa­ción”.

siem­pre vi­vi­rá si­tua­cio­nes exi­gen­tes. En la bús­que­da de te­ner un pa­pel lí­der en es­ta so­cie­dad tan­to en su ho­gar co­mo en el ám­bi­to la­bo­ral, de­man­da un re­to gran­de. Ca­da vez los hi­jos ne­ce­si­tan más tiem­po. Así que la ma­yor par­te de la car­ga pa­ra el equi­li­brio del ho­gar siem­pre ter­mi­na lle­ván­do­la la mu­jer”.

Afir­ma que ca­si siem­pre fal­ta una res­pon­sa­bi­li­dad en la vi­da de la mu­jer, que es la del com­pro­mi­so y el cui­da­do con­si­go mis­ma. “Pues se tra­ta de no ol­vi­dar­nos y tra­ba­jar por el cre­ci­mien­to pro­pio, por la for­ta­le­za del in­te­rior y de to­dos los as­pec­tos pa­ra así brin­dar lo que la so­cie­dad es­pe­ra de ca­da una”.

CO­MO PRO­FE­SIO­NAL. Ma­ría Elia Abu­chai­be menciona que su vi­da pro­fe­sio­nal ini­ció ha­ce 20 años, en la Fun­da­ción pa­ra el De­sa­rro­llo del Ca­ri­be jus­to cuan­do el pa­no­ra­ma de Ba­rran­qui­lla era di­fe­ren­te.

“Aho­ra ve­mos que en po­co tiem­po se pu­do cam­biar la di­rec­ción de la ciu­dad, pues pa­ra aque­lla épo­ca a du­ras pe­nas se ha­bía so­lu­cio­na­do el te­ma de ser­vi­cios pú­bli­cos y no ha­bía in­ver­sio­nes im­por­tan­tes. Po­co a po­co se le ha da­do so­lu­ción a al­gu­nas va­ria­bles co­mo la sa­lud y la edu­ca­ción, lle­van­do a la ca­pi­tal a re­cu­pe­rar ese lu­gar im­por­tan­te que tu­vo cuan­do fue nom­bra­da la Puer­ta de Oro de Co­lom­bia”.

Re­co­no­ce que hay dis­tin­tos as­pec­tos por me­jo­rar. Pe­ro, pa­ra ella, la ca­pi­tal de los atlan­ti­cen­ses hoy día es re­co­no­ci­da a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal co­mo la ciu­dad que cre­ce y cam­bia su rum­bo de ma­ne­ra po­si­ti­va.

Así que a po­cos días de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, ex- pre­sa que Ba­rran­qui­lla es­ta­rá ex­pues­ta an­te to­do el mun­do y se­rá la opor­tu­ni­dad pro­pi­cia pa­ra ‘qui­tar el te­lón’ y de­jar ver “to­da la ges­tión que se ha rea­li­za­do, esa que ter­mi­na sien­do pro­duc­to del es­fuer­zo de mu­chas per­so­nas y de los sec­to­res pú­bli­cos y pri­va­dos”.

Ha­ce cin­co años asu­me la ge­ren­cia de Ca­ma­col Atlán­ti­co y ex­pli­ca que, des­de es­ta en­ti­dad, rea­li­zan ac­ti­vi­da­des que pro­mue­ven la cons­truc­ción en Ba­rran­qui­lla, ade­más de apo­yar a sus afi­lia­dos.

Abu­chai­be pun­tua­li­za en que, co­mo par­te de las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan en Ca­ma­col, del 17 al 19 de ma­yo ofre­ce­rán una feria pro­fe­sio­nal que pro­mue­ve el sec­tor de la cons­truc­ción lla­ma­da Cons­tru­fe­ria del Ca­ri­be. Es­ta ten­drá lu­gar en el Cen­tro de Even­tos Puer­ta de Oro. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.