Au­to­jui­cios: nues­tros ma­yo­res sa­bo­tea­do­res

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la

En el via­je de la vi­da, a ve­ces car­ga­mos con unos gran­des las­tres que li­mi­tan nues­tro vue­lo en li­ber­tad. Esos “pe­sos muer­tos” son los au­to­jui­cios que equi­vo­ca­da­men­te va­mos ali­men­tan­do, dán­do­les fuer­za y que tan­to nos per­ju­di­can. ¿Tie­nes la vi­da que quieres? ¿Qué te li­mi­ta? ¿Dón­de, cuán­do y a quién le com­pras­te esos jui­cios? Re­cuer­da que tus pen­sa­mien­tos de­fi­nen tu reali­dad, es de­cir, eres lo que crees.

To­do jui­cio co­bra vi­da en la reali­dad a tra­vés de las eti­que­tas. El pro­ble­ma con las eti­que­tas es que son sim­ple­men­te cás­ca­ras que con­tie­nen in­ter­pre­ta­cio­nes. Cuan­do so­mos cap­tu­ra­dos por una eti­que­ta, so­mos to­ma­dos por opi­nio­nes y creen­cias. Es de­cir, acep­ta­mos vo­lun­ta­ria­men­te de­cla­ra­cio­nes sin evi­den­cia de su va­li­dez. Las in­ter­pre­ta­cio­nes se con­vier­ten en es­te­reo­ti­pos, que pron­to se con­ver­ti­rán en una fal­sa ca­re­ta.

Nos eti­que­tan des­de una edad tem­pra­na - la fa­mi­lia, pro­fe­so­res y ami­gos-. Y es­tas eti­que­tas, acer­ca de nues­tra apa­rien­cia, per­so­na­li­dad, de có­mo tra­ba­ja­mos, de nues­tro es­ti­lo o com­por­ta­mien­to ge­ne­ral, se re­pi­ten tan a me­nu­do que pa­re­cen ser ver­dad.

Esas eti­que­tas o jui­cios de ter­ce­ros so­bre no­so­tros pa­san a ser per­ju­di­cia­les cuan­do los da­mos por cier­tos sin ni si­quie­ra cues­tio­nar­los (es­to su­ce­de de ma­ne­ra in­cons­cien­te). Fra­ses co­mo “es que yo soy…”, “es que yo no sir­vo…”, “es que yo soy ma­lo pa­ra…” re­pre­sen­tan la ver­ba­li­za­ción de au­to­jui­cios que no son pa­ra na­da cier­tos.

Cuan­do nos apli­ca­mos eti­que­tas, nos po­ne­mos un fil­tro en la ma­ne­ra co­mo nos ve­mos y ve­mos al mun­do. Di­cho fil­tro es­tre­cha nues­tra vi­sión y re­du­ce nues­tras po­si­bi­li­da­des. Las eti­que­tas se al­ma­ce­nan en nues­tra men­te de la mis­ma ma­ne­ra en que fue­ron pro­yec­ta­das so­bre no­so­tros. Así po­de­mos en­ten­der el po­der de las pa­la­bras y los pen­sa­mien­tos.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gico y de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Oc­ci­den­te (Mé­xi­co) so­bre el apren­di­za­je au­to­rre­gu­la­do en es­tu­dian­tes de edu­ca­ción su­pe­rior en­con­tró que los es­tu­dian­tes con ba­jas ca­li­fi­ca­cio­nes sue­len sim­ple­men­te li­mi­tar­se a sa­car el mí­ni­mo re­que­ri­do pa­ra apro­bar, y com­pa­rar­se con el res­to de sus com­pa­ñe­ros, sin to­mar en cuen­ta el fac­tor del es­fuer­zo rea­li­za­do. Es de­cir, ya tie­nen un au­to­jui­cio de ser ma­los es­tu­dian­tes, y por en­de ac­túan co­mo ta­les. Es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car cuá­les son esos au­to­jui­cios in­fun­da­dos que nos li­mi­tan pa­ra sus­ti­tuir­los por nue­vos que nos abran po­si­bi­li­da­des y nos acer­quen al bie­nes­tar.

Las eti­que­tas son in­fle­xi­bles y rí­gi­das. No nos per­mi­ten ser o com­por­tar­nos de ma­ne­ra di­fe­ren­te a la mal lla­ma­da “normalidad”. Una eti­que­ta pue­de con­ver­tir­se en una creen­cia li­mi­tan­te que nos man­tie­ne atas­ca­dos, in­clu­so cuan­do que­re­mos cam­biar. Siem­pre hay un jui­cio -po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo- que va con nues­tras eti­que­tas. Cuan­do la eti­que­ta se ajus­ta, nos sen­ti­mos bien acer­ca de no­so­tros mis­mos y cuan­do no en­ca­ja­mos, nos sen­ti­mos mal. Nos ve­mos desem­bo­ca­dos a la cul­pa, ver­güen­za, ira, de­cep­ción o re­sen­ti­mien­to.

Las creen­cias di­ri­gen nues­tros pen­sa­mien­tos. Los au­to­jui­cios nos sa­bo­tean y li­mi­tan nues­tro po­der de ac­ción. Es fun­da­men­tal dar pa­sos ca­da día pa­ra acep­tar­se a sí mis­mo co­mo un ser in­fi­ni­ta­men­te com­ple­jo y en cons­tan­te evo­lu­ción. Cul­ti­var la acep­ta­ción y la au­to­com­pa­sión se ha­ce im­pres­cin­di­ble.

¡Nun­ca es tar­de pa­ra trans­for­mar au­to­jui­cios en pen­sa­mien­tos cons­truc­ti­vos y con­ver­tir­nos en me­jo­res y más fe­li­ces se­res hu­ma­nos! GC

www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.