Dios es ma­dre

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Me im­pre­sio­na que, en el An­ti­guo Tes­ta­men­to, pro­du­ci­do li­te­ra­ria­men­te, ba­jo la ins­pi­ra­ción del Es­pí­ri­tu San­to, en una cul­tu­ra pa­triar­cal, no ha­ya nin­gún re­pa­ro en pre­sen­tar las ma­ni­fes­ta­cio­nes de Dios des­de imá­ge­nes fe­me­ni­nas. No tie­nen mie­do ellos de mos­trar que des­de las ac­tua­cio­nes fe­me­ni­nas se pue­da com­pren­der las ma­ni­fes­ta­cio­nes de Dios. La­men­to que en nues­tra ma­ne­ra mio­pe de ver las co­sas se crea que só­lo lo mas­cu­lino di­ce lo que Dios es. Por eso es­cri­bir el li­bro Dios es mu­jer fue una ex­pe­rien­cia su­bli­me por­que fue en­con­trar a Dios en la ter­nu­ra, en la in­tui­ción, en la lu­cha de las ma­dres, y eso real­men­te me ha he­cho for­ta­le­cer más mi re­la­ción con Él. Ma­ña­na co­mer­cial­men­te se ce­le­bra el día de las ma­dres y se­gu­ro to­dos es­ta­re­mos aten­tos a com­par­tir o ha­cer­le lle­gar un re­ga­lo, un abra­zo a nues­tra pro­ge­ni­to­ra. Mu­chos vol­ve­rán a llo­rar por­que ella ya no es­tá con ellos, sino que vi­ve en la pre­sen­cia de Dios.

“Sión de­cía: El Se­ñor me aban­do­nó, mi Dios se ol­vi­dó de mí.” Pe­ro ¿aca­so una ma­dre ol­vi­da o de­ja de amar a su pro­pio hi­jo? Pues, aun­que ella lo ol­vi­de, yo no te ol­vi­da­ré”. (Isaías 49,14-15) Aquí Isaías res­pon­de a la sen­sa­ción de aban­dono que tie­ne el pue­blo de Dios, re­cor­dan­do que Dios es tan fiel co­mo lo es una ma­dre con el hi­jo de sus en­tra­ñas, pe­ro aún si una ma­dre ol­vi­da­rá a su hi­jo –co­sa que no pa­re­ce po­si­ble en es­te con­tex­to- Dios no ol­vi­da­ría a su pue­blo. Dios nos ama co­mo ama una ma­dre. Eso im­pli­ca cer­ca­nía, cui­da­do, ter­nu­ra, fi­de­li­dad y tan­tos otros va­lo­res que to­dos he­mos ex­pe­ri­men­ta­do en la re­la­ción con nues­tra ma­dre.

En mi li­bro lo co­men­to en los si­guien­tes tér­mi­nos: “la ima­gen de Dios co­mo ma­dre re­sal­ta la ter­nu­ra y la fi­de­li­dad que tie­ne Él pa­ra con los hom­bres. Es la ter­nu­ra de una ma­dre, esa ter­nu­ra que pro­te­ge, que cui­da, que ali­men­ta, que acom­pa­ña. Es la ter­nu­ra na­ci­da en la ca­ri­cia de una ma­dre y no en la fuer­za de un pa­dre. Es la ter­nu­ra que pro­te­ge no por lo im­pe­ne­tra­ble de una ar­ma­du­ra sino por la uni­dad del amor que se sien­te por el otro. Es pro­ba­ble que una ma­dre que cui­da a su hi­jo sea una ima­gen que re­pre­sen­te de­bi­li­dad pa­ra un ima­gi­na­rio acos­tum­bra­do a la fuer­za fí­si­ca y a la vio­len­cia, pe­ro na­da más po­de­ro­so que la ter­nu­ra que ha­ce que los se­res hu­ma­nos se sien­tan en­te­ros in­te­rior­men­te y pro­te­gi­dos por el amor. Acep­te­mos sin mie­do que Dios ama co­mo ama la ma­dre, pro­te­ge con la ter­nu­ra de la pro­ge­ni­to­ra, cui­da con la aten­ción de quien ha lle­va­do den­tro a ese ser, acom­pa­ña co­mo aque­lla que nun­ca se se­pa­ra de su hi­jo, aun­que és­te li­bre y au­tó­no­ma­men­te ha­ga su vi­da por sus pro­pios ca­mi­nos”.

To­da es­ta re­fle­xión nos lle­va a va­lo­rar mu­cho más de lo que ha­ce­mos a nues­tras ma­dres. Es el mo­men­to pa­ra pen­sar en to­do lo que han he­cho por no­so­tros y pa­ra tra­tar de re­tri­buir­le —sé que no lo es­pe­ran— to­do su amor, to­do su cui­da­do y ha­cer­les sen­tir lo im­por­tan­te que son pa­ra no­so­tros. Es im­por­tan­te ha­cer­lo hoy, cuan­do te pue­den es­cu­char y cuan­do sien­ten tus ca­ri­cias, y no es­pe­rar a que ha­yan par­ti­do a don­de Dios pa­ra de­cir­les lo que, tal vez, ya no pue­dan ex­pe­ri­men­tar. No se tra­ta de dar re­ga­los, se tra­ta de dar­se co­mo un re­ga­lo de amor pa­ra ellas. Que sien­tan que es­ta­mos agra­de­ci­dos y que lu­cha­mos pa­ra que ellas sean muy fe­li­ces. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.