Nin­fa Ma­gal­di Do­cen­te y psi­có­lo­ga

Es­ta ba­rran­qui­lle­ra cuen­ta có­mo al ser ma­má creó un mé­to­do de es­tu­dio que po­ten­cia­li­zó las ha­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias de sus tres hi­jos, de otros ni­ños y jó­ve­nes.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

El má­xi­mo ga­lar­dón de la psi­có­lo­ga y so­ció­lo­ga Nin­fa Ma­gal­di Vé­lez no lo re­ci­bió en su pro­fe­sión, lle­gó al ser ma­má. Cuen­ta que es­te rol le ha per­mi­ti­do vi­vir ex­pe­rien­cias en­ri­que­ce­do­ras, en las que ha apren­di­do y des­apren­di­do; una for­ma­ción que la ha lle­va­do a crear un mé­to­do por me­dio del cual sus hi­jos Jo­sé Al­ber­to y Je­sús María, abo­ga­dos; y Ri­car­do Je­sús, li­ve coach, pro­duc­tor y di­rec­tor de Ra­dio y Tv, cre­cie­ran re­co­no­cien­do sus ta­len­tos pa­ra desa­rro­llar­los y po­ten­ciar­los has­ta al­can­zar la fe­li­ci­dad. Es­te mé­to­do lo ti­tu­ló BOT, si­glas que tra­du­cen bri­llan­te, óp­ti­mo y ta­len­to­so.

“Cuan­do co­men­za­ron las es­cue­las de pa­dres en Barranquilla yo fui una de las pio­ne­ras con los pa­dres je­sui­tas. Re­cuer­do que en su mo­men­to tu­ve la opor­tu­ni­dad de ma­ne­jar un mé­to­do que es­ta­ban im­ple­men­tan­do lla­ma­do la ma­ra­vi­lla de la crea­ción. Es­te con­sis­tía en có­mo no­so­tros em­pe­zá­ba­mos a pro­yec­tar a nues­tros hi­jos, así que con mis tres hi­jos, en ese mo­men­to pe­que­ños, em­pe­cé a in­cur­sio­nar en las pau­tas de edu­car con in­te­li­gen­cia emo­cio­nal”.

Agre­ga que jus­to cuan­do su úl­ti­mo hi­jo cur­sa­ba prees­co­lar lo eli­gió, jun­to a nue­ve com­pa­ñe­ros de su gru­po, co­mo el pi­lo­to pa­ra la apli­ca­ción del mé­to­do BOT, el cual des­de su ori­gen siem­pre tra­tó de que ca­da ni­ño bri­lla­ra con luz pro­pia co­mo la lu­ciér­na­ga y en su cre­ci­mien­to op­ti­mi­za­ran sus ha­bi­li­da­des y for­ta­le­zas.

“El mé­to­do en sí es­tá ba­sa­do en la pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­güís­ti­ca, en las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples de Gard­ner, la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal de Go­le­man y la me­ta­cog­ni­ción de Fla­vell. En po­cas pa­la­bras es un com­pen­dio de dis­ci­pli­nas y de es­cue­las de per­so­nas que leí pa­ra in­cur­sio­nar y apli­car las teo­rías de ellos. Así que el mé­to­do BOT fue mi crea­ción ba­sa­do en las dis­ci­pli­nas men­cio­na­das an­te­rior­men­te”.

In­di­ca que al apli­car­lo lo pri­me­ro que ob­ser­va es el com­por­ta­mien­to del me­nor a tra­vés de ac­ti­vi­da­des lú­di­cas. Lue­go aus­cul­ta su ma­ne­jo del ser y lo que hay en su in­te­rior, un po­ten­cial que trae con­si­go mis­mo.

“A par­tir de allí el te­ra­peu­ta se en­car­ga de po­ten­cia­li­zar al ni­ño o a la ni­ña con jue­gos di­rec­cio­na­dos, que pue­den ser in­di­vi­dua­les o gru­pa­les (...) de 0 a sie­te años es dis­ci­pli­na fir­me y de sie­te en ade­lan­te es dis­ci­pli­na de ne­go­cia­ción. To­do es­to per­mi­ti­rá que se críen fe­li­ces, li­bres y au­to­dis­ci­pli­na­dos”.

LA EDU­CA­CIÓN. Ma­gal­di, quien cuen­ta con una cer­ti­fi­ca­ción co­mo pro­gra­ma­do­ra neu­ro­lin­güís­ti­ca y coach, ex­pre­sa que des­de jo­ven tu­vo in­cli­na­ción por la edu­ca­ción de­bi­do a que su ma­dre se desen­vol­vió en el ám­bi­to de la aca­de­mia du­ran­te va­rios años. Aña­de que lle­gó a con­ven­cer­se de que su fu­tu­ro lle­ga­ría a ser pro­me­te­dor con­ti­nuan­do el le­ga­do en la edu­ca­ción.

“Yo em­pe­cé co­mo do­cen­te a los 17 años. En­tré a ser pro­fe­so­ra de ter­cer gra­do de pri­ma­ria en un co­le­gio y ya hoy ten­go va­rios pro­fe­sio­na­les en to­do el Atlán­ti­co y en el mun­do (...) ya me re­ti­ré de la do­cen­cia, por­que siento que hay que de­jar libre el es­pa­cio a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”.

A lo lar­go de su tra­yec­to­ria tam­bién dic­tó cla­ses de Psi­co­lo­gía, Éti­ca pro­fe­sio­nal y So­cio­lo­gía en dis­tin­tas uni­ver­si­da­des.

Con­si­de­ra que la ben­di­ción más gran­de que pue­de te­ner una mu­jer es traer vi­da al mun­do y que el amor, la for­ta­le­za y la res­pon­sa­bi­li­dad son in­dis­pen­sa­bles pa­ra lle­var a ca­bo una crian­za sa­na que les per­mi­ta a los me­no­res ser fe­li­ces.

Cree con arrai­go en la im­por­tan­cia de las nor­mas y re­glas. De he­cho, en me­dio del cre­ci­mien­to de sus hi­jos ideó otro me­ca­nis­mo lla­ma­do Baúl de he­rra­mien­tas que con­tro­la­ba el cum­pli­mien­to de las ór­de­nes en su ho­gar. “En es­te era fun­da­men­tal cum­plir los ho­ra­rios de per­mi­sos, pues in­cum­plir cual­quier re­gla ge­ne­ra­ba un cas­ti­go que de­bía ser sor­tea­do en­tre la llu­via de ideas que cons­truía­mos des­de el nú­cleo fa­mi­liar. Así que el que in­frin­gía las nor­mas sa­ca­ba de es­te una tar­je­ti­ca en la que apa­re­cía la san­ción que le co­rres­pon­día, adop­ta­ba la san­ción y así evi­tá­ba­mos re­cu­rrir a los gol­pes”.

Lue­go de su apli­ca­ción ma­ni­fies­ta que vio re­sul­ta­dos efec­ti­vos, así que lo pu­so a dis­po­si­ción de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y en el 2009 la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción de la Go­ber­na­ción lo adop­tó co­mo apo­yo pe­da­gó­gi­co.

Es­te lo­gro la hi­zo me­re­ce­do­ra del tí­tu­lo Mu­jer so­bre­sa­lien­te en edu­ca­ción, otor­ga­do por la Fun­da­ción Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer, en 2012.

Hoy día sien­te re­go­ci­jo de ver a sus hi­jos rea­li­za­dos, aun­que se­ña­la que su ta­rea co­mo ma­dre no ha ter­mi­na­do. Ade­más lle­va a ca­bo char­las, con­fe­ren­cias y con­sul­to­rías re­la­cio­na­dos con el te­ma de ser fe­liz.

UN PEN­SA­MIEN­TO... “Ser ma­má es lo me­jor que le pue­de pa­sar a una mu­jer. En es­ta eta­pa ex­pe­ri­men­ta­mos mo­men­tos úni­cos”.

SE­GÚN SU CREA­CIÓN...

“El mé­to­do BOT bus­ca desa­rro­llar y po­ten­cia­li­zar las ha­bi­li­da­des y for­ta­le­zas del ni­ño”.

Pa­ra Nin­fa Ma­gal­di la dis­ci­pli­na con amor es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la crian­za de los ni­ños.

Ser ma­dre pa­ra Nin­fa Ma­gal­di es un pri­vi­le­gio. En la fo­to po­sa con sus tres hi­jos: Jo­sé Al­ber­to, Ri­car­do y Je­sús María.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.