Al­fre­do Ta­pia, Ma­ría Ca­ro­li­na Do­na­do y Al­fon­so Aten­cio Em­pren­de­do­res

Los tres jó­ve­nes ba­rran­qui­lle­ros fun­da­ron una mar­ca de pro­duc­tos cos­mé­ti­cos que ac­tual­men­te cuen­ta con pre­sen­cia en 80 pun­tos de ven­ta a ni­vel na­cio­nal.

Gente Caribe - - Ín­di­ce - TEX­TO Ca­ro­li­na Var­gas Hor­ma­za @ Ca­ri­to­var­gash FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Ma­ría Ca­ro­li­na Do­na­do re­cuer­da es­tar, ha­ce un po­co más de cua­tro años, con una de sus ami­gas crean­do mez­clas ca­se­ras con pro­duc­tos sen­ci­llos de ad­qui­rir, pa­ra lo­grar ob­te­ner una tin­ta de la­bial, un po­co pa­re­ci­da a la de una im­por­tan­te mar­ca, que ade­más ser­vía co­mo ru­bor. Se tra­ta­ba de un DIY (“Do it your­self”, en es­pa­ñol, “Haz­lo tú mis­mo”).

Has­ta ese mo­men­to, ella no lle­ga­ba a ima­gi­nar­se que ese “ex­pe­ri­men­to ca­se­ro” la lle­va­ría hoy, jun­to a sus part­ners, Al­fon­so Aten­cio y Al­fre­do Ta­pia, a po­si­cio­nar­se co­mo una mar­ca de cos­mé­ti­cos re­co­no­ci­da a ni­vel na­cio­nal.

“To­do empezó con una tin­ta que ser­vía co­mo ru­bor y pin­ta­la­bios. La em­pe­za­mos a ha­cer ca­se­ra, com­prá­ba­mos co­lo­ran­tes, gli­ce­ri­na y co­men­za­mos a ha­cer una mez­cla y la em­pe­za­mos a ven­der a nues­tras ami­gas de la uni­ver­si­dad en un en­va­se co­mo el de pin­taú­ñas, sú­per feo (ri­sas) y a to­das les en­can­tó”, re­cor­dó Ma­ría Ca­ro­li­na.

Es­to la mo­ti­vo a con­tar­le so­bre el pro­duc­to in­no­va­dor a su es­po­so Al­fre­do Ta­pia y al me­jor ami­go de él, Al­fon­so Aten­cio, con la idea de desa­rro­llar la tin­ta ca­se­ra que ha­bían crea­do de una ma­ne­ra más pro­fe­sio­nal, pa­ra lo­grar lle­gar a co­mer­cia­li­zar­la mu­cho me­jor. Idea que in­me­dia­ta­men­te con­quis­tó el al­ma mi­llen­nial de es­tos dos hom­bres.

“Ella nos con­ta­ba que pa­ra ha­cer la tin­ta se gas­ta­ba co­mo $50.000 en pro­duc­tos y de ahí sa­lían apro­xi­ma­da­men­te unas 100 uni­da­des y ca­da una la ven­día a $35.000 pe­sos y eso nos pa­re­ció bas­tan­te in­tere­san­te”, con­tó Al­fre­do.

Así fue co­mo ini­cia­ron es­te via­je em­pren­de­dor, unien­do es­tra­te­gias y mu­cha crea­ti­vi­dad pa­ra lle­var a ca­bo su pro­yec­to. Sa­bían que no se­ría fá­cil ma­te­ria­li­zar­lo, pe­ro que tra­ba­jan­do en equi­po, lo iban a lo­grar.

En enero y fe­bre­ro del 2014, se­gún cuen­ta Al­fon­so, “co­men­za­mos a in­ves­ti­gar qué re­gu­la­cio­nes sa­ni­ta­rias ne­ce­si­tá­ba­mos, bus­car la ma­ne­ra de pro­du­cir­lo de una for­ma ob­via­men­te más pro­fe­sio­nal, con to­das las re­gla­men­ta­cio­nes ne­ce­sa­rias e ini­ciar con esa bús­que­da de pro­vee­do­res y alia­dos pa­ra ha­cer el ejer­ci­cio”.

To­do ese año lo de­di­ca­ron a in­da­gar, pro­bar, bus­car el em­pa­que ade­cua­do, ana­li­zar las es­tra­te­gias de mar­ke­ting que uti­li­za­rían, prin­ci­pal­men­te a ni­vel de re­des so­cia­les, pues pa­ra na­die es un se­cre­to que apli­ca­cio­nes co­mo Ins­ta­gram, se han con­ver­ti­do en el puen­te per­fec­to en­tre ven­de­dor y con­su­mi­dor.

“Co­men­za­mos a tra­ba­jar con un pro­vee­dor de tec­no­lo­gía de em­pa­ques ita­lia­nos, en­ton­ces hi­ci­mos un lo­te ini­cial de mil uni­da­des, y lan­za­mos los pri­me­ros co­mo en ju­nio del 2014 pa­ra co­men­zar a pro­bar­lo con el mer­ca­do na­tu­ral y en ventas por Ins­ta­gram ven­di­mos unos y la mi­tad o un po­co más los

em­pe­za­mos a re­ga­lar a in­fluen­cia­do­ras”, re­cor­dó Al­fon­so.

Así fue co­mo na­ció P!nch, con el voz a voz que jus­ta­men­te las mu­je­res que in­fluen­cia­ban a gran­des ma­sas ini­cia­ron a tra­vés de sus re­des so­cia­les. Es­to los con­vir­tió en el boom del mo­men­to a ni­vel de in­no­va­ción en pro­duc­tos de be­lle­za. Al­go que pa­ra Al­fre­do, fue una car­ta que supieron ju­gar es­tra­té­gi­ca­men­te des­de que arran­ca­ron.

“Des­de el ini­cio no­so­tros na­ci­mos con las re­des so­cia­les sa­bien­do que de­bía­mos usar­las a nues­tro fa­vor con el uso de la mar­ca y ha­cer la exposición con mu­je­res in­fluen­cia­do­ras. Un ejem­plo de ellas fue @lui­sa­fer­nan­daw, una jo­ven que nos ayu­dó a des­pe­gar en cues­tión de una no­che”, agre­gó.

Sin em­bar­go, ellos re­co­no­cen que co- mo en to­do ne­go­cio, no to­do fue “co­lor de ro­sa”. Tu­vie­ron va­rios per­can­ces en los que se vie­ron in­clu­so al lí­mi­te de que­brar. Pe­ro, fue esa mis­ma cri­sis la que los im­pul­só nue­va­men­te a cre­cer.

Pues, pa­ra lo­grar lle­gar al éxito, ase­gu­ra Al­fre­do, “es muy im­por­tan­te sa­ber que hay que pa­sar por mu­chos tro­pie­zos. No­so­tros pa­sa­mos por un mo­men­to en don­de es­tá­ba­mos prác­ti­ca­men­te que­bra­dos y lo­gra­mos sor­tear la si­tua­ción pa­ra bus­car nue­vas es­tra­te­gias que nos ayu­da­ron a apren­der y a con­ti­nuar”.

Gra­cias a es­to, hoy cuen­tan con una lí­nea am­plia de la­bia­les que es­tá pre­sen­te en 80 pun­tos a ni­vel na­cio­nal. De­jan­do cla­ro que de las caí­das hay que apren­der y su­pe­rar­se, más aun si se tra­ta de em­pren­der. GC

SO­BRE LA MAR­CA... “Una de las co­sas que más im­pul­só a la mar­ca, fue el ma­ne­jo de las re­des so­cia­les”.

UNA LECCIÓN... “An­tes de crear la em­pre­sa fra­ca­sa­mos mu­chas ve­ces, pe­ro de to­do eso apren­di­mos”.

Al­fre­do Ta­pia, Ma­ría Ca­ro­li­na Do­na­do y Al­fon­so Aten­cio po­san­do pa­ra el len­te de Gen­te Ca­ri­be, en el ‘lobby’ de su ofi­ci­na, en Ba­rran­qui­lla.

La com­pli­ci­dad y gran amis­tad que tie­nen es­tos tres jó­ve­nes ba­rran­qui­lle­ros han si­do cla­ves a la ho­ra de crear nue­vas ideas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.