Los ca­mi­nos de la neu­tra­li­dad

Gente Caribe - - Índice - POR Ismael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Instagram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Ismael Ca­la

En Ni­ca­ra­gua han fa­lle­ci­do más de cien per­so­nas du­ran­te las pro­tes­tas con­tra Da­niel Or­te­ga; en Cu­ba y Ve­ne­zue­la si­gue el hos­ti­ga­mien­to con­tra la opo­si­ción; y en Es­ta­dos Uni­dos, las pa­la­bras ar­mas, es­cue­las y muer­tos se es­cri­ben ca­da vez más en los pe­rió­di­cos. Es­tos son so­lo al­gu­nos ejem­plos que, aun­que in­com­pa­ra­bles en­tre sí, mues­tran la con­vul­sión dia­ria de nues­tra re­gión. Y, en tal es­ce­na­rio, ¿po­de­mos ser neu­tra­les?

Ha­ce unos días, al par­ti­ci­par en el TEDx­ro­ma, en la ca­pi­tal de Ita­lia, ha­blé so­bre neu­tra­li­dad y sa­lud men­tal. Pe­ro, pa­ra que no ha­ya con­fu­sión, una cues­tión es el aná­li­sis de nues­tra pro­pia vi­da y otra, las tra­ge­dias del mun­do. Hay co­ne­xión en­tre am­bas reali­da­des, pe­ro la neu­tra­li­dad so­lo po­de­mos apli­car­la a no­so­tros mis­mos.

Po­ner­nos en neu­tro es útil pa­ra dis­tan­ciar­nos de nues­tra pro­pia his­to­ria y nues­tros trau­mas, pa­ra em­pe­zar a qui­tar­les va­lor. Ser neu­tral es un di­le­ma hu­mano, por­que es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra for­mar­nos una opi­nión de­fi­ni­ti­va so­bre to­do lo que sa­be­mos, lo que cree­mos que sa­be­mos e in­clu­so so­bre lo que no sa­be­mos.

Mu­chas ve­ces es­ta­mos más ob­se­sio­na­dos con te­ner ra­zón que con ser fe­li­ces, pues nos trai­cio­nan nues­tros pro­pios ma­pas men­ta­les. Nues­tro ce­re­bro no pue­de re­sis­tir­se a de­jar ir una pre­gun­ta sin res­pues­ta, y siem­pre quie­re te­ner la ra­zón. Y aun­que re­sul­ta com­pli­ca­do ser neu­tra­les so­bre nues­tros do­lo­res, lu­chas y fra­ca­sos, es­toy con­ven­ci­do de que la neu­tra­li­dad es la clave pa­ra una vi­da cons­cien­te, sa­lu­da­ble y fe­liz.

Sin em­bar­go, no po­de­mos man­te­ner neu­tra­li­dad an­te los gra­ves pro­ble­mas del mun­do. Co­mo ciu­da­da­nos cons­cien­tes que so­mos, no de­be­mos ser neu­tra­les fren­te a la co­rrup­ción de los go­bier­nos o la mal­dad de los dic­ta­du­ras. Eso sí, po­de­mos po­ner­nos en neu- tro, pa­ra eva­luar me­jor ca­da si­tua­ción y to­mar las de­ci­sio­nes más acer­ta­das.

De he­cho, la ob­je­ti­vi­dad es­tá ca­da vez más cues­tio­na­da en el pe­rio­dis­mo. De­be­mos ser equi­li­bra­dos y jus­tos, pe­ro no neu­tra­les. No so­lo en la pren­sa, sino en la vi­da dia­ria, pues to­dos los se­res hu­ma­nos ve­mos la reali­dad a tra­vés de fil­tros per­so­na­les. La ob­je­ti­vi­dad no exis­te. El dra­ma­tur­go Ma­nuel Ta­ma­yo y Baus re­su­me a la per­fec­ción la neu­tra­li­dad an­te las ur­gen­cias del mun­do: “Tam­bién se la­vó las ma­nos Pi­la­tos; y no hay ma­nos más su­cias que aque­llas ma­nos tan la­va­das”.

Hoy po­de­mos ha­cer dos ejer­ci­cios so­bre neu­tra­li­dad, uno in­terno y otro ex­terno. En cuan­to a lo que su­ce­de fue­ra de ti, to­ma cons­cien­cia y po­si­ció­na­te so­bre al­gún con­flic­to hu­mano, lo­cal o in­ter­na­cio­nal. Por­que el mun­do so­lo cam­bia­rá si ca­da uno de no­so­tros cam­bia. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.