Sé tú mis­mo...

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Nos cuesta acep­tar el éxi­to del otro. So­mos ex­per­tos en en­con­trar­le errores pa­ra de­mos­trar que no es tan bueno co­mo pa­re­ce, en pre­sen­tar có­mo su triun­fo se de­be a cues­tio­nes del azar y no a sus ca­pa­ci­da­des, en se­ña­lar fa­llas que na­die más ve sino no­so­tros, en nues­tro en­co­na­do y per­tur­ba­do aná­li­sis. Tem­bla­mos de mie­do al dar­nos cuen­ta que el otro ha triun­fa­do de ver­dad y que de­be­mos re­co­no­cer­lo. Si vi­si­tas las re­des so­cia­les en­con­tra­rás ex­pre­sio­nes ro­tun­das de es­ta ma­ni­fes­ta­ción de en­vi­dia re­vuel­ta con frus­tra­ción que des­tro­za to­do lo que apa­re­ce co­mo bueno y va­lio­so. Al­gu­nos has­ta se sien­ten or­gu­llo­sos de vi­vir de es­ta ma­ne­ra y de ino­cu­lar ve­neno con ca­da pa­la­bra que sa­le de su bo­ca o de sus ma­nos al es­cri­bir. Es­tán con­ven­ci­dos que su ta­rea es des­tro­zar la fa­ma, la ima­gen, el pro­yec­to del otro, de aquel que al­go –aun­que sea po­co- ha con­quis­ta­do.

¿Por qué nos pa­sa es­to? Por­que cree­mos que si el otro triun­fa no­so­tros fra­ca­sa­mos, que si el otro tie­ne éxi­to nos va a pi­so­tear y nos va obli­gar a vi­vir de­rro­ta­dos; por­que vi­vi­mos la vi­da pen­san­do más en el otro que en no­so­tros mis­mos y cree­mos que opa­car el triun­fo del otro nos da más bri­llo; por­que es­ta­mos se­gu­ros que la vi­da es una au­tén­ti­ca com­pe­ten­cia de egos y el nues­tro tie­ne que ga­nar. To­do es­to es fuen­te de do­lor y su­fri­mien­to. Te­ne­mos que ser más bon­da­do­sos y ge­ne­ro­sos fren­te a los de­más. Re­co­no­cer que el otro ha he­cho bien al­go no nos ha­ce ser me­nos va­lio­sos, al con­tra­rio, mues­tra nues­tra se­gu­ri­dad y con­fian­za en no­so­tros mis­mos. Ne­ce­si­ta­mos en­ten­der que se­re­mos fe­li­ces en la me­di­da que los de­más sean fe­li­ces, que hay que ge­ne­rar con­tex­tos ga­na­do­res, en los que se pue­dan re­la­cio­nar si­nér­gi­ca­men­te nues­tras ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des.

Aplau­dir el triun­fo del otro nos ha­ce tras­cen­der los ce­rra­dos lí­mi­tes de la com­pe­ten­cia y as­cen­der a las re­la­cio­nes fra­ter­nas, siem­pre tan en­ri­que­ce­do­ras. Quien sa­be qué es y qué pue­de ha­cer, no tie­ne mie­do de lo que los otros pue­den lo­grar. Sa­be que eso no es un obs­tácu­lo pa­ra su rea­li­za­ción per­so­nal. Es ho­ra de con­cen­trar­nos más en las po­si­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des que te­ne­mos, y de­jar de la­do ese sen­ti­mien­to de in­fe­rio­ri­dad que nos ha­ce cri­ti­car cró­ni­ca­men­te al otro. Dis­fru­ta to­do lo que es­tás ha­cien­do y tra­ba­ja du­ro en ha­cer lo que de­bes pa­ra lo­grar tus me­tas.

Con­cén­tra­te en tus ob­je­ti­vos y en tus sue­ños, lu­cha por rea­li­zar­los en la le­ga­li­dad, con res­pon­sa­bi­li­dad y sin da­ñar nun­ca a na­die. Que tu mi­ra­da ha­cia los otros sea pa­ra apren­der de ellos, pa­ra des­cu­brir lo bueno que han he­cho y sen­tir que en ellas hay lec­cio­nes de vi­da pa­ra ti. No en­vi­dies ni de­jes que tus in­se­gu­ri­da­des te ha­gan creer que el otro es tu enemi­go so­lo por­que triun­fa. Pue­des no es­tar de acuer­do, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que lo ten­gas que des­ca­li­fi­car. Pue­des no com­par­tir sus va­lo­res pe­ro no por eso tie­nes que ha­blar de él co­mo per­so­na. No ol­vi­des que pa­ra po­der es­cu­pir ve­neno con­tra el otro tie­nes que aco­ger­lo en tu co­ra­zón, y el ve­neno siem­pre ma­ta. Sé fe­liz en tu ba­ta­lla y tra­ta de ser so­li­da­rio, ese es el me­jor ca­mino. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.