Sui­ci­dios me­diá­ti­cos: una aler­ta pa­ra la sa­lud men­tal

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

“Co­no­cías el mun­do, eras exi­to­so, te­nías di­ne­ro. No eras fe­liz. ¿ Qué te fal­tó Bour­dain?”. Es­te fue uno de los mi­les de men­sa­jes en re­des so­cia­les tras la muer­te del chef y pre­sen­ta­dor Ant­hony Bour­dain. El tweet era bre­ve, pero lo de­cía to­do. Fui­mos co­le­gas en CNN y su de­ci­sión me sor­pren­dió.

En los úl­ti­mos me­ses tam­bién se han pro­du­ci­do otros “sui­ci­dios me­diá­ti­cos”. Por ejem­plo, Avi­cii, de 28 años, po­si­ble­men­te el DJ más fa­mo­so del mun­do, quien, se­gún su fa­mi­lia, “ya no po­día más”. Apa­ren­te­men­te lo te­nía to­do: fa­ma, di­ne­ro, ex­ce­sos. Lue­go, la di­se­ña­do­ra Ka­te Spa­de, e Inés Zo­rre­guie­ta, her­ma­na de la rei­na de Ho­lan­da.

So­la­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, las ta­sas de sui­ci­dio han au­men­ta­do en un 25% en los úl­ti­mos vein­te años.

An­te las alar­man­tes cifras glo­ba­les, una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Coo­pe­ra­ti­va de Colombia ape­ló ha­ce unos años a la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. De acuer­do con el es­tu­dio, las no­ti­cias so­bre sui­ci­dios de­ben re­gir­se por los pa­rá­me­tros su­ge­ri­dos por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, en­tre ellos “no dar ex­pli­ca­cio­nes úni­cas y sim­plis­tas” y “ofre­cer siem­pre ejem­plos crea­ti­vos, de per­so­nas en cir­cuns­tan­cias si­mi­la­res que lo han su­pe­ra­do”.

El te­ma me to­ca de cer­ca, por­que ven­go de una fa­mi­lia de sui­ci­dios en se­rie. Co­mo ex­pli­qué re­cien­te­men­te en el Tedx­ro­ma, la gen­te in­vier­te de­ma­sia­do en lo ex­terno. Es­ta­mos cons- tru­yen­do úni­ca­men­te ri­que­za ha­cia afue­ra, pero no nos da­mos tiem­po pa­ra en­con­trar la se­mi­lla es­con­di­da en la di­vi­ni­dad que te­ne­mos den­tro.

Por ello, de­fien­do la prác­ti­ca del mind­ful­ness, que nos per­mi­te cam­biar el es­ta­do de cons­cien­cia. Al­guien que se ve co­nec­ta­do con el res­to del mun­do, se per­ci­be co­mo un to­do, y no de­ci­de qui­tar­se la vi­da, pa­se lo que pa­se. El au­to­cul­ti­vo nos per­mi­te for­jar una psi­quis más sa­na y fe­liz, orien­ta­do a las prác­ti­cas de la gra­ti­tud y la me­di­ta­ción. De lo con­tra­rio, las per­so­nas so­lo se sen­ti­rán exi­to­sas cuan­do son re­co­no­ci­das por cues­tio­nes ex­ter­nas, o cuan­do le fun­cio­nan las re­la­cio­nes con otros. Pero la re­la­ción más im­por­tan­te que de­be­mos desa­rro­llar es con uno mis­mo.

No pre­ten­do con­de­nar los sui­ci­dios, sino aler­tar so­bre la im­por­tan­cia de la sa­lud men­tal. Co­mo afir­mo en mi li­bro El anal­fa­be­to emo­cio­nal, en las es­cue­las pri­ma­rias de­be­ría ha­cer­se én­fa­sis en la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, la psi­co­lo­gía po­si­ti­va, la neu­ro­cien­cia y la epi­ge­né­ti­ca. En mis pro­yec­tos ha­bi­tua­les —con­fe­ren­cias, via­jes ins­pi­ra­cio­na­les, me­di­ta­cio­nes y cur­sos—, es­ta ha si­do una ma­te­ria pri­ma pa­ra co­men­zar a trans­for­mar la con­cien­cia de mu­chos in­di­vi­duos en to­do el mun­do. Quien no se en­cuen­tra den­tro, se pier­de fue­ra. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.