Car­los Ca­le­ro Pre­sen­ta­dor de tv

Ha­ce 23 años el barranquillero se ini­ció en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Du­ran­te un tiem­po fue cón­sul de Co­lom­bia en San Fran­cis­co, pe­ro aho­ra re­gre­sa a la tv.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Instagram: @soy­lo­rai­neo FOTOS San­dra Pino

Lue­go de cum­plir un año y cua­tro me­ses co­mo cón­sul de Co­lom­bia en la ciu­dad de San Fran­cis­co, Es­ta­dos Uni­dos, el barranquillero Car­los Ca­le­ro re­gre­só a su país a em­pren­der un re­to pro­fe­sio­nal que tie­ne que ver con lo que tan­to ama ha­cer: pre­sen­tar en te­le­vi­sión.

En un pro­yec­to que lle­va por nom­bre Lo sé todo y que ini­ció el pa­sa­do lu­nes, en el Ca­nal 1, Ca­le­ro de­jó la in­ves­ti­du­ra di­plo­má­ti­ca pa­ra asu­mir nue­va­men­te su rol co­mo pe­rio­dis­ta, es­cu­char a la gen­te, con­ver­tir­se en “la voz del pue­blo” y pre­sen­tar de lu­nes a vier­nes en la pan­ta­lla chi­ca. A su car­go tie­ne los te­mas no­ti­cio­sos y más re­le­van­tes de la ac­tua­li­dad na­cio­nal y mun­dial, lo

que le per­mi­te re­cor­dar sus ini­cios, jus­to cuan­do ha­cía te­le­vi­sión en dos in­for­ma­ti­vos pa­ra Se­ñal Co­lom­bia.

Men­cio­na que reali­zó su for­ma­ción co­mo co­mu­ni­ca­dor so­cial y pe­rio­dis­ta en Bo­go­tá. En 1993, jus­to cuan­do cul­mi­na­ba la uni­ver­si­dad, in­gre­só a una em­pre­sa a ma­ne­jar las co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­nas y en 1995 tu­vo la opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar un cas­ting pa­ra el pro­gra­ma de te­le­vi­sión en el ca­nal Se­ñal Co­lom­bia, lla­ma­do In­sig­nias.

“Cuan­do es­ta­ba allí, pa­ra­le­lo a es­te em­pe­cé en el in­for­ma­ti­vo de Se­ñal Co­lom­bia, en el que pre­sen­té no­ti­cias du­ran­te dos años. En 1998 me fui pa­ra Ca­ra­col no­ti­cias a tra­ba­jar los fi­nes de se­ma­na co­mo pre­sen­ta­dor y pe­rio­dis­ta del no­ti­cie­ro. Allí du­ré cin­co años y lue­go me fui a ha­cer en­tre­te­ni­mien­to con el pro­gra­ma Cien co­lom­bia­nos di­cen”.

Lue­go de es­te re­co­rri­do la­bo­ral, las puer­tas del pro­gra­ma ma­ña­ne­ro Día a día se le abrie­ron, así co­mo otros pro­yec­tos del ca­nal, por nue­ve años. En 2006 se tras­la­dó a RCN pa­ra pre­sen­tar el Con­cur­so Na­cio­nal de Be­lle­za en Car­ta­ge­na y los Pre­mios In­dia Ca­ta­li­na, en­tre otros. Tam­bién hi­zo pro­gra­mas in­ter­na­cio­na­les y ma­ña­ne­ros du­ran­te 10 años.

Ex­pli­ca que de pe­que­ño se in­cli­nó por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, gus­to que ase­gu­ra ha­ber he­re­da­do de su ma­dre, que se de­di­có a ser pe­rio­dis­ta du­ran­te tres dé­ca­das.

“Mi ma­má tra­ba­jó en el pe­rió­di­co La Re­pú­bli­ca y yo la acom­pa­ña­ba en sus via­jes y en su jor­na­da la­bo­ral. Así que me em­pe­zó a lla­mar la aten­ción los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y me gus­ta­ban los con­cur­sos. En esa épo­ca veía mu­cho a Pa­che­co y pen­sa­ba en que ese tra­ba­jo lo que­ría ha­cer al­gún día. Fue así co­mo em­pe­cé a en­fo­car­me en la te­le­vi­sión”.

El en­tre­te­ni­mien­to pa­ra él es un ám­bi­to am­plio, ri­co en te­mas que se pue­den rea­li­zar en dis­tin­tos for­ma­tos, mien­tras lo no­ti­cio­so le per­mi­te ayu­dar a la co­mu­ni­dad. Cree que “al fi­nal la la­bor del co­mu­ni­ca­dor so­cial y el pe­rio­dis­ta siem­pre se­rá in­for­mar y ser­vir­le a la gen­te”.

Res­pec­to a su desem­pe­ño co­mo cón- sul, da a co­no­cer que es­ta ex­pe­rien­cia le dio la po­si­bi­li­dad de se­guir ayu­dan­do a la co­mu­ni­dad. Trae a co­la­ción la ola de crí­ti­cas que sur­gie­ron en las re­des so­cia­les, lue­go de ha­ber re­ci­bi­do su nom­bra­mien­to.

“Creo que el país no se pue­de ma­ne­jar a tra­vés de las re­des so­cia­les. Yo lle­gué al con­su­la­do en me­dio de la po­lé­mi­ca que se ge­ne­ró, pe­ro con un ob­je­ti­vo cla­ro. Fue un tra­ba­jo ex­traor­di­na­rio del cual sa­co pe­cho y me lleno de or­gu­llo, por­que es­cu­ché y ayu­dé a los co­lom­bia­nos que es­ta­ban en San Fran­cis­co y en el área de la Bahía a sa­car ade­lan­te sus pro­yec­tos. Mu­chas ve­ces hay fun- cio­na­rios de ca­rre­ra que lle­gan has­ta allá y no ha­cen na­da por la gen­te, no la es­cu­cha. Yo sí abrí las puer­tas de mi ofi­ci­na y es­pe­ré que la co­mu­ni­dad lle­ga­ra pa­ra ayu­dar­les en sus pro­ce­sos; la gen­te que­dó con­ten­ta y agra­de­ci­da”.

Ase­gu­ra que aban­do­nó el car­go al aca­tar el fa­llo del tri­bu­nal de Cun­di­na­mar­ca que tum­bó su nom­bra­mien­to. Ma­ni­fies­ta que lo acep­tó co­mo co­lom­biano que res­pe­ta la jus­ti­cia y cree en las ins­ti­tu­cio­nes.

CO­MO PA­DRE. Ca­le­ro cuen­ta que cum­pli­rá 21 años de ca­sa­do con Pau­li­na Ce­ba­llos. A ella la es­ti­ma co­mo su coequi­pe­ra de vi­da.

“Ella y yo te­ne­mos dos hi­jos: So­fía, es­tu­dian­te de De­re­cho, de 20 años, y Car­los, de 13, que es es­tu­dian­te de ba­chi­lle­ra­to. Los dos son el mo­tor y la ins­pi­ra­ción pa­ra lu­char y se­guir por las sen­das del tra­ba­jo y el es­fuer­zo. Son hi­jos ma­ra­vi­llo­sos y afor­tu­na­da­men­te te­ne­mos una bue­na re­la­ción con los dos, pues es­ta­mos for­ta­le­ci­dos en la fe de Dios y en lo que la vi­da nos ha da­do. En reali­dad so­mos muy uni­dos”.

Ca­da es­pa­cio li­bre de su agen­da la­bo­ral tra­ta de apro­ve­char­lo pa­ra es­tar en ca­sa, ro­dea­do de su es­po­sa e hi­jos. Men­cio­na que los cua­tro dis­fru­tan ver pe­lí­cu­las, co­mer un buen al­muer­zo y reír­se de cual­quier ocu­rren­cia.

Ser pa­pá lo ca­li­fi­ca co­mo una la­bor de cons­tan­cia, res­pon­sa­bi­li­dad, sa­cri­fi­cio, de pen­sar bien las co­sas y te­ner los pies so­bre la tie­rra pa­ra ser un buen ejem­plo. Sin du­da, Ca­le­ro hoy ce­le­bra­rá el Día del Pa­dre. GC

A SU PER­CEP­CIÓN... “La la­bor del co­mu­ni­ca­dor so­cial y pe­rio­dis­ta es in­for­mar y ser­vir­le a la co­mu­ni­dad”.

UN PEN­SA­MIEN­TO...

“Ser pa­pá es una la­bor de cons­tan­cia, de mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y de sa­cri­fi­cio”.

El pe­rio­dis­ta Car­los Ca­le­ro se de­cla­ra aman­te de la te­le­vi­sión, una pa­sión que ase­gu­ra te­ner des­de pe­que­ño.

Ca­le­ro se con­si­de­ra per­se­ve­ran­te y com­pro­me­ti­do con su tra­ba­jo y fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.