Sue­ña des­pier­to

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Es ne­ce­sa­rio so­ñar pe­ro hay que ha­cer­lo con los pies en la tie­rra. A lo lar­go de mi tra­ba­jo pro­fe­sio­nal me he en­con­tra­do per­so­nas que no tie­nen nin­gún sue­ño ni nin­gu­na ilu­sión y que por eso tie­nen una vi­da gris, abu­rri­da que no quie­ren vi­vir, per­so­nas que no sa­ben pa­ra qué le­van­tar­se to­dos los días ni tam­po­co tie­nen mo­ti­vos por lo cua­les lu­char. Pe­ro tam­bién me he en­con­tra­do con al­gu­nos que tie­nen unos sue­ños im­po­si­bles de rea­li­zar, unos sue­ños que re­quie­ren unos re­cur­sos que ellos no tie­nen y que no po­drán te­ner.

Am­bos es­tán equi­vo­ca­dos. Hay que so­ñar, ya que son los sue­ños los que ja­lo­nan la vi­da, los que con­di­men­tan nues­tra his­to­ria dia­ria, los que nos ge­ne­ran las ex­pec­ta­ti­vas que nos ha­cen tra­ba­jar du­ro pa­ra rea­li­zar­las. No se pue­de vi­vir sin sue­ños; ha­cer­lo es ter­mi­nar en­re­da­do en los hi­los de la ru­ti­na. Sin te­ner sue­ños co­rre­mos el ries­go de no vi­vir sino de su­mar días tras días sin nin­gún sen­ti­do.

Aho­ra, los sue­ños tie­nen que ser ra­cio­na­les, al­can­za­bles, rea­li­za­bles. Los sue­ños tie­nen que te­ner en cuen­ta los re­cur­sos y las po­si­bi­li­da­des que se tie­nen. So­ñar con im­po­si­bles es te­ner siem­pre una con­duc­ta in­su­fi­cien­te y ha­cer, ob­via­men­te, una au­to­eva­lua­ción ne­ga­ti­va que nos lle­va a es­tre­sar­nos y a sen­tir­nos muy mal con no­so­tros mis­mos. Es cas­ti­gar­nos por no al­can­zar lo que no po­día­mos al­can­zar.

So­ñar con los ojos abier­tos, es de­cir, sa­bien­do cua­les son las con­di­cio­nes de la vi­da, que re­cur­sos te­ne­mos y que, ver­da­de­ras po­si­bi­li­da­des hay pa­ra al­can­zar­lo. Tam­bién es ne­ce­sa­rio que ten­ga­mos los pies en la tie­rra, lo cual su­po­ne que sea­mos ca­pa­ces de eva­luar bien nues­tros re­cur­sos y des­de ellos — tra­tan­do de ha­cer­los ten­der ha­cia la ex­ce­len­cia— fa­bri­car nues­tros sue­ños, sin creer en ayu­das má­gi­cas que no exis­ten y en las cua­les no po­de­mos so­por­tar nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. De al­gu­na ma­ne­ra hay que so­ñar des­pier­tos, es­to es, cons­cien­tes de lo que po­de­mos y no po­de­mos al­can­zar. Mu­chas ve­ces nos frus­tra­mos por­que es­pe­ra­mos de nues­tras fuer­zas lo que es im­po­si­ble al­can­zar.

Tie­nes que am­bi­cio­nar al­gu­nas reali­da­des pe­ro tie­nen que ser reali­da­des al­can­za­bles des­de tus po­si­bi­li­da­des. Vi­vien­do así ten­dre­mos una vi­da ja­lo­na­da por me­tas por al­can­zar pe­ro sin las frus­tra­ción de no po­der­lo ha­cer nun­ca, a pe­sar de to­dos nues­tros es­fuer­zos. Sa­ber de­cir no pue­do ha­cer­lo sin sen­tir­se in­fe­rior es fun­da­men­tal pa­ra vi­vir tran­qui­la­men­te. Eso sí, es muy im­por­tan­te bus­car siem­pre la ex­ce­len­cia, que­rer dar lo me­jor de sí mis­mo y lo­grar lo má­xi­mo.

La es­pi­ri­tua­li­dad nos de­be ha­cer cons­cien­tes de la reali­dad, no ale­jar­nos de ella y ha­cer­nos creer en lo que real­men­te no exis­te ni pue­de exis­tir. Me da mie­do cuan­do con­fun­di­mos la ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa con la ex­pe­rien­cia mágica y ter­mi­na­mos ani­man­do a las per­so­nas a vi­vir de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble, cre­yen­do en ha­das y duen­des que se­gu­ro no pue­den ha­cer na­da por no­so­tros.

No creo en un Dios que in­ter­vie­ne en la his­to­ria pa­ra rea­li­zar­nos ca­pri­chos y, que de es­ta ma­ne­ra, nos in­vi­ta a ser irres­pon­sa­ble con las ta­reas co­ti­dia­nas que te­ne­mos. Creo en un Pa­dre amo­ro­so que nos da su fuer­za des­de den­tro y nos ani­ma a dar lo me­jor de no­so­tros en ca­da una de las ba­ta­llas que te­ne­mos a dia­rio. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.