Guillermo Otero Di­se­ña­dor in­dus­trial

Es­te barranquillero de 29 años es un apa­sio­na­do del mun­do de la cons­truc­ción. El 2018 le tra­jo a su vi­da una mi­sión mu­cho más in­ten­sa que aho­ra es su prin­ci­pal prio­ri­dad.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ca­ro­li­na Var­gas Hor­ma­za @ Ca­ri­to­var­gash FOTOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Con mu­cha emo­ción, pe­ro a la vez un tan­to ner­vio­so, Guillermo Otero Es­co­bar re­cuer­da ha­ber re­ci­bi­do la no­ti­cia de que se­ría pa­pá. Emo­ción, por sa­ber que pron­to lle­ga­ría al mun­do un be­bé fru­to del amor que exis­te des­de ha­ce 15 años en­tre él y su es­po­sa Vi­via­na Car­ta­ge­na Se­rrano. Ner­vios, por­que a pe­sar de todo en­tra­ría a un mun­do com­ple­ta­men­te nue­vo y lleno de mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad.

“Ser pa­dre es un cam­bio com­ple­to en la vi­da de uno, ya las prio­ri­da­des em­pie­zan a ser otras. Las co­sas que creías im­por­tan­tes pier­den im­por­tan­cia y lo di­go pun­tual­men­te por­que uno an­tes pen­sa­ba más en co­sas ma­te­ria­les, en co­sas muy per­so­na­les. Cuan­do te na­ce un hi­jo, eso cam­bia com­ple­ta­men­te. Mi prio­ri­dad aho­ra es él”, ex­pre­só Guillermo.

Es­te barranquillero de 29 años de edad, hi­jo de Guillermo Otero Vidal y Ol­ga Lu­cía Es­co­bar, es­tu­dió en el co­le­gio Sa­gra­do Co­ra­zón y es egre­sa­do del pro­gra­ma de Di­se­ño In­dus­trial de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, ca­rre­ra que es­tu­vo mo­ti­va­da por su fa­mi­lia, la cual tie­ne una em­pre­sa de cons­truc­ción que se de­di­ca a ha­cer man­te­ni­mien­to de obras ci­vi­les, en­tre otras co­sas. Ya la­bo­ran­do de­ci­dió es­pe­cia­li­zar­se en Ge­ren­cia del Con­trol de la Cons­truc­ción, en la mis­ma uni­ver­si­dad, pa­ra lue­go de­di­car­se a crear, en el año 2013, su pro­pia em­pre­sa de man­te­ni­mien­to de ma­qui­na­ria in­dus­trial y de es­truc­tu­ras me­tal­me­cá­ni­cas.

“Des­de pe­que­ño me gus­ta­ba mu­cho la cons­truc­ción y te­nía la agi­li­dad pa­ra di­bu­jar, en el co­le­gio me iba muy bien en las ma­te­rias que exi­gían crea­ti­vi­dad, co­mo ar­te y di­bu­jo téc­ni­co y por eso me en­ca­mi­né por ese la­do. Ade­más que la ex­pe­rien­cia que ve­nía vien­do en mi fa­mi­lia era por el la­do de la cons­truc­ción”, con­tó Guillermo.

En el año 2016, es­ta mis­ma pa­sión lo lle­vó a dar­le vi­da a una in­mo­bi­lia­ria, es­ta vez en com­pa­ñía de su es­po­sa Vi­via­na. A pe­sar de que com­par­ten gus­tos pa­re­ci­dos en ma­te­ria in­dus­trial, no fue es­to lo que los unió, pues el amor de

la fa­mi­lia Otero Car­ta­ge­na ini­ció, sin pen­sar­lo, un pri­me­ro de fe­bre­ro, del año 2003.

Pa­ra ese en­ton­ces, Guillermo te­nía tan so­lo 14 años de edad y sin ima­gi­nar­lo, se enamo­ró de quién es hoy la ma­dre de su hi­jo. “Una mu­jer que des­ta­ca” en él va­rias vir­tu­des que ca­rac­te­ri­zan a un ver­da­de­ro pa­dre.

“Es un sú­per buen es­po­so, pe­ro ha si­do un ex­ce­len­te pa­pá. Se ha aper­so­na­do mu­cho en lo­grar una gran co­ne­xión con el be­bé. Todo el tiem­po es­tá muy pen­dien­te de las co­sas, so­bre todo de las idas al mé­di­co, pe­ro tam­bién lo ha ba­ña­do, lo ha cam­bia­do, le ha da­do de co­mer, de todo”.

El 13 de di­ciem­bre del 2014, se dio fi­nal­men­te por sen­ta­do y an­te Dios, la unión y crea­ción de es­ta nue­va fa­mi­lia. Tres años des­pués, el 4 de enero del 2018 lle­gó al mun­do Juan Mar­tín Otero Car­ta­ge­na, un be­bé que le ha traí­do a es­ta jo­ven fa­mi­lia mu­chos re­tos nue­vos, pe­ro, so­bre todo, mu­cho amor.

“El día que na­ció Juan Mar­tín tu­ve la for­tu­na de es­tar en el par­to. An­tes que na­cie­ra, yo es­ta­ba bien, todo es­ta­ba per­fec­to, es­ta­ba tran­qui­lo por­que ese día me pu­se a ver en You­tu­be mi­les de vi­deos de par­to pa­ra es­tar pre­pa­ra­do. Yo de­cía — ya yo sé cómo es es­to, es­toy lis­to— (ri­sas). Pe­ro no, eso cuan­do em­pie­za uno se des­con­tro­la. Cuan­do vi que em­pe­zó a sa­lir la ca­be­ci­ta del be­bé, ca­si me sa­can de la sa­la de par­to por­que me pu­se pá­li­do (ri­sas)”, re­cor­dó Guillermo”.

Vi­via­na tam­bién re­cuer­da ese día co­mo si fue­ra ayer, pa­ra ella uno de los mo­men­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos fue “cuan­do Guillermo se tran­qui­li­zó un po­co y al be­bé lo ubi­ca­ron co­mo en una cu­ni­ta al la­do de la ca­ma de par­to”.

“Él se acer­ca y Juan Mar­tín lo pri­me­ro que ha­ce es to­mar­lo de la mano, le aga­rró uno de los de­dos y se lo apre­tó”, na­rra Vi­via­na.

Des­de ese pre­ci­so mo­men­to cam­bió por com­ple­to su vi­da, pues tal y co­mo él lo afir­mó, en­tró en un mun­do don­de las prio­ri­da­des gi­ra­ron en torno a su hi­jo y bro­tó de él, “un Guillermo que no sa­bía que exis­tía”, el de ser pa­pá.

“Sí, quie­ro vol­ver a te­ner un hi­jo, has­ta dos si Dios lo per­mi­te. Va­mos a ver co­mo se dan las co­sas, pe­ro es­pe­ra­re­mos unos dos años”, con­clu­yó Otero. GC

SO­BRE SER PA­DRE “Ser pa­dre es un cam­bio com­ple­to. Las co­sas que creía im­por­tan­tes en mi vi­da de­ja­ron de ser­lo”. SO­BRE ÉL

“Me ha sor­pren­di­do por­que él es sú­per buen es­po­so, pe­ro ha si­do un ex­ce­len­te pa­pá ”.

Guillermo Otero po­sa en la sa­la de su ca­sa en com­pa­ñía de su pe­que­ño hi­jo, Juan Mar­tín Otero Car­ta­ge­na.

Guillermo Otero con su es­po­sa Vi­via­na Car­ta­ge­na y su hi­jo Juan Mar­tín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.