Neu­ro­edu­ca­ción

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la

Se­gu­ra­men­te has es­cu­cha­do el fal­so mi­to que el ser hu­mano ape­nas uti­li­za el 6% de su ca­pa­ci­dad ce­re­bral, o que en la me­di­da en que en­ve­je­ce­mos, va­mos per­dien­do la ca­pa­ci­dad de apren­der. En es­ta oca­sión quie­ro in­tro­du­cir­te la neu­ro­edu­ca­ción co­mo la nue­va ma­ne­ra de edu­car nues­tra men­te.

La neu­ro­edu­ca­ción o neu­ro­di­dác­ti­ca se ba­sa en apor­tar es­tra­te­gias y tec­no­lo­gías edu­ca­ti­vas cen­tra­das en el fun­cio­na­mien­to de nues­tro más va­lio­so e in­te­li­gen­te ór­gano: el ce­re­bro. Se tra­ta de una com­bi­na­ción en­tre la neu­ro­cien­cia, la pe­da­go­gía, la cien­cia cog­ni­ti­va y la psicología, en­fo­ca­da en co­no­cer ca­da día más so­bre có­mo el ce­re­bro apren­de. Es­te nue­vo con­cep­to es­tá aso­cia­do a los es­tu­dios cien­tí­fi­cos de re­cien­te da­ta que ex­pli­can có­mo el ce­re­bro tie­ne el don de la neu­ro­plas­ti­ci­dad, es de­cir, que pue­de cam­biar­se y re­ge­ne­rar­se a par­tir de la in­te­rac­ción con el ambiente.

To­do es­to da al tras­te con las an­ti­guas teo­rías que plan­tea­ban que el sis­te­ma ner­vio­so era una es­truc­tu­ra rí­gi­da e in­mo­di­fi­ca­ble y que, con el pa­so de los años, la po­si­bi­li­dad de si­nap­sis (co­mu­ni­ca­ción en­tre dos o más neu­ro­nas) dis­mi­nuía has­ta de­te­ner­se de­fi­ni­ti­va­men­te.

La cien­cia ha de­mos­tra­do tam­bién que las emo­cio­nes sí tie­nen una in­fluen­cia di­rec­ta en el apren­di­za­je. Si bien ya se te­nía co­no­ci­mien­to de que las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas co­mo el es­trés y la an­sie­dad tie­nen efec­tos per­ju­di­cia­les pa­ra el pro­ce­so de apren­di­za­je, en la otra ca­ra de la mo­ne­da, se ha de­mos- tra­do que un ambiente re­la­ja­do y po­si­ti­vo fa­vo­re­ce la ca­pa­ci­dad del ce­re­bro pa­ra apren­der nue­vos co­no­ci­mien­tos. Emo­ción, apren­di­za­je y me­mo­ria es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos.

Un es­tu­dio li­de­ra­do por la neu­ro­cien­tí­fi­ca y aca­dé­mi­ca ir­lan­de­sa Elea­nor Ma­gui­re (2000) ana­li­zó a tra­vés de re­so­nan­cias mag­né­ti­cas el hi­po­cam­po de los ta­xis­tas de Londres, ciu­dad ca­rac­te­ri­za­da por la in­ten­si­dad de su trá­fi­co. Se com­pro­bó que el ta­ma­ño de la re­gión ce­re­bral, re­la­cio­na­da con el apren­di­za­je y la me­mo­ria es­pa­cial, era su­pe­rior en los ta­xis­tas que en el res­to de los con­duc­to­res. Ade­más, el ta­ma­ño del hi­po­cam­po de los ta­xis­tas más ex­per­tos era ma­yor que el de los me­nos ex­per­tos.

Es­to de­mues­tra, no so­la­men­te la va­li­dez de la neu­ro­plas­ti­ci­dad sino que con­fir­ma que, con la es­ti­mu­la­ción ade­cua­da, nues­tro ce­re­bro es ca­paz de mo­di­fi­car­se es­truc­tu­ral­men­te pa­ra adap­tar­se a los cambios que dic­ta el en­torno.

Se tra­ta de ex­ce­len­tes no­ti­cias ya que sig­ni­fi­ca que mien­tras es­ta­mos vi­vos, te­ne­mos el po­ten­cial pa­ra apren­der y ser lo su­fi­cien­te­men­te fle­xi­bles co­mo pa­ra cam­biar en fun­ción a los es­tí­mu­los del en­torno.

Se­gún el li­bro, Usar el ce­re­bro. Co­no­cer nues­tra men­te pa­ra vi­vir me­jor de Fa­cun­do Ma­nes y Ma­teo Ni­ro, la neu­ro­edu­ca­ción per­mi­te ahon­dar en los cambios que se pro­du­cen en nues­tro ce­re­bro des­de sus pri­me­ros años de vi­da, ya que ta­les mo­di­fi­ca­cio­nes con­di­cio­nan tan­to nues­tras ha­bi­li­da­des pa­ra apren­der, co­mo nues­tra con­duc­ta al lle­gar a edad adul­ta.

Es por ello que en nues­tras con­fe­ren­cias in­clui­mos ejer­ci­cios y di­ná­mi­cas pa­ra sa­car pro­ve­cho de la neu­ro­plas­ti­ci­dad na­tu­ral de nues­tro ce­re­bro y ace­le­rar el apren­di­za­je sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Tam­bién en el día a día pue­des in­ten­tar ejer­ci­cios sen­ci­llos que te ayu­den a to­mar cons­cien­cia de tu ce­re­bro y “en­tre­nar­lo”: to­ma di­fe­ren­tes ru­tas (en vehícu­lo o ca­mi­nan­do) pa­ra lle­gar a la ofi­ci­na, haz ta­reas co­ti­dia­nas con tu mano no do­mi­nan­te (la de­re­cha si eres zur­do, la iz­quier­da si eres dies­tro) por ejem­plo: ce­pi­llar­te los dien­tes o co­mer pa­lo­mi­tas de maíz, de­cir men­tal­men­te el abe­ce­da­rio des­de la “Z” has­ta la “A”. Es­tas prác­ti­cas sen­ci­llas ha­rán la di­fe­ren­cia en la edu­ca­ción que le das a tu ce­re­bro.

¡Edu­ca tu men­te y al­can­za to­do aque­llo que real­men­te quie­res! GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.