Apro­ve­chan­do opor­tu­ni­da­des

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Mi abue­la siem­pre in­sis­tía en que hay tre­nes que so­lo pa­san una vez en la vi­da y por eso se de­be es­tar aten­to y su­bir­se a él; es­to lo de­cía ha­blan­do de las opor­tu­ni­da­des ob­te­ni­das en la vi­da y que no se de­ben de­jar pa­sar. Ella es­ta­ba con­ven­ci­da que uno de­be es­tar pre­pa­ra­do, pres­to y de­ci­di­do a apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que, por su ta­len­to, po­si­bi­li­da­des y ese po­qui­to de suer­te (no es ma­gia, pe­ro no en­cuen­tro otra ma­ne­ra de lla­mar­la) que siem­pre hay en la exis­ten­cia. Co­noz­co mu­chas per­so­nas que no apro­ve­chan la opor­tu­ni­dad que tie­nen y lue­go llo­ran cul­pan­do al des­tino o a otras per­so­nas de lo que pu­do ser y no fue.

Pa­ra ha­cer efec­ti­vas esas opor­tu­ni­da­des pri­me­ro de­ben te­ner­las, y es­to im­pli­ca ser ta­len­to­so, dis­ci­pli­na­do y aten­to. No pi­das a la vi­da lo que no te has es­for­za­do en con­quis­tar. De­bes re­co­no­cer to­das las ca­pa­ci­da­des que hay en ti y usar tus ha­bi­li­da­des pa­ra rea­li­zar tus pro­yec­tos, no si­gas es­pe­ran­do que cai­gan del cie­lo op­cio­nes, de­bes bus­car­las y pa­ra ello es fun­da­men­tal re­co­no­cer to­do lo que sa­bes y pue­des ha­cer. Pe­ro no bas­ta con el ta­len­to, es ne­ce­sa­rio que ten­gas ca­rác­ter, so­li­dez, com­pro­mi­so, cons­tan­cia y se­pas ser dis­ci­pli­na­do en la eje­cu­ción de tus de­ci­sio­nes. Sin dis­ci­pli­na, por muy ta­len­to­so que seas, vas a fra­ca­sar o a te­ner un éxi­to fu­gaz. So­lo el dis­ci­pli­na­do se man­tie­ne en la ci­ma y triun­fa cons­tan­te­men­te. Aho­ra, tam­bién se ne­ce­si­ta aten­ción pa­ra no de­jar pa­sar las op­cio­nes, pa­ra en­ten­der el momento y ac­tuar con la aser­ti­vi­dad re­que­ri­da. Si te dis­traes pier­des. La vi­da se ha­ce con los ojos abier­tos, la bo­ca ce­rra­da y las ma­nos en dis­po­si­ción de ac­tuar. Mu­chos se dan cuen­ta de la opor­tu­ni­dad cuan­do és­ta ya pa­só.

Y si se te pa­só la opor­tu­ni­dad no llo­res, no te que­jes, no bus­ques cul­pa­bles afue­ra sino ana­li­za y apren­de de los erro­res co­me­ti­dos, aní­ma­te y es­fuér­za­te por en­con­trar una nue­va opor­tu­ni­dad. Se­gu­ro lle­ga­rá si ha­ces la vi­da de la me­jor ma­ne­ra y te es­fuer­zas por dar lo me­jor de ti. No ol­vi­des que siem­pre es ne­ce­sa­rio ser so­li­da­rio, es de­cir, tra­ba­jar en equi­po, man­te­nien­do ac­ti­tu­des si­nér­gi­cas que te per­mi­tan res­pon­der a la in­te­gra­li­dad de las si­tua­cio­nes.

Me mo­les­ta que al­gu­nos echan­do mano de la idea del des­tino o ar­gu­men­tan­do que las si­tua­cio­nes ocu­rren por­que son vo­lun­tad de Dios, jus­ti­fi­quen el no apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des. Eso me sue­na me­dio­cre y evi­ta que se ha­ga un buen aná­li­sis y se apren­da de los erro­res co­me­ti­dos. Mu­chos ter­mi­nan di­cien­do “el tiem­po de Dios es per­fec­to”, es­con­dien­do que por sus fa­llas fra­ca­sa­ron y no lo­gra­ron sus ob­je­ti­vos por­que no hi­cie­ron lo que te­nían que ha­cer. Afir­mar “el tiem­po de Dios es per­fec­to” se usa pa­ra con­so­lar­se sin asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de las con­se­cuen­cias. Más bien, de­lan­te de Dios ana­li­za que has he­cho mal, en­tien­de có­mo pue­des su­pe­rar­lo y tra­ta de pe­dir­le a Él que ac­túe en ti y te ayu­de a sa­lir ade­lan­te en tu reali­dad. La ora­ción aquí no es jus­ti­fi­car los erro­res, ni exa­ge­rar el sen­ti­mien­to de cul­pa, sino en­ten­der que tie­nes un alia­do que te ayu­da a vol­ver­lo a in­ten­tar con to­das las fuer­zas de tu ser y con su Es­pí­ri­tu po­de­ro­so, que es amor in­fi­ni­to.

Te in­vi­to a dar lo me­jor de ti, a ser ta­len­to­so, dis­ci­pli­na­do y aten­to pa­ra sa­lir ade­lan­te; siem­pre hay que te­ner un buen equi­po pa­ra ha­cer­lo bien. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.