Pue­do de­cir­te que no

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Me emo­cio­na que el Jo­ven Ri­co ( Marcos 10,17- 25) ha­ya re­cha­za­do la propuesta de vi­da que le ha­ce Je­sús. Y me emo­cio­na por­que ahí que­da bien cla­ro que Je­sús no nos obli­ga, ni se nos im­po­ne, sino que nos pro­po­ne y ofre­ce una ma­ne­ra de vi­da. Él cuen­ta con nues­tra li­ber­tad y con nues­tra de­ci­sión. Él quie­re que lo si­ga­mos por amor, por de­ci­sión y no por im­po­si­ción o mie­do. El jo­ven ri­co no acep­tó la propuesta de ven­der­lo to­do, de dár­se­lo a los po­bres y de se­guir­lo. Se­gu­ro sus apues­tas es­ta­ban en otros la­dos: en el ate­so­rar y en el es­tar en la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de so­cial. Ima­gino lo que en su co­ra­zón de­bió oca­sio­nar la propuesta de Je­sús, lue­go de to­do el tra­ba­jo que él ha­bía rea­li­za­do pa­ra po­der te­ner lo mu­cho, que aho­ra te­nía.

Me ale­gra por­que nosotros vi­vi­mos en una so­cie­dad que, a tra­vés de su mo­da, de su dis­cur­so pu­bli­ci­ta­rio, sus me­dios de co­mu­ni­ca­ción nos quie­re im­po­ner pro­pues­tas, ideas, ma­ne­ras. Y te­ne­mos que te­ner la ca­pa­ci­dad crí­ti­ca su­fi­cien­te pa­ra de­cir: eso no es lo que yo quie­ro, ni me in­tere­sa. Te­ne­mos que man­te­ner­nos fir­mes en nues­tras po­si­cio­nes y des­de ellas com­par­tir nues­tra vi­da en el mundo. No po­de­mos de­jar­nos ma­ni­pu­lar ni im­po­ner na­da. Dios nos ha he­cho li­bres y te­ne­mos que vivir co­mo tal, asu­mien­do las res­pon­sa­bi­li­da­des de nues­tras de­ci­sio­nes y sa­bien­do de­cir­le que No a lo no nos in­tere­sa. A ve­ces en el es­pa­cio re­li­gio­so es dón­de más in­ten­tan im­po­ner­nos afirmaciones, ideas, con­cep­tos y es dón­de más te­ne­mos que te­ner cla­ro que so­mos li­bres y que no te­ne­mos por­que acep­tar lo que con­si­de­ra­mos no nos iden­ti­fi­ca ni nos per­mi­te rea­li­zar­nos.

Hoy en las re­des so­cia­les nos en­con­tra­mos con las fa­mo­sas “fa­ke news” que po­nen a prue­ba nues­tra ca­pa­ci­dad crí­ti­ca. No po­de­mos ser in­ge­nuos y creer to­do lo que lee­mos en ellas. Te­ne­mos que sa­ber sos­pe­char y du­dar de lo que nos di­cen. Re­vi­sar las fuen­tes y los po­si­bles in­tere­ses que tie­nen al pu­bli­car eso. Esa prác­ti­ca de las “fa­ke news” son otra for­ma co­mo la so­cie­dad bus­ca im­po­ner­nos sus “ver­da­des”. Dar por cier­to to­do lo que nos pre­sen­tan y asu­mir­lo pa­ra nues­tra vi­da pue­de ge­ne­rar­nos pro­ble­mas muy se­rios, que nos po­dría­mos evi­tar si so- mos ca­pa­ces de pen­sar y de ana­li­zar con in­te­li­gen­cia. Es­to im­pli­ca te­ner cla­ro lo que que­re­mos y no te­ner mie­do a ser re­cha­za­dos. Ten la po­si­bi­li­dad de de­cir que no crees, que no es­tás de acuerdo y de re­cha­zar lo que crees va en con­tra de tus va­lo­res de vi­da. Es­toy con­ven­ci­do que eres al­guien con la in­te­li­gen­cia y la fir­me­za ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer­lo.

Cuán­tos de nosotros hoy par­ti­ci­pa­mos de lo que no que­re­mos só­lo por no te­ner la ca­pa­ci­dad de re­cha­zar­lo y por mie­do a no ser te­ni­dos en cuen­ta. Es­toy se­gu­ro que si ana­li­za­mos más y cri­ti­ca­mos con ri­gu­ro­si­dad to­das las pro­pues­tas que nos ha­cen po­dre­mos ele­gir con ma­yor cer­te­za y te­ner ma­yor éxi­to en nues­tras ac­cio­nes. Si el jo­ven ri­co le pue­de de­cir que no a la propuesta de Je­sús ¿se­rá que no po­dre­mos de­cir que no a tan­tas pro­pues­tas des­truc­ti­vas que nos ha­ce la so­cie­dad? Se li­bre y res­pon­sa­ble de lo que de­ci­des, esa es la ta­rea co­mo cre­yen­te que Dios te ha da­do. GC @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.