La de­co­ra­ción ha­ce lo su­yo cuan­do la na­tu­ra­le­za rei­na

El uso de ti­lland­sias y he­li­co­nias, se­gún ex­per­tos en de­co­ra­ción, se ha con­ver­ti­do en una fuer­te ten­den­cia de­bi­do a que en los úl­ti­mos años la mo­vi­da eco­ló­gi­ca per­meó en la am­bien­ta­ción de es­pa­cios, tan­to en el ho­gar co­mo en la ofi­ci­na.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ja­vier Men­do­za Da­za ja­vier.men­do­za@el­he­ral­do.co FO­TOS Luis Ro­drí­guez Le­za­ma

En una oca­sión el ar­qui­tec­to y di­se­ña­dor Char­les Ea­mes de­fi­nió el di­se­ño co­mo el plan pa­ra co­lo­car ele­men­tos de la me­jor ma­ne­ra y así lo­grar un pro­pó­si­to par­ti­cu­lar. Hoy la ten­den­cia en am­bien­tes va en­fo­ca­da pre­ci­sa­men­te a ello, dar­le a ca­da de­ta­lle una in­ten­ción. En las úl­ti­mas tem­po­ra­das se ha he­cho uso de las plan­tas aé­reas pa­ra dar­le un to­que na­tu­ral a los es­pa­cios del ho­gar.

Las plan­tas aé­reas son be­llas por na­tu­ra­le­za, así lo tie­ne cla­ro Da­vid Es­caff Ste­wart, CEO de Bio­fi­lia, quien ex­pli­ca que por la her­mo­su­ra y uso de es­pe­cies co­mo las ti­lland­sias se pue­den lle­nar los es­pa­cios de ale­gría.

Una de las su­ge­ren­cias que ha­cen los ex­per­tos en es­ta te­má­ti­ca pa­ra que las plan­tas aé­reas ten­gan una ma­yor vi­da útil es que no que­den tan ex­pues­tas a los ra­yos del sol por­que de es­ta ma­ne­ra pue­den mo­rir­se an­tes de lo que se tie­ne pre­vis­to.

Pe­ro, ¿de dón­de sa­len es­tas par­ti­cu­la­res plan­tas? Es­caff ex­pli­ca que cre­cen en otros ár­bo­les de­bi­do a que los usan co­mo so­por­te, por en­de re­ci­ben el par­ti­cu­lar nom­bre de epí­fi­tas.

“Es­tas plan­tas aé­reas le dan un to­que má­gi­co a su es­pa­cio, lo ha­cen ver di­fe­ren­te y lla­ma­ti­vo, sin du­da se

con­vier­te en un es­pec­tácu­lo pa­ra la vis­ta ver co­mo bai­la en el ai­re, y co­mo no tie­ne raí­ces no hay ne­ce­si­dad de es­tar so­por­ta­das en la tie­rra. Si de­sea dar­le un to­que al­ter­na­ti­vo a su de­co­ra­ción, pue­de usar una ma­te­ri­ta, lle­nar­la de pie­dras de co­lo­res y po­ner la ti­lland­sia en­ci­ma, es­to le da­rá una vis­to­si­dad sin igual”, ex­pli­ca.

Al­vi Pé­rez, jar­di­ne­ro y ex­per­to en plan­tas, in­di­ca que es­tas ade­más de ser de­co­ra­ti­vas por ser muy lla­ma­ti­vas tam­bién go­zan de la par­ti­cu­la­ri­dad de pu­ri­fi­car el am­bien­te.

“La Re­gión Ca­ri­be se pres­ta mu­cho pa­ra em­plear el paisajismo ya que cuen­ta con la va­rie­dad su­fi­cien­te pa­ra crear com­po­si­cio­nes con un al­to ni­vel es­té­ti­co”, afir­ma Pé­rez. GC

PA­RA TE­NER EN CUEN­TA... “Es­te ti­po de de­co­ra­ción ge­ne­ra una sen­sa­ción de bie­nes­tar que ayu­da a re­du­cir el es­trés”.

AM­BIEN­TE NA­TU­RAL... “La Re­gión Ca­ri­be se pres­ta mu­cho pa­ra es­te ti­po de de­co­ra­cio­nes gra­cias a su cli­ma tro­pi­cal”.

Las pie­zas he­chas en ma­te­ria­les 100% na­tu­ra­les se han con­ver­ti­do en ten­den­cia a ni­vel glo­bal.

Los he­le­chos son una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra am­bien­tar.

Por sus co­lo­ri­dos, las he­li­co­nias son las in­di­ca­das pa­ra de­co­rar es­pa­cios que ge­ne­ren un am­bien­te ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.