Soy li­bre, soy res­pon­sa­ble

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Ca­da uno es due­ño de sus de­ci­sio­nes. Na­die tie­ne por qué tra­tar de in­fluir las de­ci­sio­nes de los de­más. Los que an­dan por la ca­lle con una ma­le­ta de con­se­jos pa­ra dar­le a los de­más de­ben te­ner cui­da­do, por­que siem­pre el que vi­ve las con­se­cuen­cias de sus de­ci­sio­nes es el que las to­ma. Nos gus­ta de­cir­le a los otros lo que cree­mos que ellos tie­nen que ha­cer o sim­ple­men­te ha­blar­les des­de el “de­ber ser” y tra­tar de que aco­mo­den sus ac­cio­nes a esa es­truc­tu­ra idea­li­za­da, que muy pro­ba­ble­men­te no exis­te o res­pon­de siem­pre a in­ten­cio­nes e in­tere­ses muy par­ti­cu­la­res.

Na­die co­no­ce, real­men­te, las si­tua­cio­nes in­ter­nas que ca­da ser hu­mano es­tá vi­vien­do más que el mis­mo, por eso es un atre­vi­mien­to ma­yúscu­lo pre­ten­der de­ci­dir por él. Las de­ci­sio­nes de­fi­ni­ti­vas, que pin­tan el sen­ti­do del pro­yec­to de vi­da de los su­je­tos no son fru­to de las opi­nio­nes que la ma­yo­ría dan, ni del aplau­so que se re­ci­be por par­te de unos es­pec­ta­do­res, ni de las que son ten­den­cias en las re­des so­cia­les, ni de los co­men­ta­rios áu­li­cos de unos com­pin­ches. Sino que son fru­to de la con­cien­cia pro­fun­da de qué es lo que se ne­ce­si­ta pa­ra ser fe­liz, qué es lo que se es­tá bus­can­do y có­mo se quie­re vi­vir. Y eso es en­te­ra­men­te per­so­nal. Hay que sa­ber de­fen­der ese es­pa­cio, por­que esa li­ber­tad, de la que allí se go­za, se­rá co­rres­pon­di­da por la to­tal res­pon­sa­bi­li­dad de asu­mir las con­se­cuen­cias.

En­ton­ces, ¿cuál es la me­jor ac­ti­tud? ¿De­cla­rar­se sor­do y no es­cu­char a na­die? ¿Ais­lar­se has­ta don­de no pue­dan lle­gar las opi­nio­nes de los de­más? Se­gu­ro que no. So­mos se­res so­cia­les y te­ne­mos que es­tar aten­tos y abier­tos a los co­men­ta­rios de los de­más, a las ex­pe­rien­cias que ellos vi­ven pe­ro sien­do crí­ti­cos y ana­li­zan­do ca­da si­tua­ción, con la li­ber­tad de po­der desechar, sin nin­gún mie­do, lo que nos es­tán di­cien­do por in­con­ve­nien­te pa­ra nues­tra vi­da. No hay que te­ner mie­do de du­dar, de sos­pe­char, de ne­gar y de afir­mar­se en la idea que se tie­ne.

Es­toy se­gu­ro que en la crian­za y en el pro­ce­so es­co­lar pue­den en­se­ñar a que la gen­te se nie­gue, a que cri­ti­que, a que cues­tio­ne y de­cla­re te­ner sus pro­pias ma­ne­ras de en­ten­der la reali­dad y por lo mis­mo, de de­ci­dir. Ha­ce mu­cho da­ño esa ac­ti­tud de creer que ser un buen ni­ño es ser uno que a to­do le di­ce que si. Me acuer­do que me hi­cie­ron creer que a to­dos los adul­tos ha­bía que creer­le lo que de­cía, y con el tiem­po me dí cuen­ta que a al­gu­nos adul­tos no ha­bía que creer­le na­da.

Aho­ra, es­to no su­po­ne que uno no pue­de ex­pre­sar lo que pien­sa y sien­te de al­go, pe­ro lo tie­ne que ha­cer con la cer­te­za de que no es más que su pro­pia per­cep­ción de la reali­dad, que no es “la ver­dad” y que los otros tie­nen que aco­ger­la sin chis­tar. Ex­pon­go lo que creo con cla­ri­dad, fir­me­za pe­ro con hu­mil­dad. En­tien­do que al­guien di­ga que no le pa­re­ce y que tie­ne otra per­cep­ción de la vi­da. Eso lo de­ben en­ten­der los tui­te­ros y los que dan cá­te­dra de vi­da en las re­des, que creen que lo que se le ocu­rrió es bri­llan­te, úni­co, cier­to y ab­so­lu­to. Se te pue­de de­cir que no, sin que eso sig­ni­fi­que que te es­tén irres­pe­tan­do. Te in­vi­to a ser li­bre y ser res­pon­sa­ble. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.