Pa­tri­cia Sán­chez Di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res

La di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res y ar­qui­tec­ta car­ta­ge­ne­ra re­sal­ta los as­pec­tos que se de­ben te­ner en cuen­ta a la ho­ra de de­co­rar es­pa­cios en el Ca­ri­be.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sharon Kalil Sharon.mar­ti­nez@el­he­ral­do.co FOTOS Cé­sar Bo­lí­var

Des­de ni­ña Li­lia­na Pa­tri­cia Sán­chez Ló­pez se enamo­ró del di­se­ño in­te­rior. Re­cuer­da que en su ca­sa le da­ban li­ber­tad pa­ra cam­biar de po­si­ción los mue­bles, las pin­tu­ras y el res­to de de­co­ra­ción por lo que no se cohi­bía de “vol­tear” to­do a su es­ti­lo.

Aun­que su tie­rra na­tal es Car­ta­ge­na y vi­vió par­te de su ni­ñez en la Ciu­dad de la Eter­na Pri­ma­ve­ra (Me­de­llín), es­ta mu­jer, de 49 años, ase­gu­ra que se de­jó con­quis­tar de Ba­rran­qui­lla des­de los 13 cuan­do su fa­mi­lia aquí lle­gó. Men­cio­na con de­ter­mi­na­ción que se sien­te to­tal­men­te cos­te­ña y que con­si­de­ra a Ba­rran­qui­lla co­mo el me­jor vi­vi­de­ro que pu­do ele­gir pa­ra criar a sus tres hi­jos. “Es per­fec­ta por su tran­qui­li­dad y por ser tan ‘abier­ta’ a las po­bla­cio­nes. Am­plió la men­te de mis hi­jos”.

Pa­tri­cia Sán­chez, co­mo es co­no­ci­da en­tre ami­gos y co­le­gas, des­pués de ter­mi­nar la ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be de­ci­dió ex­plo­rar el mun­do pues, des­de ese en­ton­ces, pien­sa que “un ar­qui­tec­to que no via­ja, aun­que ha­ga to­dos los ma­gís­ter del mun­do, no abri­rá su men­te pa­ra crear”.

Mien­tras se aven­tu­ra­ba, su amor por el di­se­ño se­guía la­ten­te por lo que se de­di­có a es­tu­diar­lo. “En Chi­na hi­ce un cur­so de feng shui en 2008 (…) en to­dos mis di­se­ños apli­co es­ta téc­ni­ca; en Bélgica hi­ce otro de ilu­mi­na­ción; en Es­pa­ña de di­se­ño de in­te­rio­res; y, en Es­ta­dos Uni­dos hi­ce de fa­bri­ca­ción de mue­bles, en­tre otros”.

Ha­ce 13 años es­ta car­ta­ge­ne­ra em­pe­zó a tra­ba­jar de lleno en el di­se­ño de in­te­rio­res, en el que, se­gún re­co­no­ce, pre­fie­re abor­dar te­má­ti­cas in­mo­bi­lia­rias en es­pa­cios co­mo las zo­nas so­cia­les de una ca­sa, pues pien­sa “en la in­ter­ac­ción de las per­so­nas en ese es­pa­cio (…) aun­que el di­se­ño en las ha­bi­ta­cio­nes tam­bién es im­por­tan­te”.

Pa­ra di­se­ñar se preo­cu­pa por tra­ba­jar de la mano con el clien­te y así “en­ten­der lo que desea pa­ra el es­pa­cio, sus gus­tos y có­mo in­ter­ac­túa con el lu­gar ac­tual­men­te” por lo que su ma­yor ins­pi­ra­ción es es­te.

“Los pro­yec­tos tie­nen mi se­llo pe­ro pa­ra mí son to­tal­men­te per­so­na­les, pues de­ben pa­re­cer­se a la per­so­na que lo re­quie­ra, quie­nes le apor­tan tan­ta in­for­ma­ción a los ar­qui­tec­tos que has­ta nos vuelven psi­có­lo­gos”, co­men­ta.

Pa­ra es­ta di­se­ña­do­ra, en el Ca­ri­be es pro­pi­cio ha­cer uso de la ca­li­dez de los es­pa­cios, que va de la mano con la ten­den­cia eco­ló­gi­ca vin­ta­ge (com­bi­na­ción de ob­je­tos an­ti­guos con téc­ni­cas mo­der­nas) y los aca­ba­dos na­tu­ra­les “que es lo que más se es­tá uti­li­zan­do en es­te año y en el pró­xi­mo se­gu­ra­men­te”. “Por ejem­plo, con lo eco­ló­gi­co se es­tá ha­cien­do uso del re­ci­cla­je de mue­bles y se es­tán uti­li­zan­do plan­tas, de­ta­lles na­tu­ra­les y co­lo­res co­mo el ver­de”.

Ba­sa­da en su am­plia ex­pe­rien­cia, es­ta di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res re­co­mien­da, por ejem­plo, a los jó­ve­nes que vi­ven de al­qui­ler o com­par­ten apar­ta­men­to y quie­ran adop­tar las lí­neas del mi­ni­ma­lis­mo, los co­lo­res y as­pec­tos

de­co­ra­ti­vos del es­ti­lo nór­di­co o el es­ti­lo vin­ta­ge, que pue­den em­pe­zar res­tau­ran­do un vie­jo mue­ble fa­mi­liar o ad­qui­rien­do pe­que­ñas pie­zas co­mo es­pe­jos o mar­cos en fe­rias y mer­ca­dos.

Agre­ga que tam­bién pue­den com­prar so­fás o pol­tro­nas de co­lo­res neu­tros co­mo el bei­ge, gris y blan­co que sean fa­bri­ca­dos con ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo el al­go­dón, la ma­de­ra, el lino, y de­co­rar con fotos en vez de cua­dros.

“La idea más im­por­tan­te pa­ra es­ta de­co­ra­ción es bus­car es­tar có­mo­dos y que el am­bien­te sea aco­ge­dor, por eso el uso de ta­pe­tes, co­ji­nes y man­tas de­co­ra­ti­vas son ne­ce­sa­rios”, dijo.

Pa­ra Pa­tri­cia la re­gla nú­me­ro uno pa­ra de­co­rar una ca­sa am­plia es no apo­yar los mue­bles so­bre las pa­re­des.

“Los so­fás y otros mue­bles pe­que­ños pue­den ser co­lo­ca­dos es­tra­té­gi­ca- men­te apro­ve­chan­do to­do el es­pa­cio que exis­te pa­ra dar vo­lu­men y ocu­par el lu­gar. En una ca­sa así no pue­den fal­tar ta­pe­tes o al­fom­bras ge­ne­ro­sas, es­pe­cial­men­te en las sa­las de es­tar”.

Otro as­pec­to im­por­tan­te que re­sal­ta es te­ner pie­zas de ta­ma­ño gran­de que se des­ta­quen en­tre la de­co­ra­ción. Pue­de ser un ja­rrón, una es­cul­tu­ra e in­clu­si­ve una me­sa de apo­yo vi­sual­men­te lla­ma­ti­va.

Por otra par­te, ase­gu­ra que un error muy co­mún a la ho­ra de de­co­rar un es­pa­cio pe­que­ño es en­fo­car­se só­lo en la fun­cio­na­li­dad y no en el di­se­ño. “Se pue­de vi­vir có­mo­da­men­te en un lu­gar pe­que­ño si di­se­ña­mos co­rrec­ta­men­te el es­pa­cio, por lo que es im­por­tan­te de­fi­nir o de­li­mi­tar­los con di­fe­ren­tes mue­bles, biom­bos y ta­pe­tes de área”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.