Car­los Da­vid Sab­bag Or­to­pe­dis­ta

El or­to­pe­dis­ta ofi­cial de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, Car­los Da­vid Sab­bag Ná­der, ha­bló con la re­vis­ta Gen­te Ca­ri­be so­bre sus pasatiempos, rol fa­mi­liar, tra­yec­to­ria y ex­pe­rien­cia en las jus­tas de­por­ti­vas.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sharon Kalil sharon.mar­ti­nez@el­he­ral­do.co FOTOS Or­lan­do Ama­dor

Co­mo “una vo­ca­ción de ser­vi­cio”, así ca­ta­lo­ga Car­los Da­vid Sab­bag Ná­der la ca­rre­ra que lo apa­sio­na des­de muy ni­ño, la Me­di­ci­na.

Es­te ba­rran­qui­lle­ro, de 55 años, re­cuer­da que a pe­sar de que en su ni­ñez se ca­rac­te­ri­za­ba por ser des­or­de­na­do, tam­bién dis­fru­ta­ba cui­dar de los ani­ma­les, las plan­tas y ayu­dar a las per­so­nas. Es­tas fue­ron las pri­me­ras se­ña­les de su in­te­rés por unir­se a la pa­sión fa­mi­liar de ser­vir a la so­cie­dad des­de un hos­pi­tal o con­sul­to­rio.

Y es que Sab­bag siem­pre es­tu­vo ro­dea­do de la Me­di­ci­na, pues su pa­dre fue ci­ru­jano ge­ne­ral y en tres ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia Sab­bag hay 17 mé­di­cos. “A pe­sar de que se po­dría creer que me de­di­co a es­to por ellos, sien­to que es­ta pa­sión la he lle­va­do siem­pre por den­tro”.

En cuan­to a su re­la­ción fa­mi­liar, es­te mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en or­to­pe­dia y trau­ma­to­lo­gía le atri­bu­ye el rol de pa­dre y es­po­so a su des­cen­den­cia ára­be. “En mi ca­sa la que po­ne la ley, dis­ci­pli­na y or­den es mi es­po­sa y el al­cahue­ta soy yo por­que siem­pre tra­to de com­pla­cer y acon­se­jar a mis tres hi­jos, ya que no creo que la vi­da de­ba ser tan es­tric­ta. He­mos si­do muy exigentes en asun­tos co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad y dis­ci­pli­na, y creo que es lo que los ha lle­va­do a to­dos a te­ner éxi­to”.

Sab­bag tam­bién se con­si­de­ra muy fa­mi­liar por lo que su plan pre­fe­ri­do es via­jar al la­do de sus hi­jos y es­po­sa. “Por las di­fe­ren­tes ocu­pa­cio­nes tenemos po­co tiem­po pa­ra com­par­tir jun­tos, pe­ro lo que dis­fru­ta­mos ha­cer es aven­tu­rar­nos en va­ca­cio­nes a lu­ga­res tran­qui­los pa­ra com­par­tir”.

Tam­bién ma­ni­fies­ta que uno de sus pasatiempos fa­vo­ri­tos es cui­dar de las flo­res del jar­dín de su ca­sa y de su fin­ca. Ade­más tra­ta de sa­car­le tiem­po a una de sus pa­sio­nes he­re­da­das de su ma­dre: pin­tar ba­jo la téc­ni­ca óleo bo­de­go­nes y pai­sa­jes del mar.

So­bre sus es­tu­dios es­te mé­di­co, gra­dua­do de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, co­men­ta que se en­fren­tó con una pre­sión fa­mi­liar “muy gran­de” a la ho­ra de ele­gir qué es­pe­cia­li­dad es­tu­diar, pues se­gún cuen­ta 15 de sus pa­rien­tes mé­di­cos son ra­dió­lo­gos.

“Yo no me sen­tía sa­tis­fe­cho con esa lí­nea por­que no ope­ra­ba sino que so­lo in­ter­pre­ta­ba imágenes. Cuan­do fui a ha­cer mi in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Mi­li­tar vi las ma­ra­vi­llas de la Or­to­pe­dia, en­ton­ces me es­pe­cia­li­cé en es­ta área en ese mis­mo lu­gar”.

Car­los Sab­bag tam­bién se for­mó en Ar­tros­co­pia en Har­vard y en Trau­ma­to­lo­gía en Eu­ro­pa, en­tre otros cur­sos y con­gre­sos. Lue­go de es­to tra­ba­jó du­ran­te 15 años en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio CA­RI, pa­ra­le­la­men­te ha­cía par­te de la Clí­ni­ca de Frac­tu­ras y

fue el je­fe del de­par­ta­men­to de or­to­pe­dia y do­cen­te en su al­ma ma­ter por 20 años. Aho­ra la­bo­ra en la Clí­ni­ca Por­to Azul.

Ma­ni­fies­ta que lo que más le gus­ta de su ca­rre­ra es la sa­tis­fac­ción que sien­te al ver a un pa­cien­te cu­ra­do, “por ejem­plo, los de­por­tis­tas que vuelven a com­pe­tir des­pués de una ope­ra­ción”.

Gra­cias a su ex­pe­rien­cia, es­te ba­rran­qui­lle­ro fue ele­gi­do co­mo el or­to­pe­dis­ta ofi­cial de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be. “Tu­ve una dis­po­ni­bi­li­dad to­tal pa­ra las jus­tas de­por­ti­vas, ya que en cual­quier mo­men­to un de­por­tis­ta po­dría re­que­rir ayu­da. En los pri­me­ros días hu­bo mu­chos pa­cien­tes, des­pués ya fue­ron dis­mi­nu­yen­do a tres o cuatro dia­ria­men­te”.

Cuen­ta que siem­pre es­tu­vo apo­ya­do por un gru­po de de­por­tó­lo­gos, por lo que so­lo aten­día los ac­ci­den­tes más gra­ves.

“Los pa­cien­tes lle­ga­ban a las clí­ni­cas y a la vi­lla cen­troa­me­ri­ca­na e iba de in­me­dia­to a exa­mi­nar­los. Las le­sio­nes más re­cu­rren­tes fue­ron es­guin­ces de to­bi­llo, de mu­ñe­ca, hom­bro, ro­di­lla y pie. Has­ta el mar­tes aten­dí al­re­de­dor de 35 de­por­tis­tas”. Sab­bag tam­bién re­cuer­da que tu­vo la di­fí­cil ta­rea de de­cir­le a ocho atle­tas que no po­dían con­ti­nuar com­pi­tien­do.

Es­te or­to­pe­dis­ta ase­gu­ra que la me­jor for­ma de evi­tar le­sio­nes es que los de­por­tis­tas ha­gan un buen en­tre­na­mien­to y es­ti­ra­mien­to.

“En cuan­to a en­tre­na­mien­tos dia­rios no se pue­den ex­ce­der. Lo ideal es prac­ti­car du­ran­te va­rios días. Por otro la­do, de­ben evi­tar ha­cer de­por­tes de al­to ren­di­mien­to de un día pa­ra otro si son per­so­nas se­den­ta­rias”. GC

El es­pe­cia­lis­ta en Or­to­pe­dia y Trau­ma­to­lo­gía, de 55 años, en la sa­la de su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.