Ma­ria­na Gó­mez Abo­ga­da

Ha­ce cuatro años la ba­rran­qui­lle­ra creó su pro­pia jo­ye­ría, en es­ta tra­ba­ja con una de sus afi­cio­nes: las pie­dras pre­cio­sas y se­mi­pre­cio­sas. A fi­na­les de es­te año pla­nea lle­var sus pro­duc­tos al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Loraine Obregón Donado Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Sen­tir­se atraí­da por los co­lo­res de las pie­dras se­mi­pre­cio­sas lle­vó a la abo­ga­da Ma­ria­na Gó­mez a crear ha­ce cuatro años su mar­ca de jo­ye­ría Pris­ma Gems (@ pris­ma­gems).

En en­tre­vis­ta cuen­ta que de pe­que­ña tu­vo el in­te­rés de co­no­cer más so­bre las ge­mas, un gus­to que per­sis­tió en ella en me­dio de su cre­ci­mien­to y la lle­vó a te­ner el de­seo de via­jar e in­ves­ti­gar so­bre la pie­dra del des­tino que vi­si­ta­ra.

“Ya gran­de em­pe­cé a bus­car si­tios pa­ra com­prar pie­dras, traer­las has­ta Ba­rran­qui­lla y mon­tar­las en jo­yas. En 2014 tu­ve un via­je a Su­dá­fri­ca y es­tan­do allí em­pe­cé a pre­gun­tar por la tan­za­ni­ta, que so­lo se po­día en­con­trar en Tan­za­nia y se vol­vió fa­mo­sa por­que el ani­llo de Lady Di te­nía es­ta pie­dra. Cuan­do em­pe­cé a bus­car­la co­no­cí a unos due­ños mi­ne­ros de pie­dras y des­de ese mo­men­to em­pe­cé a im­por­tar­les pa­ra mi ne­go­cio (...) La ver­dad es que to­do em­pe­zó co­mo un hobby y ca­da vez cre­ce más”.

Re­ve­la que en sus ini­cios los pro­duc­tos so­lía dis­tri­buir­los ba­jo pe­di­do y sus clien­tes fie­les eran sus ami­gas. En la ac­tua­li­dad su ca­nal de dis­tri­bu­ción es Ins­ta­gram, su pú- bli­co se ha am­plia­do y su ob­je­ti­vo a cor­to pla­zo — ase­gu­ra— es lle­var la mar­ca al ex­te­rior y dar a co­no­cer sus pro­duc­tos a un mer­ca­do nue­vo.

So­bre su pro­ce­so de im­por­ta­ción de las pie­dras ex­pli­ca que lo si­gue ha­cien­do des­de Su­dá­fri­ca y al traer­las a La Are­no­sa tras­la­da la mer­can­cía a su ta­ller don­de las ma­nos de dos hom­bres rea­li­zan las pren­das en oro de 18 ki­la­tes, des­de are­tes, ca­de­nas, pul­se­ras has­ta ani­llos, y otra per­so­na es la en­car­ga­da de en­gas­tar, es de­cir, mon­tar las pie­dras se­mi­pre­cio­sas en el ac­ce­so­rio.

Los di­se­ños de las pren­das, que de­fi­ne co­mo mi­ni­ma­lis­tas, clá­si­cos y de­li­ca­dos, es­tán a car­go de ella. Pa­ra crear­los so­lo ne­ce­si­ta un mo­men­to de ins­pi­ra­ción que pue­de sur­gir en ho­ras de la ma­ña­na, o sim­ple­men­te vien­do con de­te­ni­mien­to la pie­dra que va­ya a tra­ba­jar.

“A la gen­te le gus­ta dar­le sen­ti­do al he­cho de te­ner una jo­ya, así que a mí me gus­ta tra­ba­jar con pie­dras por­que tie­nen un sig­ni­fi­ca­do, ade­más de pro­pie­da­des. Has­ta el mo­men­to ma­ne­jo, apro­xi­ma­da­men­te, ocho se­mi­pre­cio­sas y tres pre­cio­sas, al­gu­nas de ellas son za­fi­ro, ru­bí, es­me­ral­da, pe­ri­do­to, to­pa­cio azul, cuar­zo ro­sa y ama­tis­ta ver­de”, men­cio­na la ba­rran­qui­lle­ra, quien tam­bién es ma­dre de dos ni­ños.

Gó­mez ex­pli­ca que exis­ten las pie­dras pre­cio­sas, que son de­no­mi­na­das así por su es­ca­sez, con­di­ción, va­lor su­pe­rior y por­que son en­tre­ga­das cer­ti­fi­ca­das. Y tam­bién es­tán las se­mi­pre­cio­sas, cu­ya ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es que se en­cuen­tran en dis­tin­tas mi­nas del mun­do. Cuen­ta con un show­room en la ciu­dad, con el que ape­nas ini­ció, pe­ro acla­ra que su fuer­te es ven­der a tra­vés de Ins­ta­gram. La gran ma­yo­ría de sus en­víos los rea­li­za ha­cia Bo­go­tá, Me­de­llín, Ca­li, Car­ta­ge­na y San­ta Mar­ta, e in­di­ca que en el pre­sen­te es­tá con­cen­tra­da en la for­ma­li­za­ción de su pá­gi­na web.

Sus pren­das, que siem­pre lle­van una pie­dra, es­pe­ci­fi­ca que son en­tre­ga­das a sus clien­tes con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de ca­da una.

Por otro la­do, le re­sul­ta sa­tis­fac­to­rio que per­so­na­li­da­des co­mo Ca­ro­li­na So­to, Ma­bel Car­ta­ge­na, Lau­ra Acu­ña y Ca­ta­li­na Gó­mez, en­tre otras, luz­can sus pro­duc­tos en su dia­rio vi­vir.

Aun­que ase­gu­ra gus­tar­le to­das las pie­dras, re­co­no­ce que hay una que tie­ne la ca­pa­ci­dad de ro­bar su aten­ción, es­ta es el to­pa­cio azul. Por otro la­do, ma­ni­fies­ta que pe­se a es­tar con­cen­tra­da en es­te pro­yec­to, apro­ve­cha al­gu­nos es­pa­cios pa­ra rea­li­zar un cur­so en lí­nea so­bre ge­mo­lo­gía, que es — en sus pa­la­bras— el ar­te de co­no­cer so­bre los ti­pos de pie­dras, las pro­pie­da­des que tie­ne ca­da una, si son reales o no, los ti­pos de cor­te y bri­llo, en­tre otras te­má­ti­cas.

Acer­ca del en­fo­que de su mar­ca, men­cio­na que “siem­pre ha si­do el ves­tir dia­rio, más que la jo­ya ele­gan­te del ma­tri­mo­nio. Ha gi­ra­do en torno a la idea de ves­tir con un jean y de re­pen­te se hi­zo de no­che, pe­ro don­de es­té la mu­jer se sen­ti­rá bien vestida (...) Hoy en día las per­so­nas se es­tán dan­do cuen­ta que unos bue­nos to­pi­tos, con un buen di­je y una bue­na pie­dra com­bi­nan con to­do. Tam­bién hay una al­ta de­man­da de las múl­ti­ples ca­de­nas, co­no­ci­das co­mo mul­ti­la­yers”.

Por úl­ti­mo re­cal­ca que pa­ra ele­gir una jo­ya lo prin­ci­pal es que la per­so­na se pre­gun­te qué co­lor y cla­se de pie­dra le gus­ta, lue­go se la pue­dan ver pues­ta fren­te a un es­pe­jo, pa­ra más tar­de ren­dir un jui­cio y de­ter­mi­nar cuál es la que me­jor le que­da. GC

SO­BRE SU EM­PREN­DI­MIEN­TO... “Mi pro­yec­to ini­ció co­mo un ‘hobby’, pe­ro hoy veo sa­tis­fe­cha có­mo cre­ce a pa­sos agi­gan­ta­dos”. LA ELEC­CIÓN DE UNA JO­YA... “Mi con­se­jo es que se la vean pues­ta fren­te a un es­pe­jo y de­ter­mi­nen qué tan­to les fa­vo­re­ce”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.