Va­le­ria Abu­chai­be le di­ce adiós a su rei­na­do

LA REI­NA DEL CAR­NA­VAL DE BA­RRAN­QUI­LLA 2018 SE DES­PO­JÓ DE SUS PO­LLE­RAS PA­RA HA­CER UN BA­LAN­CE DE SUS CARNESTOLENDAS. TAM­BIÉN APRO­VE­CHÓ PA­RA EN­VIAR UN MEN­SA­JE A LA PRÓ­XI­MA SO­BE­RA­NA Y COM­PAR­TIÓ DE­TA­LLES DE SUS NUE­VOS PRO­YEC­TOS.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Ca­ris­má­ti­ca, se­gu­ra y des­com­pli­ca­da, así se mues­tra la ba­rran­qui­lle­ra Va­le­ria Abu­chai­be Ro­sa­les días des­pués de ter­mi­nar su rei­na­do co­mo so­be­ra­na del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla 2018. Aun­que ase­gu­ra sen­tir “mu­cha nos­tal­gia y gua­ya­bo por de­cir adiós”, agre­ga que por es­tos días se sien­te “más agra­de­ci­da que nun­ca”.

Du­ran­te su rei­na­do con­me­mo­ró los 100 años de la fi­gu­ra de la Rei­na del Car­na­val con cam­pa­ñas co­mo #100te­te­más­rei­na con la que hi­zo un tri­bu­to a las mu­je­res que sal­va­guar­dan las ex­pre­sio­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes fol­cló­ri­cas. Creó el le­ma # 100te­te­más­ba­rran­qui­lle­ro con el fin de que to­dos en la ciu­dad se “sin­tie­ran or­gu­llo­sos de su esen­cia” y re­cien­te­men­te se po­si­cio­nó co­mo la em­ba­ja­do­ra de “un car­na­val de­por­ti­vo” que se to­mó la inau­gu­ra­ción y clau­su­ra de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be Ba­rran­qui­lla 2018.

Des­po­ja­da de su ves­ti­men­ta car­na­va­le­ra —sin po­lle­ras ni to­ca­dos— Va­le­ria nos re­ci­bió en la co­mo­di­dad de su ca­sa pa­ra con­tar­nos so­bre su per­cep­ción de las carnestolendas de es­te año y al­gu­nos de­ta­lles de los pro­yec­tos a los que se de­di­ca­rá pró­xi­ma­men­te.

¿Cuál es su ba­lan­ce del Car­naP val 2018? R El Car­na­val fue 20 ve­ces me­jor de lo que es­pe­ra­ba, su­peró mis ex­pec­ta­ti­vas. Aun­que siem­pre tu­ve en men­te que co­mo rei­na me iba a en­tre­gar en co­ra­zón, cuer­po y al­ma, con­fie­so que al prin­ci­pio sen­tí un po­co de mie­do por­que no sa­bía có­mo iba a ser la acep­ta­ción de los ba­rran­qui­lle­ros con su rei­na. Co­mo so­be­ra­na de las carnestolendas siem­pre vas a que­rer que ellos te quie­ran co­mo tú los quie­res a ellos. Y así fue, vi­ví mi Car­na­val con ellos, vi­bré con mi ciu­dad y soy una mu­jer or­gu­llo­sa de nues­tra cul­tu­ra. Fue más má­gi­co de lo que al­gu­na vez ima­gi­né.

¿Có­mo vi­vió su úl­ti­ma apa­riP ción pú­bli­ca co­mo rei­na? R Cuan­do se aca­bó la clau­su­ra de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del

Ca­ri­be su­pe que to­do ya ha­bía aca­ba­do. En­se­gui­da bus­qué a mis pa­pás y cuan­do los en­con­tré los vi con mu­chas lá­gri­mas, por lo que no du­dé en abra­zar­los y has­ta llo­rar con ellos. De in­me­dia­to les agra­de­cí por per­mi­tir­me cum­plir es­te sue­ño, ade­más por­que ellos tam­bién se lo go­za­ron co­mo yo. Tam­bién apro­ve­ché pa­ra to­mar­me una fo­to con el equi­po de la or­ga­ni­za­ción Car­na­val, mi se­gun­da fa­mi­lia.

¿Qué es lo que más la enor­gu­lleP ce de su rei­na­do? R Creo que es muy di­fí­cil es­co­ger un so­lo as­pec­to, por­que vi­ví mu­chos mo­men­tos ma­ra­vi­llo­sos. Por ejem­plo, el pro­gra­ma de #100te­te­más­rei­na fue es­pec­ta­cu­lar por­que pu­de ha­cer­le un ho­me­na­je a mu­je­res muy im­por­tan­tes de nues­tra cul­tu­ra. Tam­bién, me en­can­tó ‘Pa­len­que­ya’, el ves­ti­do que lu­cí en la Gua­cher­na. Es pa­ra mí un ho­nor com­par­tir­les que el otro año es­ta­rá co­mo disfraz del Car­na­val. La idea es que es­te per­so­na­je se con­vier­ta en una fi­gu­ra icó­ni­ca de nues­tra fies­ta, pues quie­ro re­sal­tar a la mu­jer del Ca­ri­be, aque­lla que es tra­ba­ja­do­ra, fuer­te, que tie­ne una son­ri­sa en­can­ta­do­ra y que siem­pre lle­va la ale­gría so­bre su ca­be­za.

¿Cuál fue el mo­men­to más di­fíP cil que en­fren­tó co­mo so­be­ra­na? R El tris­te su­ce­so que to­dos vi­vi­mos con el aten­ta­do a la es­ta­ción de Po­li­cía del ba­rrio San Jo­sé. Vi­ví mo­men­tos de mu­chos ner­vios y nos­tal­gia. Co­mo to­da la ciu­dad, yo tam­bién es­tu­ve de lu­to. Du­ran­te esos días tra­té de ma­ne­jar un per­fil ba­jo, de­jé de asis­tir a al­gu­nos even­tos por res­pe­to a es­ta si­tua­ción tan de­li­ca­da y de­ci­dí po­ner­me un la­zo ne­gro co­mo sím­bo­lo de lu­to. No obs­tan­te, siem­pre he sa­bi­do que si bien el Car­na­val es una fies­ta, tam­bién es un com­pro­mi­so cul­tu­ral con la ciu­dad y por la que vi­ven mu­chos ha­ce­do­res. El pri­mer gran even­to des­pués de es­te he­cho fue la Gua­cher­na, al prin­ci­pio sen­tí mie­do de que fue­ra a pa­sar al­go más o de que las per­so­nas no tu­vie­ran áni­mos de asis­tir. Pe­ro ese día los ba­rran­qui­lle­ros sa­lie­ron a las ca­lles, no se de­ja­ron in­ti­mi­dar y les pu­di­mos cum­plir a mis ha­ce­do­res.

¿A qué se va a de­di­car aho­ra? P R Aho­ra mis­mo ten­go dos pro­yec­tos en men­te. Pri­me­ro, voy a es­tar vin­cu­la­da con Con­ver­sa­cio­nes pa­ra el al­ma, una em­pre­sa que or­ga­ni­za con­fe­ren­cias con per­so­na­li­da­des de ta­lla in­ter­na­cio­nal en­fo­ca­das en el cre­ci­mien­to per­so­nal. Por otro la­do, me quie­ro vin­cu­lar co­mo una ha­ce­do­ra del Car­na­val. Sue­ño con crear una fun­da­ción en la que pue­da ma­ne­jar un te­ma edu­ca­ti­vo y so­cial, en el cual a tra­vés de la cul­tu­ra se pue­da sa­car lo me­jor de las per­so­nas. Soy ar­qui­tec­ta y siem­pre me ha apa­sio­na­do tra­ba­jar des­de es­te ám­bi­to por un sen­ti­do so­cial. Me en­can­ta vi­vir pa­ra ayu­dar a los de­más, eso es lo que me ha­ce fe­liz.

¿Se­gui­rá con el bai­le? P R Cla­ro que sí. Es­ta se­ma­na me vincu­lo nue­va­men­te con la aca­de­mia de Ju­lie de Do­na­do. Ellos tie­nen un gru­po que se lla­ma Pun­to de Equi­li­brio y son los que bailan en co­ro­na­cio­nes y de­más even­tos de gran mag­ni­tud. Ju­lie me dio la opor­tu­ni­dad de ha­cer par­te de es­te gru­po y ten­go que de­di­car­me bas­tan­te por­que ellos son bai­la­ri­nes pro­fe­sio­na­les, tie­nen gran­des téc­ni­cas y ex­ce­len­te es­ta­do fí­si­co.

Un men­sa­je pa­ra la pró­xi­ma P Rei­na del Car­na­val... R Yo le re­co­mien­do que se go­ce es­ta ex­pe­rien­cia al má­xi­mo. Ca­da rei­na le po­ne su to­que, con una mi­ra­da y per­so­na­li­dad dis­tin­ta. Que va­lo­re ca­da día, ca­da anéc­do­ta, pues to­dos los días te ven per­so­nas dis­tin­tas, en­ton­ces se tra­ta de dar la me­jor ver­sión de ti mis­ma a los ba­rran­qui­lle­ros. Le acon­se­jo que se en­tre­gue en cuer­po y al­ma, pues de­be ser­vir­le a una ciu­dad y a un país. Si es­tás vi­vien­do un sue­ño, lo tie­nes que sa­ber dis­fru­tar. GC

“La idea es que ‘Pa­len­que­ya’ se con­vier­ta en una fi­gu­ra icó­ni­ca de nues­tra fies­ta”. UNA ME­TA...

Va­le­ria Abu­chai­be ase­gu­ra que se sien­te agra­de­ci­da con los ba­rran­qui­lle­ros por el apo­yo que re­ci­bió co­mo so­be­ra­na.

La ba­rran­qui­lle­ra po­só en su ca­sa, ubi­ca­da al nor­te de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.