Alejandro Ló­pez Ac­tor

El bo­go­tano Alejandro Ló­pez cuen­ta as­pec­tos de su per­so­na­li­dad, cri­ti­ca las con­di­cio­nes ac­to­ra­les en Co­lom­bia y na­rra có­mo ha si­do su ex­pe­rien­cia per­so­ni­fi­can­do a Sú­per Ja­vi en la se­rie ‘El se­ñor de los cie­los’.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sha­ron Ka­lil Ins­ta­gram: Sha­rond­ka­lil FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Des­pués de tra­ba­jar por mu­cho tiem­po en el área em­pre­sa­rial el bo­go­tano Alejandro Ló­pez le dio un gi­ro a su vi­da a los 30 años, cuan­do se enamo­ró de la ac­tua­ción.

Es­te cam­bio, que con­si­de­ra ma­ra­vi­llo­so, hi­zo que asu­mie­ra el re­to de lle­var la in­ter­pre­ta­ción de un per­so­na­je tan le­jos co­mo pu­die­se. Con­sig­na que, pa­ra él, de­ben se­guir to­dos sus co­le­gas.

Aho­ra bien Alejandro cuen­ta que tra­ta de vi­vir el día a día lleno de mo­ti­va­cio­nes y sin mo­no­to­nía. “Tan pron­to abro los ojos agra­dez­co a Dios por lo que ten­go, por es­tar vi­vo y por lo que pue­do ha­cer por mí y por los de­más. De es­ta ma­ne­ra las co­sas me flu­yen me­jor y con­ta­gio mi ser y mi en­torno de bue­na ener­gía y po­si­ti­vis­mo”.

Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na, Venezuela, Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, son los paí­ses en los que ha tra­ba­ja­do es­te exi­to­so ac­tor que ase­gu­ra, en­tre ri­sas, que abrir­se ca­mino en el ex­te­rior no es ta­rea fá­cil. “La vi­da te en­se­ña con ca­da ex­pe­rien­cia que no hay lí­mi­tes. Tu­ve una ma­na­ger que me di­jo que nun­ca iba a sa­lir de Co­lom­bia por­que no te­nía un per­fil in­ter­na­cio­nal y pues he tra­ba­ja­do en cin­co paí­ses has­ta el mo­men­to, así que las per­so­nas que quie­ran aven­tu­rar­se a otros lu­ga­res de­ben arries­gar­se pa­ra cum­plir sus sue­ños”.

Agre­ga que los ac­to­res co­lom­bia­nos de­ben apren­der a com­ple­men­tar la na­tu­ra­li­dad pro­pia del país con el ti­po de ac­tua­ción de otros lu­ga­res pa­ra lo­grar una adap­ta­ción exi­to­sa.

Alejandro ha­ce ca­si cua­tro años de­ci­dió ra­di­car­se en Mé­xi­co, un país que con­si­de­ra si­mi­lar a su tie­rra na­tal en la ma­ne­ra de ha­blar, bro­mear y go­zar la vi­da. “Es muy pa­re­ci­da la co­mi­da y el res­pe­to por lo re­li­gio­so así que des­de el día ce­ro me he sen­ti­do a gus­to, co­mo en ca­sa”.

So­bre si quie­re re­tor­nar a Co­lom­bia ase­gu­ra que es del ti­po de per­so­na que no pien­sa en cum­plir ci­clos, so­lo se de­di­ca a “cons­truir el pre­sen­te y a agra­de­cer pro­fun­da­men­te por las co­sas bue- nas que da el uni­ver­so. Su­pon­go que si siem­bras bue­nas se­mi­llas ven­drán bue­nas co­se­chas siem­pre”.

Ac­tual­men­te in­ter­pre­ta a Sú­per Ja­vi en la se­rie El se­ñor de los cie­los, un per­so­na­je que pu­do ir “amol­dan­do” a su gus­to.

“Es una pro­duc­ción don­de to­dos los per­so­na­jes son ‘ma­los’ así que le apos­té a ha­cer un ma­lo que des­per­ta­ra

ca­ri­ño, que fue­ra hu­mano e in­te­li­gen­te y no so­lo un pis­to­le­ro. Creo que con­té con la suer­te o ben­di­ción de po­der in­ter­pre­tar un per­so­na­je así”.

A pe­sar del exi­to­so pa­pel que ha­ce en es­ta pro­duc­ción co­men­ta que, pa­ra él, el ofi­cio del ac­tor no con­sis­te en vol­ver­se le­yen­da pues ese des­tino no cree que es­té en ma­nos de los mor­ta­les.

Por su par­te opi­na que, da­da su ex­pe­rien­cia en dis­tin­tos te­rri­to­rios, el país don­de las con­di­cio­nes pa­ra los ac­to­res son real­men­te “de­plo­ra­bles” es en Co­lom­bia pues, se­gún él, el ac­tor “no es to­ma­do con la im­por­tan­cia, re­le­van­cia y dig­ni­dad que me­re­ce”.

Aho­ra quie­re con­tar con “la suer­te” de se­guir tra­ba­jan­do con bue­nos li­bre­tos, per­so­na­jes con con­flic­tos in­ter­nos y rea­les. “Quie­ro es­car­bar en la psi­quis de ca­da per­so­na­je pa­ra lo­grar in­ter- pre­tar emo­cio­nes que me sor­pren­dan y por en­de al pú­bli­co. Per­so­na­jes que ten­gan ‘car­ne’ que no sean blan­cos o ne­gros sino de di­ver­sos en co­lo­res. Es muy im­por­tan­te que los li­bre­tis­tas nos en­tre­guen un buen di­bu­jo del per­so­na­je co­mo pun­to de par­ti­da”.

A es­ta pro­fe­sión es­pe­ra po­ner­le más de­di­ca­ción, cons­cien­cia y res­pe­to pues con ella “nun­ca se ter­mi­na de apren­der”. En cin­co años es­te bo­go­tano se ve “con más ca­nas de ex­pe­rien­cia, más arru­gas por son­reír­le a la vi­da, más li­viano y ma­du­ro, más pro­fun­do y agra- de­ci­do. “Tam­bién más cer­cano a mi ver­dad, ro­dea­do de gen­te sin­ce­ra y leal, más cons­cien­te y con las mis­mas ga­nas de re­tar­me por­que esa es mi esen­cia”.

Por el mo­men­to es­tá con­cen­tra­do en su pa­pel de Sú­per Ja­vi aun­que desea lle­gar a la pan­ta­lla gran­de. Ade­más tra­ba­ja en su em­pre­sa ‘Pa­sos de cons­cien­cia’ que a tra­vés de ta­lle­res y vi­ven­cias bus­ca co­nec­tar a las per­so­nas con su me­jor ver­sión y pro­pó­si­to de vi­da. GC

SU PEN­SA­MIEN­TO... “La vi­da te en­se­ña con ca­da ex­pe­rien­cia que no hay lí­mi­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.