Frau­de Jus­ti­fi­ca­do

Gente Caribe - - Índice - POR San­dra Le­vent­hal www.san­dra­le­vent­hal.com San­dra­le­vent­hal@gmail.com

An­te tan­tos es­cán­da­los de co­rrup­ción uno de­be pre­gun­tar­se qué nos lle­vó a es­te ni­vel de frau­de. El ser hu­mano por na­tu­ra­le­za bus­ca au­to­com­pla­cen­cia y bie­nes­tar, tam­bién bus­ca pro­te­ger su gru­po so­cial. La con­duc­ta de ve­lar por los re­cur­sos de to­dos su­pues­ta­men­te de­be­ría ser co­mún aun­que no es así, esa es una con­duc­ta apren­di­da y desa­rro­lla­da den­tro de la he­ren­cia cul­tu­ral y ha­ce par­te de aque­llas ha­bi­li­da­des apren­di­das que nos for­ta­le­cen co­mo so­cie­dad o nos ame­na­zan.

Hay lu­ga­res en el mun­do don­de es in­con­ce­bi­ble que un dipu­tado, un con­gre­sis­ta o un fun­cio­na­rio de las al­tas cor­tes se pres­te pa­ra lle­var a ca­bo un cri­men. Hay cul­tu­ras don­de es­cu­pir un chi­cle a la ca­lle es un cri­men, hay cul­tu­ras don­de se­ría im­pen­sa­ble pen­sar en en­tre­gar­le par­ti­ci­pa­ción en po­lí­ti­ca a per­so­nas de­cla­ra­das al mar­gen de la ley.

¿ Có­mo en Co­lom­bia se vol­vió tan co­mún vio­lar tan­tas es­cua­dras y jus­ti­fi­car con­duc­tas cri­mi­na­les? ¿Có­mo es que ya ni te­ne­mos cla­ro que es­tá bien y que es­tá mal? ¿Dón­de se per­dió el nor­te?

Creo que to­do co­men­zó con la lle­ga­da del nar­co­trá­fi­co y la com­pla­cen­cia so­cial de una par­te am­plia de la so­cie­dad que se de­jó des­lum­brar por el di­ne­ro, los ex­ce­sos y la ri­que­za mal ha­bi­da, rá­pi­da­men­te ad­qui­ri­da.

Ser ri­co se vol­vió más im­por­tan­te que ser de­cen­te sin im­por­tar el có­mo. El que te­nía for­tu­na era bien­ve­ni­do an­te la so­cie­dad y el que no, em­pe­zó a ser mar­gi­na­do.

To­dos nos que­da­mos ca­lla­dos y per­mi­ti­mos que se col­ga­rán las ma­las cos­tum­bres por el bri­llo del di­ne­ro. No ha­bía lí­mi­tes, lo re­le­van­te era te­ner y te­ner.

Es­ta am­bi­ción se des­bor­dó y se co­ló por to­das las ren­di­jas de la so­cie­dad. La con­sig­na ya no era ser de­cen­te o ser edu­ca­do o ser de bue­na fa­mi­lia sino que se trans­for­mó en cuán­to va­les, cuán­to tie­nes, cuán­to de­rro­chas, cuán­to com­pras y cuán­to mues­tras. El ori­gen de tu for­tu­na no era im­por­tan­te sino su cuan­tía.

Se abrie­ron las aga­llas y el nar­co­trá­fi co, el la­va­do de di­ne­ro y el cri­men or­ga­ni­za­do de­ja­ron de ser las úni­cas ac­ti­vi­da­des pa­ra con­se­guir ri­que­za des­pro­por­cio­na­da y ex­pe­di­ta­men­te ro­bar­le al Es­ta­do se vol­vió otra for­ma. Se ge­ne­ra­li­zó tan­to es­te ti­po de cri­men que se vol­vió nor­mal ro­bar­le al Es­ta­do y a no­so­tros mis­mos, al pun­to que den­tro de es­ta nor­ma­li­dad co­men­za­mos a jus­ti­fi­car la con­duc­ta cri­mi­nal. En muy po­cos paí­ses del mun­do una per­so­na se lle­va­ría el ce­lu­lar de otra y se jus­ti­fi­ca­ría di­cien­do “pa­ra qué lo de­jó ol­vi­da­do” o ten­dría ca­bi­da la ex­pre­sión “el vi­vo vi­ve del bo­bo” o jus­ti­fi­ca­ría ro­bar mi­llo­nes en re­cur­sos por­que ne­ce­si­ta­ba dar­le ta­ja­da a otros.

Pe­ro es­ta­mos tan in­mu­ni­za­dos que has­ta se nos ol­vi­dó que men­tir, en­ga­ñar y tum­bar a otro es si­nó­ni­mo de ro­bar, una con­duc­ta cri­mi­nal. Se nos ol­vi­dó el sig­ni­fi­ca­do de de­cen­te.

Te­ne­mos que re­cu­pe­rar nues­tros va­lo­res, es ur­gen­te re­en­con­trar el ca­mino de la de­cen­cia y la le­ga­li­dad.

No po­de­mos se­guir jus­ti­fi­can­do la mis­ma con­duc­ta que co­mo un cán­cer ame­na­za aca­bar con nues­tro país. So­lo es­pe­ro que comencemos in­me­dia­ta­men­te. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.