Ne­ce­si­dad de con­sue­lo

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www. jai.com.co

Me im­pre­sio­na la fi­gu­ra de Ber­na­bé en He­chos de los após­to­les, por eso he re­fle­xio­na­do mu­cho so­bre Él. Es un hom­bre per­fi­la­do con dos ca­rac­te­rís­ti­cas, por lo me­nos, que son muy va­lio­sas pa­ra los lí­de­res de hoy. Si, en una so­cie­dad en la que só­lo hay es­pa­cios pa­ra la po­la­ri­za­ción, la es­tig­ma­ti­za­ción del di­fe­ren­te, dispu­tas vio­len­tas por cual­quier mo­ti­vo en­con­trar­se con al­guien que es ca­paz de dar con­sue­lo y de ver la vi­da con op­ti­mis­mo se vuel­ve una ins­pi­ra­ción.

Su nom­bre era José pe­ro los após­to­les lo lla­ma­ban Ber­na­bé, que sig­ni­fi­ca “El que da con­sue­lo”. Es de­cir, se le re­co­no­ce co­mo al­guien que tie­ne pa­la­bras y ac­cio­nes que ex­hor­tan, que lle­nan de fuer­za, que dan es­pe­ran­za, que se­re­nan. No ge­ne­ra más po­la­ri­za­ción, no in­flu­ye en di­vi­dir la co­mu­ni­dad, no da más pa­la­bras de mie­do, de de­ses­pe­ra­ción sino que, des­de su fe, es ca­paz de for­ta­le­cer a las per­so­nas e in­vi­tar­las a una se­re­na re­la­ción. Es al­guien de po­si­cio­nes fir­mes y cla­ras –de he­cho la di­vi­sión con Pa­blo así lo de­mues­tra He­chos 15,36-18,22- pe­ro las co­mu­ni­ca de una ma­ne­ra po­si­ti­va que per­mi­te que la co­mu­ni­dad lo re­co­noz­ca co­mo un lí­der po­si­ti­vo. No se tra­ta de en­ga­ñar ni de des­co­no­cer la reali­dad pe­ro si de ser ca­paz de ver­la con ojos es­pe­ran­za y de op­ti­mis­mo; con­so­lar no es men­tir, se de­be ver la reali­dad tal cual es pe­ro siem­pre te­nien­do siem­pre una lec­tu­ra cons­truc­ti­va.

“Y la mano del Se­ñor era con ellos: y cre­yen­do, gran nú­me­ro se con­vir­tió al Se­ñor. Y lle­gó la fa­ma de es­tas co­sas a oí­dos de la igle­sia que es­ta­ba en Je­ru­sa­lén: y en­via­ron a Ber­na­bé que fue­se has­ta An­tio­quía. El cual, co­mo lle­gó, y vio la gra­cia de Dios, se ale­gró; y ex­hor­tó a to­dos a que per­ma­ne­cie­sen en el pro­pó­si­to del co­ra­zón en el Se­ñor. Por­que era va­rón bueno, y lleno de Es­pí­ri­tu San­to y de fe: y mu­cha com­pa­ñía fue agre­ga­da al Se­ñor” (He­chos 11,23-24) es­te re­la­to nos lo mues­tra ca­paz de ver las ma­ra­vi­llas que se dan en la ciu­dad; re­co­no­ce lo bueno que Dios ha he­cho, a tra­vés de otros evan­ge­li­za­do­res, y los ani­ma a se­guir vi­vien­do des­de el pro­pó­si­to que los une. Emo­cio­nan­te que no ten­ga el com­ple­jo de Adán y crea que na­da hay an­tes de Él. Re­co­no­cer lo que otros han he­cho es una ma­ni- fes­ta­ción de ma­du­rez y cre­ci­mien­to per­so­nal. Su ac­ti­tud lo des­cu­bre co­mo un ser po­si­ti­vo pa­ra co­mu­ni­dad. Hoy ne­ce­si­ta­mos más de es­tos se­res. Gen­te que ins­pi­re, cons­tru­ya, im­pul­se y ge­ne­re uni­dad en la di­fe­ren­cia.

Se­gu­ro es­tás pen­san­do en que Co­lom­bia de­be te­ner mu­chos lí­de­res así pe­ro lo que te pro­pon­go es que tú seas un lí­der así. En tu pe­que­ño mun­do pue­des tra­tar de ser co­mo Ber­na­bé al­guien que ge­ne­re con­sen­so, que in­vi­te a la sa­na con­vi­ven­cia, que nos ayu­de a de­fen­der nues­tras po­si­cio­nes per­so­na­les de ma­ne­ra aser­ti­va, que ge­ne­re re­la­cio­nes sa­nas y cons­truc­ti­vas. Esa es tu ta­rea dia­ria. No pue­des de­jar que la pa­sión te des­bor­de y te lle­ve a creer que to­dos los es­pa­cios co­ti­dia­nos son te­rri­to­rio de gue­rra y hay que des­truir al otro. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que tu op­ción sea res­pe­tar a to­dos y evi­tar que las emo­cio­nes tó­xi­cas te mo­ti­ven a com­por­tar­te co­mo enemi­gos de los de­más. Tú pue­des ser una gran res­pues­ta pa­ra la so­cie­dad ac­tual. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.