Ale­jan­dra Ra­mos Chef de tra­di­ción

La sa­ma­ria de 26 años con­tó có­mo se enamo­ró de la co­ci­na, qué apren­dió de su abue­la y su ma­dre pa­ra con­ver­tir­se chef y lo que la tra­jo a Sa­bor Ba­rran­qui­lla.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sha­ron Ka­lil Ins­ta­gram: Sha­rond­ka­lil FO­TOS Fa­bián Ro­drí­guez

Mien­tras otros ni­ños se asom­bra­ban con la mú­si­ca, el ar­te o sim­ple­men­te se de­di­ca­ban a ju­gar, Ale­jan­dra Ra­mos ob­ser­va­ba có­mo su abue­la y su ma­dre dis­fru­ta­ban del es­pa­cio que, sin sa­ber­lo, se con­ver­ti­ría en su lugar pre­fe­ri­do: la co­ci­na.

A sus 15 años es­ta sa­ma­ria ya sabía pre­pa­rar pla­tos tí­pi­cos del Mag­da­le­na. “Mi abue­la era chef en Venezuela así que cuan­do ve­nía me en­se­ña­ba a ha­cer ro­llos de pe­chu­ga re­lle­na, arroz de ma­ris­cos, de co­co y cual­quier ti­po de pes­ca­do”, cuen­ta.

Es­ta jo­ven re­cuer­da que lo que más lla­mó su aten­ción en su ni­ñez era no­tar la de­di­ca­ción que su abue­la y su ma­dre le po­nían al ar­te de co­ci­nar.

Re­me­mo­ra con fe­li­ci­dad un pla­to que, aun­que es sen­ci­llo de co­ci­nar, se­gún ella, mar­có es­ta eta­pa. Se tra­ta de la len­gua gui­sa­da en sal­sa de co­co, que no ha vuel­to a pro­bar des­de que su abue­la fa­lle­ció.

Cuan­do em­pe­zó en el mun­do de la co­ci­na Ale­jan­dra cur­sa­ba el co­le­gio en las ma­ña­nas y en las no­ches tra­ba­ja­ba pre­pa­ran­do co­mi­da rá­pi­da en dis­tin­tos ne­go­cios de­bi­do a su in­te­rés por ex­plo­rar en los ali­men­tos y las re­ce­tas. “Des­de mis 15 años no he de­ja­do de tra­ba­jar y enamo­rar­me más de la co­ci­na”.

Des­pués de egre­sar del co­le­gio Ale­jan­dra de­ci­dió es­tu­diar Se­gu­ri­dad Ocu­pa­cio­nal, se­gún re­co­no­ció, sim­ple­men­te pa­ra te­ner un tí­tu­lo pues des­de ese mo­men­to tie­ne cla­ro que no es lo que le apa­sio­na ha­cer, tan­to así, que nun­ca ha ejer­ci­do esa ca­rre­ra.

Agre­gó que no ha es­tu­dia­do co­ci­na pe­ro que to­do lo que sa­be ha­cer lo apren­dió en su ca­sa y con tu­to­ria­les en in­ter­net. “Me gus­ta mu­cho co­ci­nar e in­no­var con los sa­bo­res”, di­jo es­ta he­re­de­ra de sa­be­res y sa­bo­res trans­mi­ti­dos por ge­ne­ra­cio­nes, que tie­ne co­mo pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to pre­pa­rar arroz de co­co con sal­món, pa­ta­co­nes y en­sa­la­da de agua­ca­te.

Por otra par­te, Ale­jan­dra asu­mió el re­to, des­de ha­ce ocho años, de ad­mi­nis­trar y ser chef del res­tau­ran­te que fun­dó su ma­dre, lla­ma­do La Sa­ga y ubi­ca­do en el Cen­tro de San­ta Mar­ta.

Ha­ce tres años con el apo­yo de su fa­mi­lia abrió otra se­de del res­tau­ran­te en el ba­rrio Los Al­men­dros, “en el que se pue­de dis­fru­tar de pa­rri­lla­das y so­pas”.

Agre­gó que su ideal es que to­do lo que co­ci­ne, sin im­por­tar qué, tie­ne que “es­tar ri­co” por lo que el amor, la pa­sión y de­di­ca­ción son ingredientes que no

SO­BRE SU DES­CEN­DEN­CIA “No pien­so exi­gir­le a mi hi­jo que apren­da a co­ci­nar. Cuan­do él es­té gran­de lo de­ci­di­rá”.

SO­BRE SA­BOR BA­RRAN­QUI­LLA “Quie­ro dar lo me­jor de mí y que to­dos prue­ben mi sa­zón y les en­can­te”.

pue­den fal­tar en las pre­pa­ra­cio­nes de es­ta sa­ma­ria, de 26 años, que es ma­dre ha­ce tres.

“No pien­so en exi­gir­le a mi hi­jo que apren­da a co­ci­nar, to­do va en el gus­to así que cuan­do él es­té gran­de lo de­ci­di­rá”, afir­mó es­ta jo­ven que se des­cri­be co­mo una per­so­na ale­gre y res­pon­sa­ble.

Por otra par­te, es­ta es la pri­me­ra vez que Ale­jan­dra Ra­mos par­ti­ci­pa en la feria Sa­bor Ba­rran­qui­lla. “Un ami­go, lla­ma­do Fa­bián Ro­drí­guez, me mo­ti­vó pa­ra que par­ti­ci­pa­rá y pues quie­ro dar lo me­jor de mí y que to­dos prue­ben mi sa­zón y les en­can­te”, con­tó.

En es­ta opor­tu­ni­dad Ale­jan­dra de­lei­ta­rá a los asis­ten­tes con unas cro­que­tas de sal­pi­cón de Bo­ni­to, pla­ti­llo que con­si­de­ra, ade­más de“de­li­cio­so”, ca­rac­te­rís­ti­co del Mag­da­le­na, re­gión ho­me­na­jea­da en es­ta edi­ción de la feria, y sen­ci­llo de pre­pa­rar.

“Me sien­to muy ale­gre de po­der par­ti­ci­par en Sa­bor Ba­rran­qui­lla y pre­pa­rar co­mi­da de nues­tra re­gión, que muy po­co es re­co­no­ci­da en otros lu­ga­res por lo que me pa­re­ce ex­ce­len­te que se le ha­ga un ho­me­na­je”, fi­na­li­zó.

Pa­ra Ale­jan­dra hay una in­men­sa va­rie­dad de pla­tos tí­pi­cos en el Mag­da­le­na, aun­que, siem­pre re­sal­ta­rá el pes­ca­do y los pa­ta­co­nes. “Lo que di­fe­ren­cia a los pla­tos en la Cos­ta son las ma­nos de quien los pre­pa­ra. To­do el mun­do di­ce que mi sa­zón es ri­ca. Pa­ra mí es per­fec­ta”.

Ade­más de con­ser­var los sa­bo­res y re­ce­tas tra­di­cio­na­les de la re­gión en sus pla­tos, Ale­jan­dra dis­fru­ta ac­tua­li­zar­se en cuan­to a la cu­li­na­ria a tra­vés de li­bros y de in­ter­net. Ha­cer ejer­ci­cios en sus dos días li­bres en la se­ma­na es otro de sus pla­nes fa­vo­ri­tos igual que co­no­cer otras ciu­da­des de Co­lom­bia.

Aho­ra uno de los gran­des sue­ños de Ale­jan­dra es es­tu­diar gas­tro­no­mía en San­ta Mar­ta. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.