Pao­la Bo­ni­lla y An­drés So­lano

Es­ta pa­re­ja barranquillera ase­gu­ra que ha si­do la pa­cien­cia y el en­ten­di­mien­to mu­tuo las ba­ses que les han per­mi­ti­do con­so­li­dar su re­la­ción. Hoy son pa­dres de Agus­tín, su pri­mo­gé­ni­to de un año.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Una ami­ga en co­mún fue el “puen­te per­fec­to” pa­ra que la di­se­ña­do­ra in­dus­trial y ma­qui­lla­do­ra pro­fe­sio­nal Pao­la Bo­ni­lla San­tia­go se co­no­cie­ra con el em­pre­sa­rio An­drés Fe­li­pe So­lano Pi­ne­da. Am­bos re­cuer­dan co­mo coin­ci­den­cial­men­te eran aten­di­dos por la mis­ma odon­tó­lo­ga, por lo que cons­tan­te­men­te se cru­za­ban “en el ca­mino del otro”. Un día An­drés se ani­mó y de­ci­dió em­pe­zar a “pre­ten­der­la”, sin em­bar­go con­fie­sa que en un prin­ci­pio no tu­vo mu­cho éxi­to.

“Yo no que­ría sa­lir con él por­que sa­bía que en ese en­ton­ces él te­nía fa­ma de ser mu­je­rie­go, por lo que tra­ta­ba de evi­tar­lo. Pe­ro re­cuer­do que en esa épo­ca yo es­ta­ba re­co­gien­do unos mer­ca­dos pa­ra unos adul­tos mayores y él se ofre­ció a do­nar uno muy gran­de. Eso me emo­cio­nó mu­cho y de­ci­dí man­dar­le una bo­te­lla de vino co­mo agra­de­ci­mien­to. Des­pués me in­vi­tó a co­mer, acep­té y cu­rio­sa­men­te ese día se in­to­xi­có con la co­mi­da”, afir­mó en­tre ri­sas Pao­la.

Lue­go to­do fue cues­tión de tiem­po. Con­ti­nua­ron ha­blan­do y ase­gu­ran que dis­fru­ta­ban com­par­tir tiem­po jun­tos y vi­si­tar nue­vos res­tau­ran­tes. En muy po­co tiem­po for­ma­li­za­ron su re­la­ción y se con­vir­tie­ron en el “prin­ci­pal apo­yo del otro” en sus pro­yec­tos la­bo­ra­les. Por aquel en­ton­ces, Pao­la se en­con­tra­ba co­men­zan­do su ca­rre­ra co­mo ma- qui­lla­do­ra pro­fe­sio­nal y An­drés Fe­li­pe es­ta­ba con­cen­tra­do en li­de­rar el ne­go­cio fa­mi­liar, una em­pre­sa de ali­men­tos.

A los cin­co me­ses de re­la­ción se fue­ron a vi­vir jun­tos y seis me­ses des­pués de­ci­die­ron que ha­bía lle­ga­do la ho­ra de “ver ha­cia una mis­ma di­rec­ción”. Aun­que ya ha­bían ha­bla­do de pla­nes de ma­tri­mo­nio, Pao­la no se es­pe­ró que el 4 de ju­lio de 2015 An­drés la sor­pren­die­ra con un ani­llo du­ran­te las va­ca­cio­nes.

“Hi­ci­mos un via­je a Dis­ney el año en el que nos co­no­ci­mos. To­da­vía me acuer­do que ese día es­ta­ba ha­cien­do un ca­lor muy fuer­te y des­pués ca­yó una llu­via im­pre­sio­nan­te. Al fi­nal de la no­che, en me­dio de los jue­gos pi­ro­téc­ni­cos del show, le mos­tré el ani­llo de com­pro­mi­so y le pe­dí que se ca­sa­ra con­mi­go”, re­cor­dó An­drés.

Un año des­pués se die­ron el “sí”. Pri­me­ro or­ga­ni­za­ron una ce­re­mo­nia ci­vil de día el 29 de di­ciem­bre de 2015. Allí tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de com­par­tir un al­muer­zo con sus fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos. Al mes ofre­cie­ron una re­cep­ción en una ca­sa en la pla­ya de Sal­gar.

“Ese fue uno de los me­jo­res días de mi vi­da. En es­ta se­gun­da ce­re­mo­nia me acuer­do que el mo­men­to de de­cir los vo­tos fue muy es­pe­cial. Con an­te­rio­ri­dad yo le ve­nía pre­gun­tan­do que si ya los te­nía lis­tos y el so­lo me de­cía que sí, pe­ro no me los mos­tra­ba. Cuan­do lle­gó el mo­men­to, él me di­ce que nun­ca ha­brá una me­jor ma­ne­ra de de­cír­me­los y en­se­gui­da sa­le de la na­da una per­so­na can­tan­do Sor­pren­der­te, la can­ción de Fonseca. Fue muy lin­do”, ma­ni­fes­tó Pao­la.

Lo que Pao­la nun­ca es­pe­ró es que, jus­to a la se­ma­na de su fies­ta de ma­tri­mo­nio, re­ci­bi­ría una sor­pre­sa que ter­mi­na­ría por cam­biar­le la vi­da: es­ta­ba em­ba­ra­za­da.

“Si no es por­que An­drés me lo pre­gun­ta un día, yo ja­más lo hu­bie­ra pen­sa­do, por­que es­ta­ba en ese en­ton­ces en un tra­ta­mien­to gi­ne­co­ló­gi­co. Compramos dos prue­bas ca­se­ras y cuan­do vi el re­sul­ta­do que­dé en shock. Em­pe­cé a sen­tir mu­chos ner­vios y re­mor­di­mien­to por to­do lo que ha­bía sal­ta­do, bai­la­do e in­clu­so los tra­gos que ha­bía to­ma­do

el día de la bo­da. Te­nía cua­tro se­ma­nas”, aña­dió Pao­la.

Aun­que po­co a po­co se fue­ron adap­tan­do a la idea de ser pa­pás pri­me­ri­zos de su hi­jo Agus­tín, ase­gu­ran que du­ran­te el em­ba­ra­zo atra­ve­sa­ron por “una épo­ca muy fuer­te y an­gus­tian­te” en sus vi­das. En una de las con­sul­tas mé­di­cas, el es­pe­cia­lis­ta les in­for­mó que el be­bé te­nía su ca­be­za pe­que­ña y que es­ta­ba “en el lí­mi­te”. Los re­mi­tió a un ra­dió­lo­go, quien coin­ci­dió con el diag­nós­ti­co del pri­mer mé­di­co.

“El se­gun­do doc­tor nos di­jo que te­nía­mos que es­pe­rar al mes si­guien­te pa­ra es­tar pen­dien­tes si la ca­be­za cre­cía. Te­nía­mos mu­cho mie­do de que se tra­ta­ra de un ca­so de mi­cro­ce­fa­lia, por­que jus­to pa­ra esa épo­ca es­tá­ba­mos en épo­ca del zi­ka, un vi­rus que oca­sio­na es­te tras­torno. El pro­ble­ma fue que ca­da vez que íba­mos a una nue­va con­sul­ta nos de­cían que te­nía­mos que ser pa­cien­tes y es­pe­rar al si­guien­te mes. Fue una épo­ca en la que no te­nía­mos una res­pues­ta, por lo que era muy an­gus­tian­te y per­ma­ne­cía­mos en ora­ción. Has­ta que fi­nal­men­te un día, du­ran­te el oc­ta­vo mes, nos con­fir­ma­ron que el be­bé era sim­ple­men­te de ca­be­za pe­que­ña. Sen­ti­mos mu­cho ali­vio”, re­la­tó Pao­la.

Fi­nal­men­te, el 15 de sep­tiem­bre de 2016 na­ció Agus­tín. Am­bos pa­dres coin­ci­den que su lle­ga­da ha si­do de las ex­pe­rien­cias más ma­ra­vi­llo­sas de sus vi­das.

“Des­de un prin­ci­pio él fue nues­tra prio­ri­dad. Re­cuer­do que lle­gó de una ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da y du­ran­te una con­sul­ta gi­ne­co­ló­gi­ca. Ese día nos en­te­ra­mos que la ami­ga que nos pre­sen­tó es­ta­ba atra­ve­san­do por una di­fí­cil si­tua­ción de sa­lud. Pao­la se lle­nó de ten­sión y en la ci­ta mé­di­ca le di­je­ron que era ne­ce­sa­rio que el be­bé na­cie­ra, pues te­nía la pre­sión al­ta”, ma­ni­fes­tó An­drés.

Así pues, jun­tos con­si­de­ran que ha si­do “la pa­cien­cia y el en­ten­di­mien­to mu­tuo” las ba­ses que les han per­mi­ti­do afron­tar con op­ti­mis­mo y de­ter­mi­na­ción ca­da una de las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les con las que se han en­fren­ta­do en su ca­mino.

“Siem­pre tra­ba­ja­mos co­mo equi­po. An­drés ha si­do co­mo una ma­dre tam­bién, me ha acom­pa­ña­do en ca­da mo­men­to. No su­frí de de­pre­sión post­par­to, pe­ro al prin­ci­pio tu­ve esa an­gus­tia de sa­ber si es­tá­ba­mos ha­cien­do las co­sas bien. He­mos si­do el com­ple­men­to del otro”, agre­gó Pao­la. GC

SO­BRE SU HI­JO... “Pe­se a lle­gar de una ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da, des­de un prin­ci­pio Agus­tín fue nues­tra prio­ri­dad”.

UN RETO...

“No su­frí de de­pre­sión post­par­to, pe­ro sí te­nía­mos la an­gus­tia de sa­ber si es­tá­ba­mos ha­cien­do las co­sas bien”.

Pao­la, An­drés Fe­li­pe y Agus­tín po­sa­ron pa­ra el len­te de Gen­te Ca­ri­be en su ca­sa, ubi­ca­da en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Jun­tos es­pe­ran con­ti­nuar tra­ba­jan­do en sus com­pro­mi­sos la­bo­ra­les y en se­guir con­tri­bu­yen­do al bie­nes­tar de su pro­yec­to más gran­de: la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.